A vivir EuskadiA vivir Euskadi
Sociedad

June, la vida tras un trasplante multivisceral

El número de trasplantes pediátricos y de donaciones se mantiene a pesar de la pandemia en Euskadi

El número de trasplantes pediátricos y de donaciones se mantiene a pesar de la pandemia en Euskadi / PXHere

San Sebastián

El caso de la pequeña Vera, fallecida con tan solo cuatro años cuando jugaba en un castillo hinchable en Valencia y cuyos padres decidieron donar todos sus órganos, se convierte en ejemplo para muchas familias que pasan por el trance de la pérdida de un hijo. Podrá salvar hasta a seis niños gracias a la donación. La donostiarra June tan solo tenía 10 meses cuando le trasplantaron cinco órganos. Tuvo que desplazarse a Madrid, ya que en Euskadi solo se realizan trasplantes de riñón. En A vivir que son dos días Euskadi, Aitziber Quintana, su madre, ha explicado que solo tuvieron que esperar tres meses hasta recibir los órganos compatibles.

June, la vida después de un trasplante multivisceral

22:41

Compartir

El código iframe se ha copiado en el portapapeles

<iframe src="https://cadenaser.com/embed/audio/460/1642850738696/" width="100%" height="360" frameborder="0" allowfullscreen></iframe>

El caso de Urko fue distinto. Padecía problemas de corazón e intestino corto. Tras estar ingresado, comunicaron a su familia que no podía ser trasplantado. Pero vieron la luz gracias a un tratamiento experimental que le ha devuelto la vida. Los meses en el hospital sirvieron para que su madre, Maider Itxaso, se concienciara aún más de la importancia de la donación. Durante todo ese tiempo, sintieron el aliento y el apoyo de la Asociación Española de ayuda a niños, adultos y familias afectadas de fallo intestinal, trasplante multivisceral y nutrición parenteral. Desde el año 2006, trabajan en equipo con el objetivo de dar asistencia integral a las familias de niños y adultos.

El Hospital Universitario de Cruces es el Centro de Referencia para trasplante renal pediátrico para la zona Norte. Abarca 8 comunidades autónomas. En la última década, entre 2012 y 2021, se han realizado 67 intervenciones, el 52% a menores procedentes de otras comunidades, la mayoría de Galicia, Asturias y Cantabria. Del total, 4 han sido donantes vivos, dos padres y dos madres. El número de donantes pediátricos fallecidos en estos diez años ha sido de 12. El índice de trasplantes pediátricos se mantiene a pesar de la Covid. Apenas ha sufrido un descenso del 4% en los últimos dos años. La tasa de donación ha sufrido un retroceso del 15%, lo que nos sitúa en niveles altos, por encima de la media europea, según Joseba Aranzabal, coordinador de trasplantes de Euskadi. A pesar de la reducida tasa de mortalidad infantil y, a pesar también de que tan solo entre el 1% y el 2% de los órganos donados están en condiciones óptimas para realizar la intervención, las listas de espera son cortas. Una de las razones es la alta tasa de consentimiento de donación de las familias: nueve de cada diez dicen sí a la donación tras el fallecimiento un ser querido. El reto es lograr reducir aún más las negativas familiares.

Escucha la radioen directo

Cadena SER
Directo

Tu contenido empezará después de la publicidad

En directo

A continuación

Último boletín

Emisoras

Elige una emisora

Compartir

Suscríbete

Tu contenido empezará después de la publicidad