Política

El TSJC declara firme la sentencia del 25% de castellano en las escuelas catalanas

El tribunal da 10 días a la Generalitat para ejecutarla

La manifestación en contra de la sentencia del 18 de diciembre de 2021 / ACN

Barcelona

El Tribunal Superior de Justicia de Cataluña (TSJC) ha declarado firme la sentencia que obliga a impartir en las escuelas catalanas el 25% de las clases en castellano y da 10 días a la Generalitat para ejecutarla una vez reciba la notificación.

El TSJC ha dictado este decreto tras recibir testigo del Tribunal Supremo, que rechazó el recurso que había presentado la Generalitat contra la sentencia emitida por el tribunal catalán el 16 de diciembre de 2020.

En su resolución, que puede ser recurrida, la letrada de la sala contenciosa del TSJC decreta la firmeza de la sentencia, una vez el Supremo ha decidido no admitir a trámite el recurso de casación interpuesto por la Generalitat contra el fallo.

La sentencia ordena a la Generalitat a garantizar que el castellano sea lengua vehicular, como mínimo, en el 25 % de las materias de las escuelas de Cataluña, aunque el Govern ya ha anunciado que no va a introducir ningún cambio en el modelo de inmersión lingüística.

El TSJC emplaza a la Generalitat a llevar a 'puro y debido efecto' la resolución sobre el castellano en las aulas y a poner en práctica 'lo que exija el cumplimiento de las declaraciones contenidas en el fallo'.

Además, pide al Govern que, también en ese plazo de diez días, indique cuál es el órgano responsable de dar cumplimiento a la resolución del alto tribunal catalán.

La sentencia, que ha provocado un goteo de familias que exigen a sus centros educativos más clases en castellano, ordena a la Generalitat a garantizar que esta lengua sea vehicular en un 25 % de las materias para todos los alumnos, tras constatar que su uso es 'residual' y solo cumplen la ley el 2 % de escuelas.

En su fallo, dictado en diciembre de 2020, pero que el Supremo confirmó el pasado mes de noviembre, el TSJC estimaba parcialmente un recurso que el Gobierno de Mariano Rajoy presentó en 2015 por la 'inactividad' de la Generalitat en su obligación de garantizar la enseñanza del castellano.

El TSJC llegó a esa conclusión a raíz de la información que el Departamento de Educación le aportó en el marco de este proceso judicial que, según la sentencia, constata que el promedio de horas en castellano es del 18 % en la educación primaria, del 19 % en secundaria y del 26 % en bachillerato.

La Generalitat ha anunciado que no admitirá cambios en el sistema de inmersión lingüística de Cataluña y, es más, incrementará las inspecciones en las escuelas catalanas para controlar que se cumple el modelo educativo y se imparten en catalán todas las clases previstas.

También ha asegurado que el Departamento de Educación incrementará el número de docentes en las aulas afectadas por sentencias que obliguen a asegurar el 25 % del castellano, como es el caso de la escuela de Canet de Mar (Barcelona) que hace unas semanas fue el centro de una polémica lingüística.

La Generalitat afirma que "no cambia nada"

El conseller de Educació, Josep González Cambray, ha afirmado que el decreto del TSJC que declara firme la sentencia del 25 por ciento del castellano "no cambia nada". En declaraciones a los medios desde Badalona, afirmó que sabían que esto ocurriría y que está "dentro del procedimiento" iniciado a raíz de la decisión del Tribunal Supremo (TS) en noviembre. El Departamento de Educación notificará ahora que ha recibido el decreto del TSJC y Cambray ha explicado que el próximo paso sería que se les comunicara que comienza un período, entienden que de dos meses, para ejecutar la decisión. Una vez agotado, ha dicho que responderán lo que sea necesario, sin concretar más. El conseller volvió a lamentar la judicialización y defendió el modelo de "éxito" de la escuela catalana.

Escucha la radioen directo

Cadena SER
Directo

Tu contenido empezará después de la publicidad

En directo

A continuación

Último boletín

Emisoras

Elige una emisora

Compartir

Suscríbete

Tu contenido empezará después de la publicidad