A vivir que son dos díasUniverso Andújar
Opinión

La penínsulas solo traen problemas

" La península Itálica tiene forma de bota antigua, como las que llevaba el gato con botas. Desde los días de los romanos, la península Itálica ha sido la bota de siete leguas con que el continente europeo ha dado pasos de gigante. Pero, a veces, los gigantes también dan pisotones"

La penínsulas solo traen problemas

La penínsulas solo traen problemas

02:37

Compartir

El código iframe se ha copiado en el portapapeles

<iframe src="https://cadenaser.com/embed/audio/460/1664608109497/" width="100%" height="360" frameborder="0" allowfullscreen></iframe>

Barcelona

Que el amigo Mathieu de Taillac me perdone; pero, donde estén las penínsulas, que se quiten los istmos. Aun así, hay que decir que nada existe más alemán que un istmo. Nuestro común amigo Hans podrá confirmar que el más célebre de todos los istmos es el istmo de la alegría, obra de un compatriota suyo. Sea como sea, las penínsulas son el epítome de la geografía creativa, cada una parece una cosa diferente. La península Ibérica tiene forma de cara, y por eso entre nosotros abunda la gente con tanto rostro. Cuando el maestro colgaba el mapa de la península Ibérica, me parecía ver la cara de Franco. Salía de perfil como en los duros. Corrían tiempos más duros que ahora. Hoy son tiempos salvajes, lo dijeron los Ilegales. Por otro lado, la península Itálica tiene forma de bota antigua, como las que llevaba el gato con botas. Desde los días de los romanos, la península Itálica ha sido la bota de siete leguas con que el continente europeo ha dado pasos de gigante. Pero, a veces, los gigantes también dan pisotones. En Europa hay bastantes penínsulas, y sus habitantes andan siempre con problemas, igual que la mujer fatal de la canción de Burning. Basta con mirar históricamente a la península de los Balcanes, o con examinar hoy la península de Crimea, para hacerse una idea de cómo son los conflictos. O con tener conciencia de nuestra propia historia. En el norte, la península escandinava, con su punta curvada, ha sido el gorro frigio del continente. Pero ahora ha empezado a llevar la capucha doblada hacia la derecha extremadamente. Es más fácil cambiar de moda que cambiar de prejuicios. Los continentes tienen ya poco qué hacer. Su papel es el de un jubilado que contempla la demolición. Los continentes se fabricaban todos en Valencia, y de ahí, las fallas continentales.

Escucha la radioen directo

Cadena SER
Directo

Tu contenido empezará después de la publicidad

En directo

A continuación

Último boletín

Emisoras

Elige una emisora

Compartir

Suscríbete

Tu contenido empezará después de la publicidad