La VentanaLa Ventana a las 16h
Gastro

¿Es posible envejecer vino en una bodega submarina? "Unos meses bajo el mar equivale a cuatro o cinco años en tierra"

La Bodega Submarina de Canarias, en Tenerife, almacena alrededor de 10.000 botellas a 18 metros de profundidad

¿Es posible envejecer vino en una bodega submarina? "Unos meses bajo el mar equivale a cuatro o cinco años en tierra"

¿Es posible envejecer vino en una bodega submarina? "Unos meses bajo el mar equivale a cuatro o cinco años en tierra"

07:22

Compartir

El código iframe se ha copiado en el portapapeles

<iframe src="https://cadenaser.com/embed/audio/460/1658942067131/" width="100%" height="360" frameborder="0" allowfullscreen></iframe>

Madrid

Imaginen que les invitan a una cena. En una casa o en cualquier restaurante. Piden vino y, en el momento de degustarlo, se dan cuenta de que la botella que sirven no es normal. Está llena de arena, salitre e, incluso, tiene algún molusco de mar pegado. No se asusten. Probablemente es una botella que ha envejecido bajo el Atlántico, a 18 metros de profundidad. Y, posiblemente, en la Bodega Submarina de Canarias.

Esta bodega sumergida se encuentra a unos 3000 metros del litoral del Porís de Abona, al sur de Tenerife. Son varias estructuras de hierro en las que pueden almacenarse hasta 10.000 botellas, procedentes de las siete bodegas insulares que participan. Una de ellas es La Haya, de Los Realejos.

Su gerente, Julián González, explica que las características del vino cambian completamente: "Se produce un envejecimiento del vino en muy poco tiempo, unos meses equivale a cuatro o cinco años en tierra". Los grados no varían, pero sí su aspecto. En cuanto al tono, el caldo luce más brillante y claro. Cualquier tipo de vino es apto para este proceso, aunque, según González, al blanco le sienta mejor por los tonos de salinidad.

Las botellas, perfectamente sujetas a las estructuras, permanecen en unas condiciones ambientales constantes. La temperatura, a 18 metros de profundidad, ronda "entre los 14ºC y 15º C", lo que se suma al movimiento provocado por las corrientes y la ausencia de luz. Según el propio González, la sensación al descorchar una botella es similar a recibir el olor a mar.

Paladares expertos

Esta producción está ideada, principalmente, para paladares expertos. Tanto es así, que en La Haya, por ejemplo, venden un pack que incluye dos botellas de la misma cosecha. Por un lado, con el vino envejecido en barrica, y, por otro, la botella llena de arena y salitre. Sobre el precio, comenta que su coste "es más elevado", pero una botella ronda los 30 euros.

Escucha la radioen directo

Cadena SER
Directo

Tu contenido empezará después de la publicidad

En directo

A continuación

Último boletín

Emisoras

Elige una emisora

Compartir

Suscríbete

Tu contenido empezará después de la publicidad