Hoy por HoyLa mirada
Opinión

En los zapatos de la reina

Si la reina, que es reina, tiene un trabajo fijo, pareja estable, formación, contactos, buena educación para sus hijas y la hipoteca pagada, no puede permitirse el lujo de andar cómodamente por la vida, ¿qué nos espera al resto de mujeres?

En los zapatos de la reina, lo sensato es alejarse del dolor

En los zapatos de la reina, lo sensato es alejarse del dolor

02:18

Compartir

El código iframe se ha copiado en el portapapeles

<iframe src="https://cadenaser.com/embed/audio/460/1666243377640/" width="100%" height="360" frameborder="0" allowfullscreen></iframe>

Madrid

Lo sensato en esta vida es alejarse del dolor. Ya que la biología, el paso del tiempo, la enfermedad y las contingencias propias de la existencia nos traen a menudo padecimientos que no podemos evitar, parece absurdo escoger voluntariamente el sufrimiento en vez de rehuirlo.

El masoquismo, en el que las mujeres hemos sido tan bien educadas (o tan mal educadas), es un comportamiento extraño, contrario a la vida y su disfrute. "Si quieres presumir, tienes que sufrir" me decía una esteticista mientras me arrancaba, uno a uno, los pelos de las cejas. Hoy en día el catálogo de procedimientos de modificación corporal a nuestro alcance es casi infinito y las posibilidades de que duelan, también.

&quot;Ha sido una sorpresa que las alpargatas de Cervera hayan llegado a la primera dama de EEUU&quot; (29/06/2022)

"Ha sido una sorpresa que las alpargatas de Cervera hayan llegado a la primera dama de EEUU" (29/06/2022)

08:56

Compartir

El código iframe se ha copiado en el portapapeles

<iframe src="https://cadenaser.com/embed/audio/460/1656525783719/" width="100%" height="360" frameborder="0" allowfullscreen></iframe>

Nos horroriza la antigua costumbre china de deformar los pies para empequeñecerlos, pero no tanto que tengamos que andar encaramadas en zapatos imposibles. Trascendió el otro día que la reina Letizia sufre neuroma de Morton, una afección del nervio de los dedos de los pies. No se me ocurre tortura más atroz que tener que aguantar horas erguida soportando las punzadas de un nervio atrofiado por un calzado diseñado para todo menos para andar.

Si la reina, que es reina, tiene un trabajo fijo, pareja estable, formación, contactos, buena educación para sus hijas y la hipoteca pagada, no puede permitirse el lujo de andar cómodamente por la vida, ¿qué nos espera al resto de mujeres? Entiendo que no será fácil estar siempre bajo el escrutinio de los focos, pero las posibilidades de cambio están infinitamente más al alcance de alguien en una posición de poder como ella que, pongamos por caso, la dependiente, recepcionista o azafata a quien se le exige llevar tacones no para presumir sino para pagar las facturas a final de mes.

Y si un día Letizia se decidiera a aliviar sus incomodidades, optando por calzado más saludable, tal vez contribuiría a liberar los pies de las que no están en condiciones de escoger libremente sus zapatos.

Doña Letizia y una de las premiadas de los &quot;Premios Reina Letizia 2021&quot; coinciden con el mismo vestido

Escucha la radioen directo

Cadena SER
Directo

Tu contenido empezará después de la publicidad

En directo

A continuación

Último boletín

Emisoras

Elige una emisora

Compartir

Suscríbete

Tu contenido empezará después de la publicidad