La VentanaProfunda mente
Sociedad

"Entré en Matrix": Javi Martín recuerda cómo fue su primera psicosis bipolar y revela su experiencia en una realidad paralela

Javi Martín reconoce que estuvo a punto de suicidarse por una fuerte depresión

Profunda mente | Bipolaridad con Mai Meneses y Javier Martín

Profunda mente | Bipolaridad con Mai Meneses y Javier Martín

Madrid

Javi Martín explica, en su libro Bipolar y a mucha honra, que todo comenzó un 24 de diciembre de 2012. En las horas previas a la cena de nochebuena, el actor recuerda que estaba tan tranquilo junto a sus amigos cuando, de repente, se empezó a encontrar mal hasta el punto que pensaba que se estaba muriendo. Algo que el psiquiatra Jesús Gándara ha definido, en el sexto episodio de Profunda Mente, como un caso de psicosis bipolar que se produjo tras la liberación en su cerebro de adrenalina intensa como solución a una crisis de angustia inicial. Una crisis en la que el sujeto que la padece llega a sentir que se está muriendo y que algo le está agarrando el corazón.

Lo siguiente que recuerda es abrir los ojos en una realidad paralela en la que podía interactuar con la energía de sus amigos hasta el punto de que podía transferírsela a su propio cuerpo: "A partir de ahí volví a abrir los ojos y entré en Matrix, en otra realidad paralela. Yo pensé que me había muerto y que simplemente cuando te mueres estás en otro plano de la realidad con tu casa y tus amigos y lo observaba alucinado". Dado que estaba en un mundo desconocido para él, Martín comenzó a hacer "cosas raras" mediante las que iba adecuándose a esta nueva realidad: "Sentía que al tocar a una persona cambiaba su energía y la mía. Entonces ponía la mano encima de alguien y la quitaba, hacía cosas raras". A pesar de que estaba viviendo algo anómalo, el actor reconoce que no decía nada a nadie porque estaba en una nueva realidad y que simplemente estaba aprendiendo de la misma.

"Me gustaría volver a ver las lucecitas"

Varios años después de este suceso, Javi Martín fue diagnosticado de trastorno bipolar en medio de una fase maníaca. Una época de su vida en la que sentía las cosas de una forma muy distinta a la que lo hace en la actualidad, donde está sometido a una medicación que le acompañará el resto de sus días: "Sientes los colores, y la música de una forma muy especial y parecen que los anuncios te hablan a ti". Así lo ha dado a conocer en Profunda Mente, el espacio de la Cadena SER en el que abordamos temas de la salud mental que afectan a la sociedad junto a personalidades que han pasado por las mismas.

Durante dicha entrevista, en la que también ha participado la cantante Mai Meneses, Martín ha recordado que tuvo un momento en el que llegó a ver personas donde no las había: "Creí que me estaba llevando al hospital una amiga de la familia junto a otra persona más. Escribiendo el libro hablé con esta amiga y me explicó que no había ninguna amiga más, pero yo recuerdo perfectamente su cara". Todo ello para asegurar que durante este tipo de episodios vives todo con una intensidad muy especial: "Son sensaciones muy agradables y quienes los pasan mal son los de tu entorno". De hecho, y a pesar de lo duro que resulta para su familia, el actor ha reconocido que en alguna ocasión le ha dicho a su psicóloga que le gustaría volver a ver las lucecitas porque la vida real es más aburrida.

Javi Martín reconoce que estuvo a punto de suicidarse

El trastorno bipolar se caracteriza por la alternancia de una fase maníaca y otra depresiva. Mientras que la primera representa un chute de energía y exaltación vital para quien la padece, donde puede vivir momentos de agitación enorme, una enorme necesidad de dormir o un aumento de actividad en todo los terrenos, en la segunda prevalecen las emociones características de desánimo, de desconfianza y de perdida de autoestima. Entre las depresiones más fuertes que ha vivido durante todo este tiempo, Martín recuerda una que casi le lleva a suicidarse: "En esos momentos te encuentras triste, te empiezas a agobiar y lo ves todo con unas gafas de color oscuro. Piensas que tu familia te va a abandonar, que tu marido te va a abandonar y se te viene a la cabeza tirarte por la terraza".

El día que estuvo a punto de suicidarse, el actor no pudo quitarse de la cabeza el pensamiento de que tenía que saltar por la barandilla para acabar con todo el dolor que tenía dentro: "Es un sufrimiento total que, quien no lo ha vivido, no lo puede comprender. Es el dolor más grande posible". Por esa misma razón, este acababa subiéndose a la barandilla del séptimo piso en el que se encontraba para salir al vacío. Pero, por suerte, pensó en todo el daño que podía provocar a sus seres queridos y decidió volver a casa. En su caso, el actor reconoce que el diagnóstico le vino genial y reconoce que ya ha asimilado que tomar la medicación es muy importante para no volver a vivir episodios como el relatado con anterioridad.

"Yo soy más feliz ahora que antes de ser bipolar"

Ahora que está en el otro lado, Javi Martín aboga por la necesidad de contar su trastorno para ayudar a gente que, como él, se han sentido perdidas en alguna ocasión: "Lo que me ha hecho contarlo ha sido recordar el momento en el que pasé la depresión de la que pensaba que jamás podría salir. Cuando yo lo superé me acordé de todas esas personas". El actor reconoce que se puede salir con paciencia y poniéndose en manos de terapeutas. De hecho, asegura que se sale más reforzado que antes de sufrir estos episodios: "Yo soy más feliz ahora que antes de ser bipolar".

Mientras tanto, el actor hace énfasis en potenciar el pensamiento positivo: "El poder de las palabras puede afectarnos muy profundamente. Todo lo que decimos de forma tanto positiva como negativa afectan al cuerpo. Por eso le mando luz y amor a mis células, porque hay una reacción física a cómo nos hablamos". A pesar de que a día de hoy sigue recordando esos instantes en los que estaba subido sobre la barandilla para suicidarse, reconoce que ya es capaz de controlarlas. Lo que sigue haciendo, incluso después de medicado, es hablar con los espíritus, los animales y las plantas. ¿Y qué es lo que más le ayuda? Además de su medicación, dedicarse a un teatro que le salvó de un final fatal: "Cuando estaba en fase de depresión, el único momento en el que no pensaba en el suicidio era al subirme al escenario".

Escucha la radioen directo

Cadena SER
Directo

Tu contenido empezará después de la publicidad

En directo

A continuación

Último boletín

Emisoras

Elige una emisora

Compartir

Suscríbete

Tu contenido empezará después de la publicidad