La VentanaLa Ventana a las 16h
Economía y negocios

Las "trampas" que ve Santiago Niño Becerra en los Presupuestos: "Han nacido cojos"

El economista no entiende que el Ejecutivo financie las partidas de mayor gasto público de la historia con deuda: "Las futuras generaciones lo van a sufrir"

Las "trampas" que ve Santiago Niño Becerra en los Presupuestos Generales del Estado: "Han nacido cojos por 7.000 millones de euros"

Las "trampas" que ve Santiago Niño Becerra en los Presupuestos Generales del Estado: "Han nacido cojos por 7.000 millones de euros"

21:44

Compartir

El código iframe se ha copiado en el portapapeles

<iframe src="https://cadenaser.com/embed/audio/460/1664985667566/" width="100%" height="360" frameborder="0" allowfullscreen></iframe>

Madrid

"El mayor gasto social de la historia". Así ha tildado el Gobierno de coalición los terceros Presupuestos Generales del Estado durante la última legislatura, que superan en 34.517 millones de euros el total de las partidas del último año. El acuerdo entre PSOE y Unidas Podemos, cerrado en la madrugada del martes y ratificado por el Consejo de Ministros esa misma mañana, no solo garantizará el poder adquisitivo de los pensionistas en un 8.5%, sino que mejorará las condiciones de los funcionarios.

El gasto en pensiones aumentará en un 11.4%, mientras que las cuantías destinadas a la inversión o, incluso, a Defensa lo harán en un 33% y un 25.8%, respectivamente. Para financiar una parte de los 486 mil millones de euros de los PGE, el Gobierno recaudará un 7.7% más a partir de los impuestos extraordinarios a la banca y energéticas, además del patrimonio así como el nuevo plan de medidas fiscales de Hacienda o el plus que supone la inflación en las arcas públicas.

Pero tras estas partidas hay una realidad. El Ejecutivo pondera el aumento de gasto público, que es del 10%, frente al crecimiento de la economía. Si bien es cierto que las previsiones para este año rondan el 4.4%; tal y como anunció la ministra de Economía, Nadia Calviño, a su llegada a la reunión del Eurogrupo, el pronóstico baja en seis décimas, hasta el 2.1%, de cara al próximo ejercicio. Un dato que, sumado a otros pronósticos, preocupan mucho al economista Santiago Niño Becerra.

"Hace unas horas el Banco de España ha publicado sus previsiones de crecimiento para el año que vienen y son del 1.4%", comenta no sin cierta preocupación. La OCDE ya señaló, la semana pasada, que ese crecimiento sería del 1.5%, pero más allá de las variaciones, el economista alega que "si el Banco de España tiene razón, estos presupuestos han nacido cojos por 7 mil millones de euros".

Aunque, frente a una cifra incómoda, lo que más "sorprende" al autor de 'Futuro, ¿qué futuro?' es "la velocidad con la que se degradan las previsiones". El problema, señala, "es que se han degrado mucho las cosas y no hay previsiones de que mejore". Como ejemplo dibuja una situación. "Si la guerra acaba mañana es imposible que el suministro de maíz vuelva al ritmo de hace dos años", señala. Es que en este "tinglado", en palabras de Niño Becerra, "se cae rápidamente, pero se sale de forma lenta".

El fraude fiscal, una tarea pendiente

Analizando en detalle los PGE, le preocupa "que el mismo Gobierno diga que los Fondos Europeos van a igualar los presupuestos", ya que "suena mal". El procedimiento correcto sería "partir de unos gastos que crees que van a cumplirse, de lo contrario es lo mismo que cuadrar con deuda pública". Frente a estas "trampas en solitario", considera que, evidentemente, "es necesario más gasto social", aunque con un "pero".

"Pero has de tener fuentes de financiación", recalca Niño Becerra. Este mayor gasto se va a financiar con más deuda pública, por lo que no entiende por qué no se activan otras palancas. "No he leído ningún ansia de perseguir el fraude fiscal", un procedimiento en el que se detiene cada miércoles. Tras la aprobación se plantean varias "incertidumbres", como "qué pasará con los tipos de interés" o "¿vamos a tener cortes". Lo que queda claro, a su criterio, es que "España tendrá que negociar deuda de nuevo".

La semana pasada, el economista colgaba un tuit donde denunciaba que una restauradora ha visto como sus gastos han pasado de 2.500 euros a 7.000 euros. "Lo interesante", explica, es que la restauradora no se quejaba de los ingresos, que estaban bien, el problema es el hipergasto al que tendrá que hacer frente, porque irá a más", vaticina. Y esta circunstancia, advierte, "tendrá un impacto negativo sobre la actividad".

El euríbor al 2%

En cuanto a las ayudas públicas, recalca que "si no hay en la caja se habrá de pagar con deuda, por lo que las futuras generaciones se lo van a encontrar". Asimismo comenta que las políticas como el Salario Mínimo Interprofesional no se pueden aplicar del mismo modo a todas las empresas, ya que hay negocios que podrían aumentar el sueldo de sus trabajadores en un 15% desde mañana mientras las "pymes están en una situación complicada".

Por último, no ha querido despedirse sin hablar de la subida histórica del euríbor, que ya ha superado la barrera del 2%. "No es que sea normal, es antinatural", denuncia sobre los ya extintos tipos de interés negativo. "Era ir al banco y que te dieran dinero, es absurdo, se usaban para dopar la economía", recuerda. Además de que "afecta al bolsillo de los consumidores y a las hipotecas de tipo variable", también perjudica "a las empresas en cuanto a la liquidez que necesitan para financiar su actividad". "Hemos entrado en una situación complicada", culmina.

Escucha la radioen directo

Cadena SER
Directo

Tu contenido empezará después de la publicidad

En directo

A continuación

Último boletín

Emisoras

Elige una emisora

Compartir

Suscríbete

Tu contenido empezará después de la publicidad