Fútbol
FÚTBOL

Decálogo de una Cultural en retroceso

En una de las peores primeras vueltas de los últimos años, el equipo blanco sacó poco partido a su pegada hasta meterse en apuros por su nula capacidad a domicilio

La primera vuelta de la Cultural no invita al optimismo / CYD Leonesa

León

En el ecuador del campeonato la Cultural ocupa y preocupa. El cambio de entrenador ha variado los mecanismos y las sensaciones, pero no los resultados, hasta colocarle en una posición delicada a las puertas de uno de los partidos más trascendentes de la temporada. Su puntuación (23) es la más baja de los últimos años. En la campaña 13/14 (21), la primera tras el regreso a la Segunda B, y en la breve estancia en Segunda (22 puntos en 19 jornadas) se empeoró el registro actual.

A modo de resumen, estas son las diez claves que han marcado la trayectoria de la Cultural en su estreno en la 1RFEF:

-Una premonición:

El choque inaugural acabó siendo un indicio de lo que estaba por venir. Para el recuerdo quedará el primer gol de la historia de la nueva división. Ocurrió en el Reino de León, estupefacto con el ovillo que se hicieron Galas y Dani Sotres, que acabó despejando al pie de un rival. Lo que estaba siendo un brillante debut, por juego y ocasiones, se vio condicionado por un error grueso, una acción accidental que tuvo continuación en el tiempo con goles asombrosos en contra.

-Aarón, de sacrificado a estrella:

Meses después de no ser tenido en cuenta, la fe del canterano en sus posibilidades tumbó todos los prejuicios. "Soy un jugador diferente al resto", aseguró días antes del inicio. Solo tardó dos partidos en demostrarlo. Tras superar una lesión y ser suplente en la primera jornada, de su pie derecho salió un disparo desde el centro del campo que dejó boquiabiertos a los presentes en el Reina Sofía de Salamanca. Aarón, sus magníficos disparos (7 goles) y su capacidad para el centro (4 asistencias) son el sostén de toda una Cultural a la que tiene en vilo a una semana del cierre del mercado.

-Un equipo "bipolar":

Durante varias jornadas la Cultural lideró la estadística goleadora. A su innegable pegada (29 goles, solo superado por el Deportivo) unió una desesperante fragilidad en área propia (28 en contra, el tercer peor registro del grupo) que le impidió sumar de tres en tres. Desde su condición de conjunto mutante fue capaz de remontar y darse un festival ante el Valladolid Promesas (marcó cuatro goles en la segunda parte) e incapaz de salir victorioso de algunos estadios marcando dos o más goles (Unionistas, DUX Inter, Badajoz, Zamora...).

-Un batallón de goleadores:

Además de Aarón, numerosos futbolistas de la plantilla se han sumado en algún momento de la primera vuelta al gol. Con el de Gaztañaga ante el Real Unión, trece jugadores diferentes han visto puerta en liga: Aarón, Vitoria, Moreno, Amelibia, Rodri, Castañeda, Gaztañaga, Cerrajería, Solís, Nahuel, Percan, Buenacasa y Obolskii. Serían catorce si sumamos el gol de Ketu en la Copa del Rey. Datos extraordinarios que solo calcan el Andorra y el Badajoz.

-El Reino pierde efecto:

Si hasta el año 2021 el equipo blanco presumía de fortaleza como local, en los últimos meses se ha dejado en casa buena parte de sus esperanzas futuras. Ante su público ha cosechado cuatro derrotas (Rayo Majadahonda, Talavera, Celta B y Deportivo) en diez partidos y su balance apenas supera el cincuenta por ciento: 16 puntos de 30 posibles (octavo en el global).

-Un filón a balón parado:

Antes y durante la primera vuelta las evidentes carencias en el juego encontraron un antídoto en la estrategia, uno de los puntos fuertes del equipo cuando Ramón estuvo al mando. De córner (5), faltas laterales (3), golpeo directo (1) o, incluso, desde un saque banda (1), la Cultural llegó al gol con facilidad y frecuencia. Así hizo 10 tantos. Curiosamente, tras el relevo en el banquillo, el equipo ha dejado de ser puerta en esta faceta del juego. Con el cabezazo de Vitoria en Las Gaunas (jornada 12) cerró su cuenta a pelota parada.

-Un suplicio a domicilio:

Los irregulares datos en el feudo municipal se magnifican porque la Cultural ha jugado sin paracaídas lejos de su estadio. Con el triunfo del Tudelano en los Anexos de Zorrilla en la última jornada, la Cultural es el único equipo del grupo que aún no ha vencido como visitante. No lo hace desde principios de abril (Unionistas 0-Cultural 1). Al menos ha tirado de resistencia en la mayoría de las salidas cosechando solo dos derrotas, lo que ha impedido que su descenso sea aún mayor.

-Calahorra, punto de retroceso:

En el mejor momento del curso, tras haber sumado siete puntos de los últimos nueve y habiéndose colocado a dos puntos de la zona de play-off de ascenso, en el feudo riojano comenzó el definitivo declive. Una merecida y corta derrota truncó de raíz las ilusiones y anticipó la peor racha que todavía no ha encontrado fin.

-Inestabilidad estructural:

Siendo fiel a su gestión de los últimos tiempos, la Cultural dio un volantazo sobre la marcha. El proyecto iniciado en mayo y que recaería en los hombros del entrenador de la casa, dejó de tener vigencia. A Ramón González se le venía buscando sustituto desde finales de octubre y su destitución era cuestión de tiempo. Sin necesidad de perder en su último partido como técnico del primer equipo, de Zamora salió despedido. Tras sondear distintas alternativas, el elegido fue Curro Torres, el cuarto entrenador en apenas un año.

-Una sequía duradera:

Y, como telón de fondo, los resultados. Curro Torres todavía no se ha estrenado tras cuatro encuentros oficiales en el banquillo culturalista y arrancará mañana la segunda vuelta con una losa encima. La última victoria llegó hace más de dos meses (2-0 al Sanse el 20 de noviembre) y acumula seis partidos consecutivos sin ganar, una racha desconocida desde la temporada 15/16 (cuatro empates y tres derrotas en siete jornadas seguidas).

 

Escucha la radioen directo

Cadena SER
Directo

Tu contenido empezará después de la publicidad

En directo

A continuación

Último boletín

Emisoras

Elige una emisora

Compartir

Suscríbete

Tu contenido empezará después de la publicidad