Matinal SERMatinal SER
Ciencia y tecnología

La obsolescencia programada: productos electrónicos con fecha de caducidad

Pese a las modificaciones y creaciones de normativas específicas, continúa la mala práctica con inconvenientes tanto para consumidores, como para el medioambiente

La obsolescencia programada: productos electrónicos con fecha de caducidad

La obsolescencia programada: productos electrónicos con fecha de caducidad

01:37

Compartir

El código iframe se ha copiado en el portapapeles

<iframe src="https://cadenaser.com/embed/audio/460/1665223688242/" width="100%" height="360" frameborder="0" allowfullscreen></iframe>

Móviles que dan fallos de batería cuando ya ha finalizado la garantía, portátiles casi nuevos a los que se les atascan los teclados... La obsolescencia programada son problemas generados por los propios fabricantes para obligar a cambiar dispositivos electrónicos que aún tendrían una larga vida útil con la intención de vender más. “Hay que tener muy en cuenta que los teléfonos antes se cambiaban cada uno, dos, tres años, como mucho, y ahora los ciclos de vida son superiores porque la tecnología es mucho más madura. Pero las empresas les interesa que entres en esa rueda y vayas actualizando tus equipos pues cuanto antes mejor”, explica el experto en tecnología y director ejecutivo de ADSLZone, Javier Sanz.

Por ello, existen normativas europeas, como el derecho a reparar, para priorizar la reparación de aparatos electrónicos y electrodomésticos. En España, se modificó la ley de consumidores para ampliar la garantía de estos productos hasta 3 años desde su compra para que duren, sin fallos, como mínimo, ese tiempo.

Una medida que Sanz cree insuficiente ya que dice que, a nivel de regulación y normativa, todos estos cambios que ha habido por parte del Ministerio de Consumo no tienen demasiada incidencia en cuanto a la obsolescencia programada.

Sí que apunta que la aprobación de la Unión Europea de un cargador universal podría resultar beneficiosa para el medioambiente y para los consumidores.

“No vamos a tener que pasar por caja si tenemos un problema con un cargador porque tendremos el cargador de otro dispositivo, así que, en cuanto a obsolescencia programada, digamos que vamos a tener un recambio sin tener que pasar por caja”, comenta Sanz.

Pese a los intentos de frenar la obsolescencia programada se siguen dando casos. Los usuarios afectados por esa práctica tienen como solución más efectiva acudir a asociaciones de consumidores como la OCU y FACUA, que acumulan las reclamaciones y presentan las denuncias para que se tomen las medidas necesarias por parte de los organismos públicos.

Algunos casos recientes de obsolescencia programada

Esta misma semana un juzgado de Madrid ha admitido a trámite una demanda de la OCU que busca que los usuarios de un iPhone 6 y 6s sean indemnizados con una suma que puede ir de los 98 a los 189 euros. Se descubrió que estos modelos de iPhone estaban teniendo problemas de batería generados por su propio software. También esta empresa se ha visto obligada a crear un programa de reparación gratuita de los teclados de sus portátiles MacBook y MacBook Pro fabricados entre 2015 y 2019 por problemas recurrentes de fallos en las teclas. Este programa cubre a los dispositivos con menos de 4 años desde su compra.

Normativas al respecto

La Unión Europea aprobó en noviembre de 2020 el derecho a reparar o de reparación, que entró en vigor el 1 de marzo de 2020. Busca alargar la vida útil de los dispositivos electrónicos con reparaciones que sean rentables y atractivas para los consumidores. De esta forma priman arreglar los productos para que el consumidor no se vea en la obligación de sustituirlos por otros nuevos al poco tiempo de su compra. Esta normativa afecta tanto a los vendedores de electrodomésticos, como a los de electrónica, que tienen que garantizar la reparación de los productos ofertados al menos durante 10 años. También el suministro de piezas de recambio tiene que durar ese tiempo. Además, se debe asegurar soporte a través de actualizaciones durante todo el tiempo estimado de vida útil de estos productos, que deben ser reversibles y sin reducir su rendimiento.

En España también se modificó la Ley General para la Defensa de los Consumidores y Usuarios sobre el período de garantía de los dispositivos. Desde el 1 de enero de 2022, la garantía de los productos tecnológicos pasa de 2 a 3 años.

Marina García Castro

Marina García Castro

De Avilés, Asturias (2000). Estudiante del doble grado de Periodismo y Comunicación Audiovisual en la...

 
  • Cadena SER

  •  
Programación
Cadena SER

Hoy por Hoy

Àngels Barceló

Comparte

Compartir desde el minuto: 00:00