Hoy por HoyLa mirada
Sociedad

Deportes de riesgo: deportes suicidas

La muerte de un infarto de Ernesto Escolano en la Titan Desert tendría que hacernos reflexionar sobre lo absurdo que resulta jugarse la vida por nada. Como si vivir no entrañara ya bastantes riesgos y peligros

Deportes de riesgo, deportes suicidas

Deportes de riesgo, deportes suicidas

02:17

Compartir

El código iframe se ha copiado en el portapapeles

<iframe src="https://cadenaser.com/embed/audio/460/1652334536992/" width="100%" height="360" frameborder="0" allowfullscreen></iframe>

Madrid

No me cuesta imaginar la cara de incredulidad de los habitantes del desierto al ver a gente corriendo por él, pedaleando sin descanso bajo la implacable solana. Un comportamiento tan temerario solo podía ser importado, traído por aburridos europeos que, cansados de sus vidas cómodas, deciden jugárselas haciendo lo que a nadie en su sano juicio se le ocurriría en el Sáhara.

¿Para qué tanta carrera? ¿Para qué tanto desafío inútil, tanta lucha contra elementos de la naturaleza temidos y respetados por quienes los conocen de verdad? Ni en latitudes más benignas se nos permitía estar a la intemperie cuando el sol se acercaba a su cénit y si no nos quedaba otro remedio que recorrer caminos para ocuparnos de obligaciones inaplazables, se nos educaba para tomar las debidas precauciones: taparnos la cabeza, buscar siempre la sombra y andar con lentitud para no forzar el cuerpo.

La muerte de un infarto de Ernesto Escolano en la Titan Desert tendría que hacernos reflexionar sobre lo absurdo que resulta jugarse la vida por nada. Como si vivir no entrañara ya bastantes riesgos y peligros, como si la adrenalina de la resistencia diaria no fuera suficiente estímulo.

Yo esta parte de la cultura en la que vivo no la entiendo: ¿por qué hay que superar metas que no nos llevan a nada? ¿qué aportación a la humanidad traen el deporte de riesgo, las prácticas extremas? ¿Por qué estos hombres tan faltos de emociones fuertes no dedican sus excedentes de energía a hacer algo por los demás? Este narcisismo es de un egoísmo irresponsable. Si pensamos en lo que cuesta engendrar un ser humano, gestarlo, parirlo, cuidarlo y alimentarlo, preservar su salud contra accidentes y enfermedades, si pensamos como madres, en definitiva, ir a jugárselo todo en medio del desierto es, con respeto de los familiares del fallecido, una auténtica locura.

Escucha la radioen directo

Cadena SER
Directo

Tu contenido empezará después de la publicidad

En directo

A continuación

Último boletín

Emisoras

Elige una emisora

Compartir

Suscríbete

Tu contenido empezará después de la publicidad