Domingo, 23 de Enero de 2022

Otras localidades

El derecho y la palabra: La escena judicial

La firma de opinión de esta semana del catedrático de Derecho Pena de la UCLM, Nicolás García Rivas

Descargar

Compartir

El código del iframe se ha copiado al portapapeles

Estamos en época de exámenes en la Universidad. Cada curso, intento convencer a mis estudiantes de que lo más importante que deben aprender no es memorizar una colección interminable de leyes sino manejarlas con destreza, aprender a “jugar” con ellas haciendo casi malabarismos dialécticos.

Aunque algunos piensen lo contrario, cuando jueces, fiscales y abogados se enfrentan a un juicio criminal sus probabilidades de vencer y convencer no estriban en tener una memoria de elefante sino en acercarse a las palabras de la ley con la destreza suficiente para presentar el caso de manera que su punto de vista se convierta en “razonable”, palabra clave que conecta nuestra versión del hecho criminal con una presentación atractiva, capaz de convencer a la audiencia, casi como si se asistiera a una escena judicial.

Cuando el maestro de los maestros de la dramaturgia, William Shakespeare, escribió su tragedia dedicada a Julio César, nos ofreció una de las piezas maestras de la retórica en ese discurso de Marco Antonio sobre el difunto y frente a la multitud; cada alabanza de éste a los asesinos conseguía desprender en realidad un halo de denuncia contra ellos. Así, por ejemplo, dice Antonio…”Cuando los pobres gemían, César lloraba …pero Bruto dice que César fue ambicioso, y Bruto es un hombre de honor…” Véase el arte de sugerir todo lo contrario de lo que se dice o apenas se esboza: el asesino Bruto -antagonista del honor- miente al presentar a César como tirano…y eso es lo que llega a la multitud enfervorizada. Ese dominio de la palabra y de la escena es clave en este pequeño arte de convencer en el escenario judicial.

Por ello, hace ya muchos años que examino a mis estudiantes no de su memoria sino de su capacidad para presentar y defender en público su dictamen sobre un caso, en la Sala de Vistas de la Facultad (que bautizamos hace años como “Sala Abogados de Atocha”). Pretendo convencerles de que lo importante no es la solución que adopten, sino cuáles son los argumentos que esgriman en esa pequeña pieza dialéctica que debe parecer razonable y estar dispuesta a someterse a la prueba del debate, un debate que gana -sencilla, simple y llanamente- quien convence en su discurso. Nada más y nada menos. O sea que Bruto tenga rostro de asesino inmisericorde pese a todo y que Julio César parezca el generoso padre de todos los romanos.

Cargando

Escucha la radio en directo

Cadena SER
Directo

Tu contenido empezará después la publicidad

Programación

A continuación

    Último boletín

    Emisoras

    Elige una emisora

    Cadena SER

    Compartir

    Tu contenido empezará después de la publicidad

    Cadena SER

    ¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?