Sociedad

Falta hielo en los bares: "Ahora dos, a ver si cuela"

El sector hostelero teme el desabastecimiento de hielo, algunos supermercados racionan las bolsas y las empresas del sector trabajan a destajo aunque dan por descontado que va faltar hielo en España. Los distribuidores ironizan: "El hielo es el nuevo papel higiénico"

Uno de los carteles en el escaparate de un comercio de la provincia de Málaga / Cadena SER

Madrid

"El hielo está a precio del oro", confiesa Alba Aparicio, propietaria de la fábrica "La Estrella", situada en Coria del Río, Andalucía. Dice que están trabajando las 24 horas al día para hacer frente a la demanda que es "una barbaridad" y que "no se esperaban". La empresa ha tenido que fraccionar la venta y aumentar su producción este verano para poder cumplir con la demanda de sus clientes, ahora trabajan las 24 horas para fabricar 90 mil kilos diarios de hielo. La fábrica trabaja 16 horas al día pero la demanda es mucho mayor.

Se producen dos millones de kilos de hielo al día en España y durante la primavera se almacenan para hacer frente a la demanda de verano que suele ser de cuatro millones de kilos al día. Sin embargo, en estos momentos, según fuentes del sector, "la demanda está absolutamente descontrolada y disparada hasta los ocho millones de kilos". Nunca había habido tanta demanda. La mayor fábrica del sector en España, con sede en el puerto de Málaga, produce unos 200 mil kilos al día. La demanda se ha disparado un 30% en apenas tres semanas por las altas temperaturas.

¿Y por qué hay menos hielo? La razón es sencilla. El hielo hay que fabricarlo y cuesta caro hacerlo. Además, durante los meses de primavera se almacenó menos. Las empresas comprobaron que con el precio de la luz y el coste de los almacenes no les salía rentable guardarlo. Desde la empresa de hielos Iceman de Valencia, lo explica su gerente Rafael Alcodori "antes metías un palé cuatro o cinco meses y luego lo sacabas. Ahora no se puede, nadie quiere estos costes".

También hubo más eventos multitudinarios esta primavera -el boom postpandémico de conciertos, por ejemplo- y más calor del habitual, con varias olas de altas temperaturas. Tampoco ayuda el calor a las máquinas que fabrican el preciado elemento transparente: "funcionan peor y se averían más", nos cuenta Jose Antonio, dueño de hielos dos puntos, en Toledo, que, a pesar de las dificultades, está sacando la producción. Dice que han recibido pedidos de empresas procedentes de Ceuta, Algeciras y País Vasco entre otras.

Las tres variables "provocaron un agotamiento, antes de tiempo, de las reservas". Ahora mismo no hay stock y "lo que se produce se vende al momento" como nos dice Jesús Gutiérrez, gerente de Hielos Cantabria SL.

En Hielos Danubio, una empresa distribuidora que trabaja en el sur de la provincia de Badajoz, en Almendralejo, reconocen que conocían que esta situación se podía producir desde hace dos meses. Ellos hasta la fecha están "cumpliendo con sus clientes", pero no están aceptando nuevos pedidos y reconocen que el hielo es el nuevo papel higiénico de la pandemia

En algunos bares ya se nota la situación y empiezan a poner menos hielo

En Sevilla, un camarero confiesa al micro de la SER que "antes ponía tres hielos y ahora pongo dos a ver si cuela y el cliente no se queja". Las bebidas se sirven menos frías y con el calor, el hielo se consume antes porque el vaso lleva más cantidad. Otro camarero, en otro local del centro nos cuenta que sí tienen hielo pero les cuesta más caro comprarlo. Veremos en las próximas semanas si el precio se repercute al cliente.

En las zonas turísticas empieza a haber problema. No falta hielo en Baleares, pero hay mucha demanda. Las altas temperaturas de las últimas semanas, junto con el incremento del número de turistas ha provocado la tormenta perfecta . En Mallorca hay más de una decena de empresas que se dedica a la fabricación de cubitos de hielo. Hemos hablado con una de ellas, con Cubito Veloz. Su gerente Loreto Sánchez, explica que "no pueden recibir nuevos clientes porque los pedidos se han llegado a quintuplicar. Si antes le pedían diez sacos de hielo, ahora le solicitan 50 unidades".

En Canarias, sin embargo, de momento no hay problema para cubrir la demanda de las islas, incluso hay una empresa que está 'exportando' parte de su producción a la península. La empresa se llama Arucansa, está ubicada en Gran Canaria, y su gerente Francisco Suárez dice que "desde hace dos semanas están recibiendo pedidos en otras partes de España, una situación que de forma puntal ya se había producido alguna vez, pero no tanto tiempo". Producen 200 toneladas diarias de hielo en cubitos, su máximo de fabricación, con lo que pueden cubrir la demanda local y vender fuera.

Y además, la falta de hielo afecta al transporte de pescado. Jesús Burgos de UCE Málaga, dice que en la zona ya se ha notado que hay menos boquerones y sardinas. En definitiva, como dice otro empresario, de la empresa hielos Danubio en Badajoz, que "el hielo es el nuevo papel higiénico de la pandemia". La gente se lo lleva y él se pregunta "¿para qué se llevan un saco si con una bolsa tiene más que suficiente?

Algunos supermercados, como Mercadona o Consum, han colocado carteles en sus neveras para anunciar que limitan el número de bolsas de hielo que puede comprar cada cliente. Mercadona lo acota a un máximo de cinco por persona y la cooperativa valenciana es más restrictiva: máximo dos por cliente y día. Mercadona dice que con la medida pretenden que "haya hielo para todo el mundo" porque ahora mismo les llegan menos bolsas debido a la escasez de suministro.

Escucha la radioen directo

Cadena SER
Directo

Tu contenido empezará después de la publicidad

En directo

A continuación

Último boletín

Emisoras

Elige una emisora

Compartir

Suscríbete

Tu contenido empezará después de la publicidad