Hora 25Hora 25 de los Negocios
Economía y negocios

Estado del hambre

Tras cinco meses, Ucrania y Rusia acuerdan desbloquear las exportaciones de cereales ucranianos. Un bloqueo que ha causado el encarecimiento de unos alimentos cuyos precios ya estaban disparados antes de que comenzase el conflicto, lo que ha agudizado aún más la hambruna en que viven más de 800 millones de personas en todo el mundo. Lo analizamos con Borja Santos, director ejecutivo y profesor del IE Global Public Affairs.

Estado del hambre

Estado del hambre

18:40

Compartir

El código iframe se ha copiado en el portapapeles

<iframe src="https://cadenaser.com/embed/audio/460/1658935936251/" width="100%" height="360" frameborder="0" allowfullscreen></iframe>

Madrid

Tras más de cinco meses de guerra, la semana pasada Ucrania y Rusia alcanzaban un primer acuerdo, un acuerdo que no solo repercute sobre lo que ocurre dentro de sus fronteras, sino también en el resto del mundo: el desbloqueo de las exportaciones ucranianas de cereales. En una ceremonia presidida por el secretario general de la ONU, Antonio Guterres, y el presidente de Turquía, Recep Tayyip Erdogan, ambos países acordaron que Ucrania pudiera retomar su exportación de cereales a través de un corredor marítimo, con el objetivo de aliviar la crisis alimentaria global: hasta 22 millones de toneladas de trigo, maíz y otros cereales podrán empezar a salir de tres de los puertos ucranianos -Odesa, Pivdennyi y Chornomorsk- lo que frenará la escalada de unos precios que ya estaban en niveles récord antes de la guerra. Un acuerdo que ha llevado a que este miércoles abra sus puertas el Centro de Coordinación de Exportaciones en Estambul, que regulará las ventas de alimentos desde Ucrania al resto del mundo.

Un alivio que se ha dejado notar inmediatamente en la cotización de los cereales en los mercados internacionales porque Ucrania es el mayor exportador a nivel mundial de muchos de estos productos alimentarios: si el trigo había llegado a costar 1.271 dólares en marzo, el mismo día del acuerdo cayó hasta los 769 dólares; en el caso de la soja, ese importe pasó de 1.784 dólares en junio, a 1.446 dólares, lo que situó a ambos cereales en niveles previos al conflicto. Una relajación de los precios que podría ayudar a aliviar la situación de hambrunas que más de 828 millones de personas viven en todo el mundo, o evitar que los otros 50 millones que se estima que están en riesgo de caer en esa situación terminen cayendo en ella. Y es que la carestía de los alimentos -unida a diferentes factores- ya se está dejando notar en muchos países en vías de desarrollo, cuyas poblaciones comienzan a organizar revueltas civiles. Una situación cuyo máximo exponente es, en estos momentos, Sri Lanka, donde las protestas han terminado por derribar a su gobierno: dos meses después de las primeras protestas por los primeros racionamientos de petróleo, y tras la decisión de prohibir las exportaciones de alimentos -siendo Sri Lanka otra de las despensas del mundo- las revueltas civiles terminaron derrocando al Ejecutivo.

Una situación que, explican los expertos, responde a una multiplicidad de factores. "En el caso de Sri Lanka yo creo que hay factores políticos, económicos y humanitarios. Dentro de los factores económicos, Sri Lanka ha tenido un problema de divisas para poder pagar las importaciones que se requerían y esto ha reducido mucho el suministro, debido al covid, se redujo mucho el turismo, debido a una mala gestión económica, han pedido excesivos préstamos, sobre todo a China, en grandes proyectos de infraestructuras. Esta mala gestión económica ha hecho que, a la hora de importar alimentos, combustibles, medicinas, se reduzca el acceso porque no pueden pagarlo, y además lo que pagan tiene un precio muy alto y entonces origina grandes colas, faltas de suministro, lo que ha provocado el incremento de la malnutrición, incremento del precio de las medicinas y gente muriendo con enfermedades que tradicionalmente podían ser curadas... esa parte económica ha sido muy importante" apunta en Hora 25 de los Negocios Borja Santos, director ejecutivo y profesor del IE Global Public Affairs y experto en Sri Lanka.

Escucha la radioen directo

Cadena SER
Directo

Tu contenido empezará después de la publicidad

En directo

A continuación

Último boletín

Emisoras

Elige una emisora

Compartir

Suscríbete

Tu contenido empezará después de la publicidad