A vivir que son dos díasLas Preguntas de Burque
Ciencia y tecnología

Los datos biométricos sustituirán a las contraseñas escritas

¿Cambias con frecuencia las contraseñas de tus cuentas? ¿Usas tu huella dactilar o reconocimiento facial?

Madrid

La simplicidad en las claves de acceso a nuestro correo, cuentas bancarias y redes sociales es un riesgo para la seguridad de nuestros datos. Esto ha impulsado a grandes tecnológicas como Apple, Google y Microsoft a optar por eliminar las claves de acceso escritas para sustituirlas por datos biométricos.

Escribir “123456”, los cumpleaños o nombres de nuestros familiares siguen siendo las contraseñas más utilizadas a la hora de intentar proteger nuestras cuentas y dispositivos electrónicos. Además, un estudio de la Universidad de Virginia Tech destaca que un 52% de los usuarios recicla sus contraseñas. Y aunque haya usuarios más precavidos que mezclen letras con números y caracteres especiales, esto no asegura que la contraseña no pueda ser robada.

La seguridad que pueden aportar los datos biométricos al ser utilizados como contraseña son una vía más segura para proteger nuestra información. “La llave de tu casa, si la pierdes, lo sabes. Si alguien tiene hoy tu contraseña, no lo sabes” dice Ana Fernández Vilas, Doctora en Ingeniería de Telecomunicaciones y directora de la Cátedra en Ciberseguridad de la Universidad de Vigo, para ejemplificar cómo las contraseñas escritas, que dependen de nuestra memoria, son más fáciles de ser robadas a diferencia de nuestros datos biométrico que, al ser físicos, como una llave, son mucho más fáciles de identificar.

Los datos biométricos, sin embargo, también han generado problemas en la protección de cuentas. La Doctora Fernández Vilas expone los ‘deepfakes’ como una vía de suplantación de identidad por medio de datos biométricos, que pueden generar confusiones al tomar los rasgos faciales de una persona y culpabilizarla de decir algo que en realidad no ha declarado.

Además, la seguridad biométrica ha cobrado mayor peso en nuestras cuentas, pues no sólo se tienen usuarios en plataformas de correo, redes sociales o el banco. Hoy en día nuestros ordenadores, móviles e incluso aparatos de cocina inteligentes, al tener acceso a internet, pueden ser interferidos si no tienen el debido blindaje.

Cuidar los datos

Aunque una de las recomendaciones más sencillas cuando se tienen contraseñas escritas es cambiarlas con frecuencia, un paso antes de proteger las cuentas con datos biométricos es activar la verificación en dos pasos. Este método implica que al ingresar a nuestras cuentas tecleando la contraseña, tengamos que aprobar el acceso a través de un mensaje de confirmación en otro dispositivo por medio de una aplicación autenticadora o un mensaje de texto.

“Escribirlas en una agenda no es buena idea, aunque posiblemente sea mejor que escribirlas en un bloc de notas en el ordenador”, explica Fernández Vilas, quien recomienda que, si no se utilizan datos biométricos como contraseña, se tengan claves de acceso distintas para cada cuenta y que no tengan relación entre sí.

Escucha la radioen directo

Cadena SER
Directo

Tu contenido empezará después de la publicidad

En directo

A continuación

Último boletín

Emisoras

Elige una emisora

Compartir

Suscríbete

Tu contenido empezará después de la publicidad