Sociedad

Héctor Tejón, sobre barreras arquitectónicas y discapacidad: "Eu mostro no meu presente o que vai ser no teu futuro"

Personas con diversidad motora explican cómo es sobrevivir en una ciudad hostil

Barreras arquitectónicas y discapacidad física, un reportaje de Silvia Penelas

Barreras arquitectónicas y discapacidad física, un reportaje de Silvia Penelas

04:22

Compartir

El código iframe se ha copiado en el portapapeles

<iframe src="https://cadenaser.com/embed/audio/460/1674465161799/" width="100%" height="360" frameborder="0" allowfullscreen></iframe>

A Coruña

Un adoquín mal fijado, un semáforo que dura poco tiempo, aceras que desdibujan el límite entre peatones y vehículos, macetas que entorpecen, escaleras imposibles de subir o falta de iluminación por las noches, son solo algunas de las barreras arquitectónicas a las que se enfrentan las personas con diversidad motora al salir a la calle.

El espacio urbano no siempre es inclusivo para todas las personas. Una realidad que limita la calidad de vida de miles de personas en A Coruña. En la provincia hay más de 94.000 personas con algún tipo de discapacidad física o sensorial, según el Instituto Gallego de Estadística.

Chefa tiene 36 años y desde los 25 ha tenido problemas de visión y audición a consecuencia de una enfermedad genética poco común, el síndrome de Usher. Es de Carballo y, aunque está acostumbrada a la zona, reconoce que cada día es un obstáculo. Intenta frecuentar siempre los mismos lugares, pocas veces sale sola por la noche y siempre que viaja a núcleos cercanos como A Coruña o Ferrol va acompañada. No se puede permitir explorar la ciudad por su cuenta.

Cuenta como las calles peatonalizadas se han convertido en su mejor amigo: asfaltos lisos, generalmente sin imperfecciones, y con aceras anchas y amplías para la vida de los peatones.

Héctor Tejón es miembro del recién nombrado 'Movimiento Tolleito', una iniciativa que nace en A Coruña para reclamar la recuperación de los espacios públicos, políticos y sociales de las personas con alguna discapacidad. Con todo, su mensaje trasciende los límites de la provincia. Es consciente de que las dificultades que tiene día a día con su silla motorizada son muy semejante a las de su compañera Yésica, con problemas de visión. Si bien, entiende que la mayoría de personas, sean discapacitadas o no, sufrirán tarde o temprano la hostilidad urbanística: "Ninguén ven a esta vida camiñando e moi pouca xente marchamos camiñando. A nosa condición actual é o futuro dos que nos están a mirar con paternalismo, eu mostro no meu presente o que vai ser no teu futuro".

Las barreras arquitectónicas en espacios públicos no solo afectan a su experiencia a pie de calle, también golpean a la vida privada. Tanto Chefa como Héctor reconocen que hay días en los que no salir de casa es más sencillo que enfrentarse a una ciudad hostil. Enfado, frustración o cansancio son algunas de las sensaciones que deja luchar día a día contra una realidad adversa. Todo ello sin olvidar el riesgo de lesión.

Diego Piñeiro, técnico de accesibilidad de la Confederación Gallega de Personas con Discapacidad, subraya el peligro para la salud que puede suponer el urbanismo no inclusivo: "Si no te desplazas evitas el riesgo". Asegura que es habitual que a los Ayuntamientos lleguen quejas o denuncias cada año por el mal estado de las calles.

Mientras tanto personas como Chefa o Héctor siguen enfrentándose día a día a obstáculos en cambio constante. Piden más políticas públicas, más inclusividad y más respeto. "Non pode ser que suba unha rampa que en teoría é accesible e pareza que estou a facer o Tour de Francia", sentencia Héctor.

Escucha la radioen directo

Cadena SER
Directo

Tu contenido empezará después de la publicidad

En directo

A continuación

Último boletín

Emisoras

Elige una emisora

Compartir

Suscríbete

Tu contenido empezará después de la publicidad