Tribunales

Procesan en Molina de Segura a cinco jóvenes por una agresión sexual en grupo y difundir la grabación

Están acusados de los delitos de agresión sexual y de descubrimiento y revelación de secretos

Mazo, libros y balanza, símbolos de la justicia / krisanapong detraphiphat

Murcia

El juzgado de Instrucción de Molina de Segura (Murcia), que desde 2020 ha investigado la presunta agresión sexual en grupo a una chica en el transcurso de una fiesta y la divulgación de las imágenes de la misma, ha procesado a los cinco jóvenes supuestos autores de los hechos, que disponen de un día para prestar la fianza que se les ha fijado.

A través de un auto al que ha tenido acceso Efe, el juzgado procesa al principal inculpado, al que defiende el penalista murciano Manuel Martínez Martínez, y a otros dos por un presunto delito de agresión sexual y otro de descubrimiento y revelación de secretos, y a los dos restantes, por este último.

En cuanto a las fianzas, la de mayor cuantía, 9.000 euros, se fija para el principal investigado, mientras que para otros dos se concreta en 4.500 y para los dos restantes en 3.000.

Dice el auto que la joven denunciante declaró que acudió a la fiesta privada, celebrada en una finca de Molina de Segura, en compañía de una amiga y que al llegar se encontró con una docena de chicos, al parecer, pertenecientes la mayoría de ellos a un equipo de fútbol de Murcia.

Después acudieron más chicos, añadió, hasta reunirse una treintena de personas, la mayor parte de ellas, varones, y en un momento determinado, al sentirse mal por la ingesta de alcohol, se sentó en un sofá, acercándose uno de los procesados, que la invitó a pasar a un dormitorio, a lo que ella accedió.

Además, aquel invitó a otro a entrar en ese lugar, “manteniendo una relación sexual consentida entre los tres”, pero, añade el auto, esa voluntariedad no existió cuando aquellos dos invitaron a un tercero a que entrara y participara del contacto carnal, cometiendo este último la supuesta agresión sexual con una felación a la que ella se había negado desde el primer momento.

Ese presunto ataque a la libertad sexual fue grabado por uno de los investigados y difundidas las imágenes con posterioridad a través de una red social, dice el juzgado, que añade que los procesados por presunta agresión sexual eran conscientes de que la joven se oponía a aquella relación sexual finalmente consumada incluso con violencia.

La resolución judicial señala que la misma no es firme, ya que cabe interponer los recursos de reforma y subsidiario de apelación dentro del plazo de tres días.

Escucha la radioen directo

Cadena SER
Directo

Tu contenido empezará después de la publicidad

En directo

A continuación

Último boletín

Emisoras

Elige una emisora

Compartir

Suscríbete

Tu contenido empezará después de la publicidad