Carrusel DeportivoCarrusel Deportivo
Fútbol

7ª jornada

San Mamés

Athletic

-

Almería

 

Los hermanos Williams llevan la locura a San Mamés

Los goles de Iñaki Williams, Sancet, Nico Williams tumban a un Almería débil en Bilbao (4-0)

Iñaki Williams y, detrás, su hermano Nico Williams. / David S. Bustamante/Soccrates

Bilbao

El Athletic está imparable. Ante el Almería ha vuelto a mostrar su mejor versión. Hambre, acierto, presión. Jugadores que no quieren parar de ganar. Es la tercera victoria consecutiva y sus protagonistas vuelven a ser casi los mismos. Los hermanos Williams, tras su paso por sus respectivas selecciones, han vuelto a marcar en el mismo partido. Como frente al Rayo.

Oihan Sancet, otra vez destacado

También Oihan Sancet ha firmado otro gran encuentro. Indiscutible en el centro del campo de Valverde, el navarro ha vuelto a ver portería en una jugada marca de la casa: un control espectacular seguido de un buen movimiento y un disparo que solo ha parado la red.

A la fiesta ha querido también sumarse Mikel Vesga. El vitoriano, que sigue fuera del once titular, ha sido el autor del cuarto y último gol de la noche. Desde el punto de penalti ha puesto el lazo a otra goleada que mantiene al equipo entre los mejores de la competición.

A dos puntos del liderato

A falta de que se complete la jornada, el conjunto rojiblanco asciende una posición. Es tercero, empatado con el segundo clasificado, el FC Barcelona, y a dos puntos del líder, el Real Madrid.

Lo que viene por delante, eso sí, es un mes de octubre donde sus rivales serán de mayor entidad que los que ha enfrentado hasta la fecha. Esperan el Sevilla, el Atlético de Madrid, el FC Barcelona o el Villarreal. Es el momento de que el equipo presente su verdadera candidatura a volver a Europa la próxima temporada.

Escucha la radioen directo

Cadena SER
Directo

Tu contenido empezará después de la publicidad

En directo

A continuación

Último boletín

Emisoras

Elige una emisora

Compartir

Suscríbete

Tu contenido empezará después de la publicidad