SER Deportivos GipuzkoaSER Deportivos Gipuzkoa
Fútbol
Real Sociedad

Clasificada por la puerta gigante

Enorme goleada de una Real Sociedad con otra versión muy diferente a la habitual para meterse en dieciseisavos de final de la Europa League. Ganó 3-0 con doblete de Oyarzabal y golazo en el descuento de Sorloth

Oyarzabal celebra uno de sus goles al PSV / AFP7 vía Europa Press (AFP7 vía Europa Press)

San Sebastián

Goleada con sabor europeo. Goleada de dieciseisavos. Goleada para seguir en la Europa League. Pónganle el titular que ustedes gusten. Pero añádanle, de forma inevitable, a lo grande. Porque así se clasifica la Real Sociedad para la siguiente ronda de la segunda competición europea, después de superar con mucha solvencia y autoridad al PSV Eindhoven en un Reale Arena que disfrutó como hacía tiempo que no lo hacía en Europa. Porque hacía falta un partido como el que hicieron los donostiarras para dar un sopapo contundente a la supuesta crisis en la que parecían empezar a meterse, y para demostrar sin paliativos que no se les ha olvidado meter goles. La Real ganó 3-0 al PSV con un estelar Oyarzabal, autor de los dos primeros goles; y con Sorloth cerrando la goleada con un soberano goleado que llevaba el delirio a las gradas de Anoeta.

Pero lo más destacado, sin duda, del triunfo del equipo txuri-urdin fue la forma de conseguirlo. Porque llegó practicando un estilo antagónico al que nos tiene acostumbrados la Real. No tuvo el balón. Es mas, el PSV le supero ampliamente en ese aspecto y le abrumó con la posesión. Pero eso no pareció importarle a Imanol y los suyos. Se pusieron en modo frontón y defendieron como jabatos para penalizar de forma muy cruel los errores de los neerlandeses. Pero la clave del partido fueron los detalles, que por fin cayeron del lado de la Real, y sobre todo, las áreas, en las que, esta vez sí, fue matador. Porque el partido no tenía buena pinta cuando empezó. La presión exageradamente alta del PSV hacía que la Real estuviera muy incómoda, pero poco a poco se fue adaptando a lo que demandaba el partido, y cuando superaba la primera línea de presión, hacía daño con sus transiciones rápidas. Cuando peor parecía estar, llegó la galopadas de Portu por la derecha y el remate de Januzaj que pegaba en la mano de Mwene. Penalti claro. Y Oyarzabal, fiel a su cita con los once metros, no fallaba. El 1-0 calmaba los nervios y aplacaba las posibles dudas de los realistas.

Quedaban 45 minutos por delante. La Real se preparaba para sufrir, consciente de que el PSV estaban obligado a dar un paso al frente en busca del empate que le clasificaba. La Real se replegaba en defensa y destacaba por su trabajo solidario para evitar que los neerlandeses llegaran con peligro. Renunciaba al balón, pero no a la portería rival. Y cuando más dominado parecía sentirse por parte del PSV, Zubimendi volvió a penalizar un fallo de Ramalho en su salida de balón, robaba y le servía en bandeja el gol que parecía la sentencia en la eliminatoria a Oyarzabal. La Real ponía tierra de por medio y empezaba a saborear la clasificación. El plan de Imanol salía a la perfección. Una idea más reactiva que proactiva a la que nos tiene acostumbrados. Al PSV le entraban las prisas, y la Real controlaba el partido con un aplomo sorprendente. Liderado por un inconmensurable Turrientes, un imberbe canterano que acaba de aterrizar en la elite y que se ponía a la altura de Zubeldia y Zubimendi para atrapar en sus redes a un equipo neerlandeses que se quedaba sin ideas. Sorloth puso la guinda en el descuento para dar más brillo a la claudicación de la Real, que por fin era competitivo en un partido de Europa, igualando la intensidad y la fuerza de su rival.

Escucha la radioen directo

Cadena SER
Directo

Tu contenido empezará después de la publicidad

En directo

A continuación

Último boletín

Emisoras

Elige una emisora

Compartir

Suscríbete

Tu contenido empezará después de la publicidad