Ciencia y tecnología

Un antiviral demuestra su potencial para frenar la viruela del mono

El fármaco llamado Tecovirimat podría reducir los síntomas de la viruela del mono y el tiempo de contagio. Esta la conclusión de un análisis de los siete casos de esta enfermedad que se registraron en el Reino Unido entre los años 2018 y 2021, y que son los primeros casos que se dieron de transmisión en el hogar fuera de África. A este grupo de pacientes se les administró también otro fármaco, pero no funcionó, según el primer estudio realizado por investigadores de varios hospitales británicos

ROGER HARRIS/SCIENCE PHOTO LIBRA

Los siete pacientes de este estudio lograron recuperarse después del tratamiento con este antiviral y tras ser aislados en varios hospitales británicos.

Esta es la primera investigación que demuestra que un fármaco antiviral podría tener el potencial de acortar los síntomas de esta infección y reducir también la cantidad de tiempo que un paciente es contagioso.

Los resultados de esta investigación se publican hoy en la revista “The Lancet Infectious Diseases” y se trata de los primeros casos de transmisión intrahospitalaria y transmisión domiciliaria fuera de África.

Sin embargo, los investigadores del Hospital Universitario de Liverpool que han analizado este primer ensayo en humanos con antivirales contra la viruela del mono piden que se realizan más pruebas, porque el grupo de pacientes analizados es todavía pequeño.

El tecovirimat es un antiviral que se ha desarrollado precisamente para tratar la viruela humana y la del mono y ya ha demostrado su eficacia contra la viruela del mono en animales de laboratorio.

De hecho, este es el primer medicamento contra la viruela aprobado en Estados Unidos y este país almacena dos millones de dosis de este fármaco para poder actuar en caso de un ataque bioterrorista, porque esta enfermedad en humanos fue erradicada a finales del siglo pasado y no se vacuna desde hace 40 años.

Antiviral específico

Este fármaco actúa bloqueando la transmisión celular del virus y no causa efectos secundarios graves en los humanos.

En cambio, otro de los antivirales creados para este fin, el brincidofovir, no ha demostrado tener efecto en estos siete pacientes del Reino Unido tratados con este fármaco antes de este brote del año 2022.

Este avance es prometedor porque esta enfermedad infecciosa todavía no tiene un tratamiento eficaz, porque los científicos desconocen aún muchos aspectos de este tipo de infección como su proceso de transmisión de una persona contagiada a otra.

“Nuestro estudio ofrece algunos de los primeros conocimientos sobre el uso de antivirales para el tratamiento de la viruela del mono en humanos”, explica el doctor Hugh Adler, que ha coordinado esta primera investigación en el Hospital Universitario de Liverpool.

Pero los responsables de este estudio también quieren lanzar un mensaje de tranquilidad a la población, porque confirman que históricamente la viruela del mono no se ha transmitido de manera muy eficiente entre las personas y, por lo tanto, el riesgo para la salud pública es bajo.

No obstante, estos investigares piden que se aumente el control para poder detectar nuevos casos, aunque, hasta ahora, esta viruela del mono ha sido una afección rara e importada.

Lagunas médicas

En la actualidad no existe ningún tratamiento específico para esta enfermedad y hay datos limitados sobre la duración de su contagiosidad, con un período de incubación que oscila entre cinco y 21 días.

Por esa razón, las personas afectadas fuera del continente africano suelen permanecer aislados en un hospital especializado para evitar propagar el virus a otras personas.

Esta infección se propaga a través de la transmisión de animal a humano, generalmente por la mordedura de un animal o por comer carne cocinada de forma incorrecta. En casos raros, el virus puede propagarse a través de la transmisión de persona a persona.

El primer caso humano de viruela del mono se detectó en 1970 en la República Democrática del Congo y, hasta este mes, rara vez había saltado fuera de los países de África central y occidental.

Los síntomas de la viruela del mono incluyen fiebre, sarpullido e inflamación de los ganglios linfáticos. También se han informado complicaciones, que incluyen inflamación de los pulmones, inflamación del cerebro, inflamación de la córnea que amenaza la vista e infecciones bacterianas secundarias.

Las tasas de mortalidad varían mucho: entre el 1% y el 10 % en la variante que afecta a la cuenca del Congo y, en cambio, menos del 3 % la otra variante que afecta a Nigeria. La mayoría de las muertes por viruela del mono afectan a niños y personas que tienen su sistema inmunitario deprimido por otro virus, el VIH.

De los siete casos de viruela del mono del Reino Unido analizados en este estudio, cuatro fueron importados de África occidental y otros tres casos se produjeron debido a la transmisión de persona a persona dentro de los grupos afectados.

Javier Gregori

Javier Gregori

Periodista especializado en ciencia y medio ambiente. Desde 1989 trabaja en los Servicios Informativos...

 
  • Cadena SER

  •  
Programación
Cadena SER

Hoy por Hoy

Àngels Barceló

Comparte

Compartir desde el minuto: 00:00