Carrusel DeportivoCarrusel Deportivo
Fútbol

Vinicius y Rodrygo mantienen el pleno del Real Madrid

Los goles de ambos extremos brasileños decidieron el partido ante un combativo Betis (2-1)

Vinicius celebra su tanto junto a Rodrygo. / Denis Doyle

Si dos equipos llegan con un pleno de puntos a enfrentarse, no es difícil ver un partido a la altura de las circunstancias. Real Madrid y Betis regalaron un auténtico espectáculo que se acabó llevando los blancos (2-1). Los goles de unos fantásticos Vinicius y Rodrygo apaciguaron la rebelión bética liderada por un excelso Canales que sigue llamando a la puerta de la Selección.

Mira el resumen y los goles del Real Madrid - Real Betis en As.com

El Real Madrid mantiene su pleno a ritmo de samba

Pese a que una polémica tempranera sobre un posible penalti de Carvajal sobre Fekir trató de empañar el inicio del partido con la ya habitual discusión sobre el VAR, Vinicius tenía claro que, entre los dos equipos con pleno de victorias en LaLiga, se tenía que hablar de fútbol. Camavinga (otro al que se le cae el talento y la juventud de los bolsillos) consiguió encontrar al brasileño con espacio, realizando este una preciosa vaselina que superó a Rui Silva para poner el primer gol del encuentro. Fekir se retiró por una lesión provocada en esa temprana jugada del posible penalti, desganado, mostrando que no todo podía salir bien en una tarde que estaba alargando el idilio de Vinicius con el Bernabéu. Aun así, el Betis no se amilanó. En una gran jugada colectiva en la que Borja Iglesias fijó a los centrales como esos delanteros de toda la vida, se asoció con un Canales que, entre las piernas de Courtois, anotó el empate. No habían pasado 20 minutos y ya teníamos candidato serio a partido de la jornada.

El ritmo no decayó, aunque, quizás, era el Real Madrid el que estaba una marcha por encima. Rui Silva parecía el único antídoto posible para unos blancos espoleados por Vinicius, sacando varias manos de mérito. Poco a poco, los de Ancelotti fueron encerrando a los de Pellegrini, pero Borja Iglesias y Canales le daban el oxígeno necesario a los suyos para aguantar y a los locales para estar temerosos de un contragolpe. Si bien el Real Madrid le faltaba algo de acierto en el último toque, los andaluces cada vez estaban más cómodos en el área. Así, con un empate a uno que sabía a poco tras todo lo que supuso la primera mitad, llegó el descanso.

La primera parte la dominaron los jóvenes del Real Madrid, pero en la segunda parte salieron a jugar los mayores. Benzema, el veterano más temido, empezó a llevar el peso del ataque de los suyos, tal y como ya hacía el año pasado. Con sus movimientos sin balón comenzó a activar a todos sus compañeros, y cuando tenía el esférico los hacía a todos un poco mejores. Hasta Modric, en un partido gris, comenzó a animarse y asomarse al balcón del área. Estuvo cerca, incluso, de meter uno de los goles de la temporada si no es por la espectacular reacción de Rui Silva. Pese a ello, faltaba algo para materializar ese ímpetu en una ventaja palpable. Ahí entraron los movimientos de Ancelotti, que decidió subir las revoluciones un poco más con la entrada de Fede Valverde y apagar el fuego de la resistencia bética que capitaneaba Canales. Fue entrar y besa el santo, ya que un desmarque del uruguayo rompió toda la zaga bética, colocándole en una posición idónea para asistir a Rodrygo. Una vez más, el brasileño volvió a sacar el extintor con su ángel habitual y anotar otro gol decisivo.

Los goles, esa gasolina indescriptible del fútbol, le dieron energía al Betis. Pellegrini trató de cambiar la dinámica de los suyos y volver a dar un paso adelante, pero no contaba con un elemento cada vez menos extraño en el centro del campo del Real Madrid. Aurélien Tchoauméni, manteniendo su dinámica positiva de anteriores jornadas, no dejaba de pasar la escoba por el centro del campo, llegando a unos porcentajes increíbles de duelos ganados. Casemiro era quien le metía cloroformo a estos partidos desde el orden y su defensa, aunque no van a tardar mucho en dejar de extrañarle en el campo si el francés sigue así. Con el piso bien limpio gracias al buen hacer del pivote, llegó el final del partido, certificándose el pleno del Real Madrid y la candidatura del Betis a jugar la próxima Champions. Quizás, si hubiese más partidos así, con propuestas tan atrevidas, habría menos debate sobre el nivel de LaLiga.

Escucha la radioen directo

Cadena SER
Directo

Tu contenido empezará después de la publicidad

En directo

A continuación

Último boletín

Emisoras

Elige una emisora

Compartir

Suscríbete

Tu contenido empezará después de la publicidad