Martes, 18 de Enero de 2022

Otras localidades

Celta de Vigo

El Celta sonríe en la nieve

Los del Chacho Coudet consiguieron una sufrida victoria

Mina celebra el gol

Mina celebra el gol / AFP7 vía Europa Press (AFP7 vía Europa Press)

El sábado pasado el alcalde de Vigo daba por iniciada la Navidad con una cuenta atrás amenizada por nieve artificial. Este sábado, bajo una nevada de verdad, el Celta le regaló un buen triunfo navideño al celtismo. Al Celta le va la nieve de verdad, la de Mendizorroza. Allí ya ganó 0-3 con Arrigo Vázquez en una nevada de película. Este sábado lo ha vuelto a hacer. Será cuestión de consultar en Meteogalicia cada vez que juegue el Celta en Mendizorroza. La nieve de Vitoria si es la mejor nieve del mundo. Por lo menos para el Celta.

La Chachoneta lograba una sufrida victoria llena de suspense en los dos goles del Celta que provocaron más de una Pesadilla antes de Navidad de los aficionados. También una victoria sufrida plagada de miedos para los dos equipos porque ambos querían irse a la Copa del Rey con una sonrisa. Un 1-2 que no hace justicia a las oportunidades de uno y otro equipo, pero si hace justicia al equipo que más quiso la victoria. Sobre todo con el 1-1.

En la primera parte el guión del Alavés era claro: intentar aprovechar las contras para hacer daño al Celta que buscaría defender con el balón y atacar con combinaciones de sus hombres. Dos disparos tempranos del Alavés se encontraron con el Muro Dituro que volvió a aparecer. El Celta necesitaba más velocidad en sus acciones y esa llegó en una combinación de izquierda a derecha:Nolito, Brais, Aspas, Kevin y, el lateral de Nigrán, habilita a Mina que dispara de primeras y marca con suspense. Con el 0-1 apareció el Celta mandón, cómodo, que tocaba y no arriesgaba. Pero en una contra rápida y en un fallo concatenado del Celta, acaba marcando Joselu tras rematar el balón y, posiblemente, también a Dituro. El árbitro de VAR (Medié Jiménez) consideró que ni siquiera era digna la jugada de que González Fuertes la fuese a ver al VAR. Porque los árbitros de VAR son como los pimientos de Padrón: uns chaman e outros non. Este decidió no llamar.

Al descanso se llegó con el 1-1 que hacía bastante justicia. La salida de Cervi por Nolito le dio mucha profundidad al equipo; la salida de Solari y Tapia por Denis y Brais le dieron equilibrio, trabajo y agresividad al centro del campo que buena falta hacía para ayudar a Beltrán que trabaja demasiado solo. Esos 10 minutos de arranque fueron muy buenos del Alavés, pero después el Celta fue mejor; la Chachoneta no se conformaba y fue más ambicioso que los de Javi Calleja. Se fue a por el 1-2 hasta que llegó: pase brutal de Cervi que habilitó a Galán y su centro rebotó en la mano de Martín y el árbitro cobró el penal.

Había que tirarlo bajo la nieve, en una pista de patinaje. Iago estaba tan preocupado de no hacer un John Terry y resbalar en el golpeo, que aseguró tanto el apoyo de la pierna derecha que el tiro le salió por el centro. Pacheco se esperaba otra cosa y la paró sin blocar. Esos dos segundos fueron para el celtismo más largos que leer Guerra y Paz. Iago corrió y metió un gol con la puntera que parecía más propio de Ari o Indiao en aquel Cometal Celta de fútbol sala. Segundo penalti que falla Iago, pero 6 gol de la temporada para el Príncipe de las Bateas.

A partir de ahí tocó defender con órden y con mucha intensidad ante un Alavés que se volcó con todo. Incluso con Guidetti que tuvo la de Old Trafford y, por justicia poética, su amago y su tiro fueron tapados por Tapia y Murillo. A lo mejor no tuvo que tirar él.

Tres puntos de oro que dejan al Celta con 16 puntos en la clasificación. Que le dan un golpe al Alavés que pensaba que le podía aplicar al Celta la misma medicina que le había aplicado a Levante y Elche en su estadio. Tiene mucho mérito lo que hizo el Celta porque fue capaz de ganar a un Alavés que llevaba 3 victorias y 2 empates en Camp Nou y Pizjuán. Le cortó la racha como lo hizo en Vallecas en donde el Rayo llevaba 5 victorias en 5 partidos. Nos van los retos difíciles, pero ya es Navidad en Vigo y en el Celta. Nieve, tres puntos y felicidad. Mucha felicidad en el Celta y en el celtismo. Que suene el Happy Christmas de John Lennon, por favor.

Cargando

Escucha la radio en directo

Cadena SER
Directo

Tu contenido empezará después la publicidad

Programación

A continuación

    Último boletín

    Emisoras

    Elige una emisora

    Cadena SER

    Compartir

    Tu contenido empezará después de la publicidad

    Cadena SER

    ¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?