La VentanaLa Ventana a las 16h
Sociedad

De salvarle la vida al nacer a pediatra de su hija 30 años después: "¿Quién iba a decir que aquella niña iba a ser madre?"

En 1992, Félix Castillo atendió a Lidia, una recién nacida con una cardiopatía congénita. Ahora se ha convertido en el médico de su bebé

De salvarle la vida al nacer a pediatra de su hija 30 años después: "¿Quién iba a decir que aquella niña iba a ser madre?"

De salvarle la vida al nacer a pediatra de su hija 30 años después: "¿Quién iba a decir que aquella niña iba a ser madre?"

09:11

Compartir

El código iframe se ha copiado en el portapapeles

<iframe src="https://cadenaser.com/embed/audio/460/1664295011618/" width="100%" height="360" frameborder="0" allowfullscreen></iframe>

Madrid

Barcelona y 1992. El año 1992 y la ciudad condal. Aquel año un gol de Koeman daba la primera Champions a la ciudad. Y, más de 10 años después de que el Ayuntamiento aprobara su candidatura oficial por unanimidad, los Juegos Olímpicos aterrizaban por primera y única vez en España. Un gran "hola", conformado por bailarines, saludó al mundo durante una inolvidable ceremonia de inauguración en el estadio de Montjuic. Pero aquel saludo no fue el más importante para los padres de Lidia.

Tampoco para el Servicio de Neonatología del Hospital Universitario Vall d'Hebron. Hace 30 años, la pequeña Lidia nació con una malformación cardíaca. El diagnóstico no era solo una transposición de Grandes Vasos, suponía crecer con una alteración congénita sin los avances médicos de la actualidad. A diferencia de lo habitual, su arteria pulmonar salía del ventrículo izquierdo y la aorta del derecho.

Para reconducir la circulación sanguínea, la recién nacida fue sometida a una cirugía correctora. De las primeras intervenciones de este tipo a nivel nacional. Tras 78 días de ingreso hospitalario, Félix Castillo, el Jefe de Servicio de Neonatología, le dio el alta. Ahora, Lidia acaba de ser madre de un niña. Y Félix, por exigencia de aquella niña a la que salvó la vida, es, tres décadas después, el pediatra de Carlota.

"Hay muchas historias que te tocan el corazón", explica Castillo con este juego de palabras al rememorar sus 30 años de experiencia. Pero lo de Lidia es un capítulo especial. "Era una niña de Gerona que nació aquí debido a que la aorta salía del ventrículo derecho en lugar del izquierdo", comenta. El doctor, que proviene de la misma localidad, "empatizó" con la familia.

Madre e hija

Casualidad o no, se forjó un apego emocional. Solo había un tratamiento posible; "cambiarlo". "Teníamos que abrir el tórax", recuerda Castillo no sin ocultar el reto ante el que estaba. Era una recién nacida y los medios disponibles no eran tan sofisticados como los actuales. Pero, afortunadamente y tras un "postoperatorio difícil", todo salió bien.

El médico hizo seguimiento de Lidia "hasta los seis años". Y 24 años después es el médico de cabecera de la hija y nieta de la madre de aquella niña operada. "Hace treinta años quién iba a decir que esa niña iba a ser madre", comenta no sin cierto asombro. De hecho, tras las respuestas a su tuit viral, en el que explicaba el suceso, de algunas mujeres con la misma afección, añade que no es incompatible con el embarazo. "Si quieren dar el paso que no tengan duda de contactar con su cardiólogo", recomienda.

Por su parte Lidia, que, lógicamente, no tiene recuerdo alguno de aquella proeza en la España de los 90, no puede ocultar su agradecimiento. "Cuando me quedé embarazada busqué qué pediatras había en la zona", matiza. Castillo, que cuenta con una consulta en Gerona, apareció en su camino. "Al ver que seguía activo no lo dude", remata.

Escucha la radioen directo

Cadena SER
Directo

Tu contenido empezará después de la publicidad

En directo

A continuación

Último boletín

Emisoras

Elige una emisora

Compartir

Suscríbete

Tu contenido empezará después de la publicidad