Internacional

"Deberían dar las gracias": el mensaje del líder de los talibanes en el aniversario de la toma de control de Afganistán

El mulá Hassan Akhund asegura que no son ninguna "amenaza" mientras Amnistía Internacional denuncia la violencia e impunidad del régimen fundamentalista

El primer ministro de Afganistán y líder talibán Mohammad Hassan Akhund. / WAKIL KOHSAR

El primer ministro del Gobierno interino de los talibanes, el mulá Hassan Akhund, llamó este lunes a la comunidad internacional a "reforzar sus relaciones" con Afganistán, en el primer aniversario de la toma del poder de los fundamentalistas. "El mundo debería reforzar sus relaciones con el Emirato Islámico (como se autodenomina el Gobierno interino talibán), no somos una amenaza a ningún país, y otros países también deberían fomentar relaciones políticas y comerciales positivas con Afganistán", indicó Akhund en un comunicado.

Más información

Los talibanes marcaron este lunes un año en el poder desde que se hicieron con el control de Kabul en 2021, 365 días marcados por la falta de reconocimiento de una comunidad internacional alarmada por las crecientes restricciones impuestas por los fundamentalistas, especialmente a las afganas.

Akhund celebró la conquista del poder de los talibanes, al señalar que "toda la nación debería apreciar y dar las gracias por esta gran victoria que liberó a nuestro país de la ocupación, la guerra y el desastre". La ONG, con motivo de este aniversario, ha dado la voz de alerta sobre la violencia y la impunidad del régimen talibán que domina Afganistán. Los talibanes han restringido el derecho a la educación, oscureciendo el futuro de millones de niñas afganas, sostiene Amnistía Internacional, que alerta demás de que las autoridades "someten a las mujeres a una violencia creciente", en ocasiones como una forma de castigar a sus familiares.

Combatientes talibanes hacen guardia durante una reunión oficial del primer ministro de Afganistán. / WAKIL KOHSAR

"Sistema islámico"

El primer ministro llamó además a los afganos a "cooperar" para mantener la estabilidad del "sistema islámico". Akhund concluyó que las fuerzas de seguridad deben "esforzarse" por mantener la estabilidad del país, mientras persiste la amenaza del Estado Islámico (EI) y con la imagen de cambio que querían transmitir los talibanes dañada por la reciente muerte en una operación estadounidense en Kabul del líder de Al Qaeda, Ayman al Zawahiri.

El primer ministro llamó además a los afganos a "cooperar" para mantener la estabilidad del "sistema islámico".Akhund concluyó que las fuerzas de seguridad deben "esforzarse" por mantener la estabilidad del país, mientras persiste la amenaza del Estado Islámico (EI) y con la imagen de cambio que querían transmitir los talibanes dañada por la reciente muerte en una operación estadounidense en Kabul del líder de Al Qaeda, Ayman al Zawahiri.persiste la amenaza del Estado Islámico (EI) y con la imagen de cambio que querían transmitir los talibanes dañada por la reciente muerte en una operación estadounidense en Kabul del líder de Al Qaeda, Ayman al Zawahiri.

Los fundamentalistas cumplen un año al frente de Afganistán entre acusaciones de crímenes contra los derechos humanos como la tortura, los asesinatos de represalia y los desalojos forzosos de quienes se oponen a ellos. Además, el Gobierno interino ha impuesto una ola de restricciones a las afganas, desde la imposición del burka u otras vestimentas similares que cubran por completo el rostro o las trabas al acceso al trabajo para las mujeres.

Una de las decisiones más criticadas por la comunidad internacional fue el cierre de las escuelas para las jóvenes de entre 12 y 18 años, a pesar de las promesas de reapertura de los talibanes.

Escucha la radioen directo

Cadena SER
Directo

Tu contenido empezará después de la publicidad

En directo

A continuación

Último boletín

Emisoras

Elige una emisora

Compartir

Suscríbete

Tu contenido empezará después de la publicidad