SER Deportivos CartagenaSER Deportivos Cartagena
Más deportes

La opinión del colegiado que no vio penalti a favor del Betis debería haber prevalecido ya que era el árbitro principal

El polémico penalti de Pablo Ramírez metió a los verdiblancos en el partido antes del descanso

Fotograma de la retransmisión de Teledeporte donde se aprecia que es Carrasco el que golpea a Pablo Ramírez / Teledeporte

Jimbee Cartagena sufría este domingo un duro golpe tras perder en la tanda de penaltis la Copa del Rey frente al Betis. Los meloneros, que estrellaron cuatro balones al poste durante todo el partido, dos de ellos para ganar, se vieron perjudicados en la jugada más polémica del partido, el penalti a favor del Betis en el primer gol y que metió a los verdiblancos en un encuentro que parecía controlado. Tras no ver nada en primera instancia ninguno de los dos colegiados, el Betis solicitaba la intervención del videoarbitraje considerando que había pena máxima.

En la revisión del VIR, recogida en directo por la realización del partido en Teledeporte, se aprecia como uno de los colegiados, el balear Diego Martínez García dice, "para mi nada, para mi nada, ¿tú?" a lo que el otro, el aragonés Tomás Santander Flamarique, se tapa la boca y el micrófono y le susurra algo al oído que en un principio no entiende y que le tiene que repetir. Aunque en directo no se aprecia, tras pasarlo por programas de edición de audio Radio Cartagena ha podido averiguar que lo que le dice en las dos ocasiones es "para mí penalti y amarilla".

Conversación entre los árbitros de la final de la Copa del Rey de fútbol sala durante la revisión VIR

00:23

Compartir

El código iframe se ha copiado en el portapapeles

<iframe src="https://cadenaser.com/embed/audio/460/1716205883750/" width="100%" height="360" frameborder="0" allowfullscreen></iframe>

A partir de ese susurro, Martínez García cambia su opinión al instante y acaba señalando penalti, pese a que en las imágenes, se aprecia como es el bético Carrasco el que llega por detrás y golpea el tobillo de Pablo Ramírez cuando trata de chutar a portería. Para más inri, este colegiado, que no veía "nada" en la acción, estaba designado como árbitro principal, por lo que, según el reglamento, su opinión debería prevalecer sobre la del segundo en caso de discrepancia.

Piqueras no perdonó el 'regalo' arbitral, convirtiendo la pena máxima para poner el 1-2 en el luminoso, un gol psicológico previo al descanso, tras el cual los béticos salieron espoleados y fueron mejores que los cartageneros hasta llegar a darle la vuelta al partido. Además, Pablo Ramírez era amonestado mientras le decía claramente a los árbitros "me da él a mí".

Sigue el canal de la SER en WhatsApp
Encontrarás toda la información, el deporte y el entretenimiento: la actualidad del día y las noticias de última hora, los mejores vídeos y momentos de la radio, entrevistas, reportajes y mucho más.

Suscríbete ahora
 
  • Cadena SER

  •  
Programación
Cadena SER

Hoy por Hoy

Àngels Barceló

Comparte

Compartir desde el minuto: 00:00