Sociedad

'Corazones solidarios' para ayudar a recuperarse de una mastectomía

Las mujeres del taller de bordado de Burela cosen almohadas especiales para el postoperatorio y piden donaciones para seguir comprando materiales

'Corazones solidarios' para recuperarse de una mastectomía

'Corazones solidarios' para recuperarse de una mastectomía

07:38

Compartir

El código iframe se ha copiado en el portapapeles

<iframe src="https://cadenaser.com/embed/audio/460/1708091193066/" width="100%" height="360" frameborder="0" allowfullscreen></iframe>

Lugo

Las mujeres que padecen cáncer de mama y necesitan una mastectomía tienen un recurso para recuperarse de la intervención que son una especie de almohadas, con forma de corazón, que se colocan debajo del brazo para reducir el dolor y prevenir linfedemas. Es muy útil para ellas, y sin embargo no están disponibles en todos los hospitales.

El Hospital de la Costa es uno de ellos. Por eso a Pino Hernández, paciente de cáncer que se ha incorporado al taller de bordado del Concello, se le ocurrió una solución. Le propuso a sus compañeras coserlos ellas mismas para donarlos, a través de la Asociación Esperanza y la Asociación Española Contra el Cáncer en Burela, al complejo hospitalario.

Ya sabía como hacerlos porque los había cosido para otras personas, y finalmente fue ella quien lo necesitó. Durante su recuperación pudo comprobar lo útil que era: "Nos evita lo que es el linfedema, hay muchas mujeres que sufren de ello y tienen el brazo hinchado porque nos quitan ganglios".

"Nos dio pena que en el Hospital de la Costa que no los hubiera y que las compañeras operadas de cáncer, porque además alguna de ellas está en el taller de bordado, no lo tuviesen", explica. Por eso se decidieron ponerse manos a la obra, porque quieren que "en lo que podamos ayudar, sea una recuperación buena para todas".

Ayuda para comprar materiales

Hasta ahora ya han hecho veinte 'corazones solidarios' y veinte bolsitas, a modo de faltriquera, para atar a la cintura y guardar en ella los drenajes. Pero según explica la profesora del curso, María José Mon, "nosotras queremos continuar, pero ha llegado un punto en el que no podemos seguir haciendo porque no tenemos materiales".

Al principio cada una aportó lo que pudo para comprarlos, ahora piden ayuda para poder seguir adelante. Lo que han hecho es acudir al Concello, que les ha servido de altavoz, y a varias tiendas de la localidad. A los comercios les han transladado la información sobre qué tipo de telas, hilos o relleno necesitan para que los vecinos puedan acercarse, manifestar su interés en echar un cable, y desde allí les asesoran.

Los comercios que se han unido a la idea son Lanas Pacita, Mercería Paca, Mercería Ajuar, Decoraciones Pura y Tecidos Baltar. "Quien quiera comprar cincuenta centímetros de tela, hilos, lo que sea, puede poner su granito de arena y nosotras seguir cosiendo", dice la profesora.

María José Mon se ofrece incluso, si desde otros hospitales de Galicia están interesados, a coser 'corazones solidarios' y enviárselos. Están encantadas de ayudar, y Pino Hernández emocionada porque se hayan unido sin pensarlo a su propuesta.

"Es una iniciativa muy bonita y sobre todo estoy muy contenta porque el primero lo estrenó una de las chicas que empezó conmigo los tratamientos", cuenta. Para ella es muy satisfactorio: "Como yo sé que es muy necesario, quiero que todas las mujeres puedan tenerlo también".

¿De dónde salen estas almohadillas?

En el comunicado que el Concello de Burela remite para informar de esta iniciativa, explican el origen de estos cojines terapéuticos. Según cuentan la primera vez que se usaron fue en el 2001, en un hospital norteamericano.

Una de las enfermeras del servicio de oncología tuvo que ser operada de cáncer y fueron sus tías las que confeccionaron el primero, con esa forma de corazón, para hacerle más fácil recuperarse de la operación.

La almohada se ajustaba perfectamente debajo del brazo y reducía mucho el dolor el dolor de la incisión, además de no presionar el edema que se origina. Dado lo bien que funcionaba, pronto se hizo habitual que se entregasen en este y otros hospitales, también en el de Burela. Hacía tiempo que no contaban con ellos, hasta ahora, gracias a las mujeres del taller de bordado.

 
  • Cadena SER

  •  
Programación
Cadena SER

Hoy por Hoy

Àngels Barceló

Comparte

Compartir desde el minuto: 00:00