A vivir que son dos díasCómicos
Humor

De jugar en el Retiro a batirse contra Kaspárov: un ajedrecista en el anonimato

Con más de millón y medio de seguidores en TikTok, Rey Enigma compagina una doble vida como agente de publicidad y marketing y como influencer del ajedrez

Kaspárov no lleva máscara ni cocina paella a la francesa

Kaspárov no lleva máscara ni cocina paella a la francesa

45:17

Compartir

El código iframe se ha copiado en el portapapeles

<iframe src="https://cadenaser.com/embed/audio/460/1665819765246/" width="100%" height="360" frameborder="0" allowfullscreen></iframe>

Madrid

Atiende la llamada del A vivir desde paradero desconocido y con la voz distorsionada. Rey Enigma es el nombre con el que se da a conocer en público, por lo menos cuando juega al ajedrez. Si se quita el traje que le cubre el cuerpo entero, de pies a cabeza, asegura que "hay una vida normal". Sin dar muchas pistas ha desvelado que cuando se desenmascara se dedica al marketing y la publicidad. Desde donde ha sacado la creatividad para construir el personaje ante la búsqueda de "la originalidad" entre los ajedrecistas.

Rey Enigma tiene más de un millón y medio de seguidores en TikTok y supera los 500.000 en YouTube. Las redes sociales son la principal plataforma desde la que crea contenido relacionado con el ajedrez. En sus canales hay consejos, estrategias, curiosidades y duelos con algunos de los maestros más importantes. "Realmente es complicado vivir profesionalmente del ajedrez, aunque a día de hoy sí puedo decir que vivo del personaje y de todo el contenido que estoy creando", afirma Rey Enigma.

Desde la originalidad ha puesto en marcha iniciativas para acercar el ajedrez a las calles y a los más pequeños. Empezó con un reto en el Parque de El Retiro de Madrid, que en sus palabras consistía en "jugar contra quien se sentara en frente y si alguien ganaba le regalaba 100€". Nadie tuvo esa suerte. La voz se empezó a correr y terminó participando en Got Talent España, lo que le dio la posibilidad de batirse en duelo contra Anatoli Karpov.

Una de las partidas que nunca podrá olvidar. Dice que casi "fueron tablas", pero al final el desenlace fue el esperado y se sobrepuso el ruso. En otra ocasión también jugó una partida con Garri Kaspárov en París, donde sospecharon que debajo del traje podía llevar algo que le diera ventaja. Aunque al final confiaron en las buenas intenciones y el talento del misterioso jugador. Los grandes maestros del ajedrez se batieron en duelo con un hombre al que no podían mirar a los ojos. Así que sólo quedaba el tablero.

Escucha la radioen directo

Cadena SER
Directo

Tu contenido empezará después de la publicidad

En directo

A continuación

Último boletín

Emisoras

Elige una emisora

Compartir

Suscríbete

Tu contenido empezará después de la publicidad