Hora 25Las entrevistas de Aimar
Sociedad

Sexo, drogas, éxito y traición. La historia de Locomía, contada a través de su fundador: "Yo inventé el poliamor en aquella época"

Sexo, desengaños, traiciones, baile y amor. La historia de la mítica banda musical, contada por uno de sus fundadores

Xavier Font, fundador de Locomía

Xavier Font, fundador de Locomía

23:13

Compartir

El código iframe se ha copiado en el portapapeles

<iframe src="https://cadenaser.com/embed/audio/460/1655837849977/" width="100%" height="360" frameborder="0" allowfullscreen></iframe>

La historia de Locomía es una historia de abanicos, zapatos de punta y bailes pegadizos, pero también es una historia de sexo, desengaños, drogas y traiciones. Un cóctel tremendamente explosivo. Los componentes originales de esta banda, que nació en los locos 80 como un grupo de disfrutones, artistas, bailarines y que después se convirtió en banda musical, fueron Xavier Font, su hermano Luis, Gard Passchier y Manolo Arjona.

Decimos los originales porque por Locomía terminaron pasando muchísimos más. Y cada uno de ellos tiene una versión de qué pasó con la banda: por qué saltó todo por los aires. En Hora 25 hemos hablado con la persona que lo creó todo, el fundador de la banda y "patriarca" de todo lo que fue Locomía. Él es Xavier Font. Precisamente mañana se estrena en Movistar una serie documental sobre la historia de la banda, que se vende como "el mayor culebrón jamás bailado".

"Ser Locomía no es nada fácil, todos tienen su importancia. A mí el germen y la gente especial, que además de ser mis parejas casi todos por entonces, son los que hicieron que esa tribu urbana derivara en todo lo que fue después", explica en los micrófonos de la Cadena SER, con Aimar Bretos. "Lo de Locomía tiene todos los ingredientes de una gran paella marinera con carne, que no le falta nada. Ha habido humor, traiciones, celos, intereses creados. Es muy especial", reconoce Font.

¿Cómo fueron aquellos inicios? Año 1984, Xavier Font se instala en Ibiza, se junta con Gard, Manolo y su hermano. Empiezan a diseñar sus propios modelos de ropa y forman una tribu, una comuna. "Éramos como el hippie, pero glamuroso sin ser hippie. Creé una familia y por carácter no me daba cuenta de que estaba siendo el patriarca de una historia que iba a desenvolverse en todo lo que pasó", dice.

Locomía realmente se fundó sobre la vida sentimental de Font. Llegaron a tener una relación a tres Manolo, Gard y él mismo, aunque realmente ellos lo llevaban como podían. "Empiezo a encontrar personajes súper llamativos. Yo me fui a Ibiza estando de pareja con Manolo. El Gard era un tarzán, era un tío evolucionado holandés con una mentalidad super abierta. Yo me olvidaba muy pronto de que tenía una relación y nunca perdía. Era todo un poliamor de los de ahora, yo lo inventé en su día. Lo que sí sabía es que a Manolo lo quería con locura. No podía dejarlo por nadie", relata con emoción.

"Antes de Carlos, que es con quien decidí establecer una relación seria, dejar a Manolo o Gard por el chico de la noche... que eran uno día sí, uno día no. Los seis meses de temporada era una máquina de follar. Yo era puta de amor. Era una frase de camiseta", dice entre risas. Y añade: "Yo era un gay muy hombre, yo antes de acostarme con un chico en aquella época tenía que sentirme atractivo. Era maduro a los 20 años, pero tenía que sentir que a ti sí te gustaba. Cuando lo hacía mío... esa trampa me ha perdurado en el tiempo. Eran mis amigos, mis novios, mis confidentes. No éramos una boy band, pero tenías que enamorarte de mí"

Más información

Apareció entonces el hombre que marcó la historia de Locomía. José Luis Gil, un capo de la industria de la música. Y con él publicaron su primer LP, 'Taiyo'. Estamos en 1989. "Gil me propone "estar al otro lado" y me convenció", explica. Lo cierto es que el grupo atendía más al liderazgo de Font que al de Gil y eso explotó. "Hoy por hoy mi manada se reúne y están conmigo. Yo nunca salí del armario porque nunca estuve en él" dice. Gil les hizo firmar que no podían mostrar su homosexualidad, "por una cuestión comercial", asegura. De alguna manera Gil convence a Font para que salga del grupo y este último en una disputa en Miami convence al resto para que salgan de Locomía. Gil tiene los derechos de la marca y crea otro Locomía independiente de ellos.

Empieza entonces una guerra de mutua destrucción, que acaba con lo que podría haber sido uno de los grupos musicales más importantes en España y fuera de España. Font y su gente boicotea a Gil y este a su vez boicotea todo lo que hace el grupo. El fundador de Locomía acabó tres meses en la cárcel, pese a que estaba condenado a tres años. "Yo a la Guardia Civil le reconocí que sí, que vendía popper a mis amigos... primero eran cuatro y luego fueron 100", explica. Font salió de la cárcel tras hacer un gran espectáculo frente a todos los presos y terminó de tatuarse toda la cabeza. "Locomía se ha convertido en un concepto. Yo soy Locomía y tiene que seguir. La comunidad LGTBI han visto en Locomía el sí, pero no", sentencia.

Víctor M. Olazábal

Víctor M. Olazábal

Subdirector de Hora 25. Antes fue corresponsal en India para diversos medios españoles. Especializado...

 
  • Cadena SER

  •  
Programación
Cadena SER

Hoy por Hoy

Àngels Barceló

Comparte

Compartir desde el minuto: 00:00