Hora 25Hora 25
Sociedad

Gloria Labay: "Si has querido ser madre y no lo has conseguido, reconocerlo es como un fracaso"

La 'matrona de las madres sin hijos', en Hora 25: "La sociedad no admite el duelo por infertilidad porque es una pérdida sin cuerpo"

La matrona y fundadora de 'La vida sin hijos', Gloria Labay. / La vida sin hijos

Históricamente la sociedad ha presionado a las mujeres para ser madres. La progresiva conquista de libertades, como la defensa del derecho al aborto y los métodos anticonceptivos han sido y son fundamentales para que desaparezca un poco esa imposición, ese binomio mujer-madre. Hoy ser mujer ya no significa ser "mamá". De hecho, España es uno de los países de Europa con más mujeres sin hijos. Pero, ¿qué pasa con aquellas mujeres que sí quieren ser madres y no pueden, por mucho que lo intentan? ¿Y qué sucede con las que no lo consiguen nunca? ¿Qué tipo de duelo arrastran después?

Gloria Labay

21:05

Compartir

El código iframe se ha copiado en el portapapeles

<iframe src="https://cadenaser.com/embed/audio/460/1665516138188/" width="100%" height="360" frameborder="0" allowfullscreen></iframe>

Gloria Labay estuvo siete años intentando ser madre. Desde los 38 hasta los 45. Después de cuatro abortos espontáneos y de ser etiquetada como "no idónea" para la adopción, decidió parar. "No ocurre de un día para otro, es un proceso, pero cuando lo intentas por tierra, mar y aire... Al final hay que cuidarse también a una misma porque a veces pones mucha energía emocional, mental y económica por ese sueño, pero no todos los sueños se consiguen", cuenta la entrevistada.

Paradójicamente, Labay es matrona desde hace 20 años. Fue hace cuatro cuando decidió crear 'La vida sin hijos', un grupo de apoyo mutuo a las mujeres que, como ella, no han logrado ser madres. No es fácil encontrarlas: "Cuesta mucho porque es un tabú. Si tú has querido ser madre y no lo has conseguido parece que reconocerlo es como un fracaso", explica. Una vez se consigue reunir a ese conjunto de mujeres, dice Labay que lo importante es validarse mutuamente. El duelo "tiene un componente social", de manera que trabajarlo en grupo ayuda a superarlo mejor, pues se sirven de "referentes" las unas a las otras.

Sin embargo, el duelo por infertilidad no es un duelo como cualquier otro. Tiene la particular de ser un duelo "desautorizado", pues habitualmente se atraviesa en soledad y hay poca empatía social al respecto. "Cuando hablas de este dolor con tu entorno lo minimizan. Te dicen que así puedes viajar más, que así tienes más dinero o que estás mejor. Hay muy poca empatía con los duelos en general y con este, en concreto, poca o ninguno", señala.

Además, se trata de un "duelo doble", por la criatura imaginada y por la vida que se soñó y no pudo ser: "Las mujeres estamos programadas desde niñas a través de los referentes que tenemos a que las mujeres son madres. Es muy frecuente cuando eres pequeña fantasear con cómo se llamarán tus hijos o cuántos tendrás. Es algo que tú crees que va a pasar seguro", relata la matrona. ¿Y cuándo no pasa? "Es como vivir una vida inesperada, es una crisis vital, un choque emocional", detalla.

Gloria lo resume como "una pérdida sin cuerpo": "Parece que cuando hay un duelo o una pérdida tiene que haber un cadáver, por ello es también un duelo incomprendido. La sociedad no te autoriza a estar triste porque has perdido algo que nunca has tenido". "Es muy difícil gestionar eso para los demás", insiste, "pero para ti es real".

"¿Y ahora qué voy a hacer el resto de mi vida?", se preguntan las mujeres que han dejado de intentar ser madres. El discurso social no ayuda: "Te dicen que ser madre es lo mejor que te puede pasar en toda tu existencia, entonces es como que te quedas sin lo mejor, estás como maldita". Por esta razón es tan importante dar con mujeres que hayan pasado por lo mismo que tú.

Más información

¿Y qué pasa con ellos? ¿Los hombres viven el duelo por infertilidad igual que las mujeres? Labay reconoce que "el 98'8% de las personas que acuden a sus grupos de apoyo son mujeres", sin embargo a veces sí que han ido hombres "acompañando a su parejas". Nuestra entrevistada cree que esto se debe a la cultura patriarcal: "Se vende que los hombres no lloran y que todo el tema emocional hay que controlarlo. También tienen sus duelos, pero un poco a destiempo. Las mujeres tenemos más facilidad para transitar el duelo y muchas cuando nosotras estamos más recuperadas son ellos los que caen".

El duelo por infertilidad también afecta a la relación de pareja: "Puede deteriorarla mucho, repercute especialmente en la sexualidad". Cuando no se consigue un embarazo de manera natural hay que ponerse en manos de la medicina: "Los coitos programados para lograr quedarse embarazados afectan a ese lado más espontáneo de la vida sexual", desarrolla Labay. Cuando el problema de la infertilidad solo es de uno de los miembros de la pareja, puede incluso dar lugar a frases del tipo "Búscate a otro/a".

La culpa y los remordimientos suelen ser otros de los sentimientos que acompañan a las mujeres que no pueden tener descendencia. "¿Tendría que haberlo intentado antes?", se repiten. Pero no todo depende de ellas: el rol de las mujeres en la sociedad ha cambiado, las responsabilidades académicas o laborales, los problemas de la juventud para emanciparse y conseguir una vivienda propia o la falta de ayudas económicas, posponen la maternidad irremediablemente. "No es sólo que las mujeres retrasemos el momento, es que la sociedad ha cambiado mucho", concluye Labay.

Adriana Calvo Solís

Adriana Calvo Solís

Graduada en Filología Hispánica por la Universidad de Valencia. Especializada en Teoría y Crítica de...

 
  • Cadena SER

  •  
Programación
Cadena SER

Hoy por Hoy

Àngels Barceló

Comparte

Compartir desde el minuto: 00:00