A vivir que son dos díasUniverso Andújar
Opinión

El otoño caliente desgarrará nuestros corazones

"En vez de un otoño caliente, vamos a tener un invierno muy frío. Lo que no es cambio climático es crisis energética. Y lo que no es política es guerra"

El otoño caliente desgarrará nuestros corazones

El otoño caliente desgarrará nuestros corazones

02:31

Compartir

El código iframe se ha copiado en el portapapeles

<iframe src="https://cadenaser.com/embed/audio/460/1662796054147/" width="100%" height="360" frameborder="0" allowfullscreen></iframe>

Barcelona

En vez de un otoño caliente, vamos a tener un invierno muy frío. Lo que no es cambio climático es crisis energética. Y lo que no es política es guerra. La recibimos con escándalo, digo la guerra, pero ya hace tiempo que hemos dejado de mirarla cara a cara. Lo dijo Sartre, los muertos son los demás. Cómo va a llegar un otoño caliente si aún no hemos salido de un verano achicharrante. Se dio más la noticia de que se acababa el hielo en nuestras cubiteras que la constatación de que los polos se derriten. Los osos blancos no toman cubatas. La guerra también es eso, un planeta calcinado, glaciares a la deriva, banquisas fundiéndose, los bosques de la Amazonia cada vez más pequeños. A esto tampoco lo miramos a los ojos. Incapaces de crear un mundo, o algo mejor donde vivir, tenemos que conformarnos con inventar palabras cada día. Pero el lenguaje no es una realidad, es una religión. Decimos gaseoducto como los papas medievales hablaban en latín. Luego confundimos el solideo con un estado de la materia. Todas estas palabras nuevas, ¿dónde se forjan? ¿Hay un Willy Wonka fabricando palabras de chocolate? La jerga de nuestro siglo no ha sido creada para referirnos a lo que llega, sino para ocultar lo que no debe ser visto. Más relevante que el nuevo nombre de las cosas es lo que dejamos de nombrar. Nos retorcemos las manos hambrientos de vocabulario. Somos Charlies, pero no de la revista francesa, sino Charlies atrapados en la fábrica hermética. ¿Se acuerdan del deshielo político? El deshielo es físico. Va a toda castaña. Hasta la cabeza de Walt Disney se ha descongelado igual que se funden las palabras formadas en el plioceno. Glásnost, perestroika... ya no significan nada, y Gorbachov sólo es el nombre de un eslabón perdido. Un yeti de la historia. Un avión estrellado en la vieja nieve roja.

Escucha la radioen directo

Cadena SER
Directo

Tu contenido empezará después de la publicidad

En directo

A continuación

Último boletín

Emisoras

Elige una emisora

Compartir

Suscríbete

Tu contenido empezará después de la publicidad