El cine en la SEREl cine en la SER
Cine y TV

El reencuentro de Luca Guadagnino y Timothée Chalamet: "Intento aportar mi verdad a cada papel"

El joven actor, convertido en estrella del nuevo Hollywood, vuelve a ponerse a las órdenes del director italiano cinco años después de 'Call me by your name' en la road movie caníbal 'Hasta los huesos: Bones and all'

'Hasta los huesos: Bones and all' | Entrevista a Luca Guadagnino y Timothée Chalamet

'Hasta los huesos: Bones and all' | Entrevista a Luca Guadagnino y Timothée Chalamet / Cadena SER

Madrid

Cinco años después de Call me by your name, el papel que le dio fama mundial, Timothée Chalamet vuelve a trabajar a las órdenes de Luca Guadagnino. El joven francoestadounidense es hoy uno de los actores más cotizados y un reclamo en cada alfombra roja. En este tiempo, ha trabajado con Greta Gerwig, Wes Anderson, Woody Allen o Denis Villeneuve y ha ido conformando una narrativa de estrella de un nuevo tiempo. “No sabría decirte. Esta puede ser una respuesta muy pretenciosa, pero lo voy a hacer de todos modos. Alan Rickman, en sus memorias, dijo algo así como que la actuación en realidad es solo expresar una culminación de experiencias. Y tengo un gran respeto por la gente que va a escuelas de interpretación y academias de teatro, pero por esa razón, la de Alan Rickman, esa siempre fue mi filosofía de actuación. No sé si cambié como actor tanto como que tuve un conjunto de experiencias en mi vida en los cinco años transcurridos entre estas películas”, responde a la Cadena SER desde Roma, donde presenta Hasta los huesos: Bones and all, la nueva película de director italiano.

Adaptación de la novela homónima de Camille DeAngelis publicada en 2015, Chalamet encabeza junto a Taylor Russell esta historia de dos jóvenes inadaptados y marginados, dos caníbales solitarios que no encajan en el mundo y emprenden un viaje sin rumbo. “La soledad es una parte importante de eso. Todos somos personas muy solitarias en nuestra condición. Puedes ver esa perspectiva con más claridad si ves una historia desde la perspectiva del diferente y, sinceramente, también me interesa esa idea del extraño porque yo me he sentido un outsider toda la vida. Probablemente por razones prácticas. Crecí en diferentes lugares, no solo en uno. Mi madre no es italiana, así que soy mitad italiano y mitad argelino. Mis ideas siempre han sido bastante excéntricas y, entonces, han hecho que desarrolle una especie de escepticismo, que está bien, no me quejo de ello. De hecho, me siento muy fuerte al respecto”, analiza y bromea Guadagnino sobre este drama romántico en el que vuelve a retratar a adolescentes en tránsito, como en su ultima serie We Are Who We Are, en su camino a la madurez.

Chalamet, con aspecto vampírico, encarna a un personaje escéptico que divaga por los márgenes de la América profunda hasta que encuentra un vínculo emocional. La cinta reflexiona, sangre y vísceras mediante, sobre la soledad, la identidad, el sentido de comunidad y ser el diferente. “Mi generación y la que viene están más dispuestas a afrontar las horribles verdades del pasado y hacerles frente para empezar a sanar”, empieza el actor a analizar la película y los temas que la conectan con el estado de ánimo de su generación. ”Estamos creciendo con la experiencia existencial del calentamiento global, con un colapso del panorama político en todo el mundo y con la aparición de gobiernos nacionalistas, esto hace que sea imposible no ver las cosas en un arco más amplio de injusticias morales y tratar de hacerles frente. Entonces, eso hace que las personas se sientan solas y en pánico, y busquen una comunidad y una agradable felicidad cuando la encuentran”, expone sobre una producción rodada durante la epidemia de COVID, situación que le ayudó a entrar en el papel según esa filosofía de actuación que citaba. "De forma instintiva, en el momento en que la rodamos me sentí completamente aislado y fuera de mí hasta aprender a ser Lee, a interpretar a Lee y sentirlo al alcance de mi mano”.

Hasta los huesos: Bones and all es la primera incursión en territorio americano de Luca Guadagnino. El italiano, que sí había rodado en inglés, ganó el premio a mejor director en Venecia con esta road movie caníbal que también es un viaje transformador por el Medio Oeste en la era Reagan. “El viaje es así porque sabes dónde empiezas pero no sabes dónde acabas, Así que, en cierto modo, es por lo desconocido. Y al viajar por lo desconocido, por supuesto, cambias. He estado en Estados Unidos muchas veces, pero sinceramente he conocido el Medio Oeste para esta película. Y aprendí mucho, aprendí lo inmenso que es el país, aprendí cómo el capitalismo ha dejado atrás a mucha gente allí, pero aún así tienen un gran sentido de comunidad, una gran generosidad y una actitud receptiva. Y espero que, viendo la película, quede claro que toda la gente que la hizo y yo, empezando por el maravilloso reparto, intentamos estar a la altura de los lugares y de las personas que estamos describiendo. No queríamos ponernos por encima de algo ni mirar desde arriba La película está muy arraigada en el Medio Oeste. Y en este sentido hay una sensación de pertenencia y al mismo tiempo de asombro, porque descubrimos los lugares conforme los descubrían Maren y Lee”, detalla sobre este retrato más íntimo que político de un país y un tiempo.

A sus 26 años Chalamet comparte con este personaje la búsqueda permanente y la exposición social. En el filme porque es un ‘bicho raro’ a la deriva, en la realidad porque es uno de los actores más perseguidos y se considera que está redefiniendo la masculinidad en el cine moderno. “Como siempre digo, el arte depende de la interpretación del público, bueno eso también es bastante pretencioso, pero todo está en los ojos del que interpreta. No hay ningún esfuerzo consciente para eso. Intento aportar mi verdad a cada papel y, por suerte, Luca me ha permitido en dos proyectos expresar mi sinceridad a través de estos maravillosos personajes. O al menos intentarlo”, contesta echando balones fuera sobre si encarna un nuevo tipo de hombre en el Hollywood post MeToo. Esa sensación de huida, de escapar del ojo ajeno que puede sentir Chalamet, está presente también en toda la película. Para Guadagnino, sin embargo, el cine y el arte existen para confrontar. “El arte es una provocación, ¿no? Es como lanzar una bomba en medio de un lugar. Así que no siento que se trate de huir de lo que piensan los demás, se trata más bien de decir: aquí estoy. En realidad, probablemente sea lo contrario. Una buena obra de arte lidia contigo, interactúa contigo de una manera que no vas a ser el mismo después de conocer esa obra de arte. No estoy hablando de nuestra película, y si alguien piensa que es una obra de arte, nos sentimos honrados. No pensamos así. Pero si pienso en el arte en general siempre ha tenido un impacto muy fuerte que me ha cambiado”, razona.

Temía Guadagnino que la película pudiera leerse como una provocación, al hablar de un tema tabú, el canibalismo. Y más después de la polémica y los rumores sobre Armie Hammer, el otro protagonista de Call me by your name. Sin embargo, la levedad de la historia ni siquiera ha abierto ese melón. "Se trata de querer encontrar lo posible en lo imposible. Eso me parece muy interesante. Por ejemplo, ¿cómo puedes superar algo que parece insuperable? ¿Cómo cambias el curso de tu naturaleza? ¿Qué es la naturaleza? ¿Cuál es tu naturaleza? ¿Cómo puedes cambiar eso? Es algo que también tiene que ver con crecer y ser un niño y luego convertirse en adulto", concluye el director, más interesado en el amor como única salida, en sus anhelos y desesperanzas, que en trazar un retrato más amplio de una tierra y una época.

Escucha la radioen directo

Cadena SER
Directo

Tu contenido empezará después de la publicidad

En directo

A continuación

Último boletín

Emisoras

Elige una emisora

Compartir

Suscríbete

Tu contenido empezará después de la publicidad