Hora 14Hora 14
Política

Hombres sensibles y mujeres lloronas: doble rasero también en política

Ser mujer y ser señalada, más que un hombre, por dedicarse a la política: la renuncia de la primera ministra de Nueva Zelanda abre un debate que no es ajeno a España

Hombres sensibles y mujeres lloronas

Hombres sensibles y mujeres lloronas

01:58

Compartir

El código iframe se ha copiado en el portapapeles

<iframe src="https://cadenaser.com/embed/audio/460/1674138556815/" width="100%" height="360" frameborder="0" allowfullscreen></iframe>

Madrid

A la primera ministra de Nueva Zelanda, a Jacinda Ardern, le han hecho la vida imposible. Por ser joven, mujer y por dedicarse a la política. Ahora, antes incluso de finalizar su mandato, ha anunciado que se va y que renuncia a un puesto en que ha tenido que soportar ataques de todo tipo: "No tengo más energía para seguir con este trabajo", decía. La laborista lo deja y va a dedicar más tiempo a los suyos.

Más información

Un político soporta muchas críticas, mucha presión, y surge la misma cuestión trasladando el asunto a España. En la prensa o en un debate en el Congreso, el hecho de ser política, ¿condiciona esas críticas o convierte esos ataques, en ataques machistas?

¡Bruja!

Contra las mujeres en el Congreso hemos escuchado descalificaciones que incluyen un "¡bruja!" desde la bancada de Vox:

Un diputado de Vox insulta llamando &quot;bruja&quot; a la socialista Laura Berja en el Congreso

Pero tuvieron justificación incluida de la formación de Abascal que llegaron a apuntar que "la brujería es una actividad legal en España desde hace 200 años". Ante la escasa originalidad en la justificación del insulto de Vox estuvo mejor la respuesta de la diputada insultada en Twitter:

Mujer de...

Tampoco ha faltado en la política española la crítica a través de las relaciones personales. La ministra de Igualdad está acostumbrada a ellas. En el Ayuntamiento de Zaragoza una concejal de Ciudadanos llegó a decir que era ministra "porque las ha fecundado el macho alfa":

Una actitud que en el pasado, y sin expresiones burdas como la de la fecundación del macho alfa, ya había realizado el propio Pablo Iglesias en televisión:

Las lágrimas de Obama

Hoy hay quien llama hoy a la primera ministra de Nueva Zelanada llorona porque las mujeres con cargos de responsabilidad reciben críticas que en ocasiones los hombres no. Lo analizaba esta mañana en 'El abierto' de 'Hoy por hoy' Verónica Fumanal, que es experta en comunicación política: "Las mujeres nunca tenemos el nivel perfecto para estar en lugares de responsabilidad. Porque somos muy hijas de puta o porque somos muy blandas", señalaba Fumanal.

&quot;Somos hijas de puta o somos muy blandas&quot;: Verónica Fumanal, sobre el machismo estructural que sufren las mujeres

Y esa misma crítica que vemos hoy en el caso de Nueva Zelanda, apunta la tertuliana de 'Hoy por hoy', no lo vimos cuando quien se despedía era Obama de la Casa Blanca:

Llorona e histérica

Hay casos como el de Irene Montero en el que la crítica puede recibirla por una cosa y por la contraria. Ya sea por la emoción, por llorar en público como por mostrar una actitud de enfrentamiento. "Si una mujer sale con una visión más empática de la política, más de los cuidados... Se le dice que no está hecha para los mimbres del poder y que tiene que ir para casa", comenta Fumanal. Así que en las ocasiones que Irene Montero ha llorado al despedir a una compañera, o al hablar de violencia de género, se ha convertido -como la primera ministra de Nueva Zelanda- en otra "llorona". Pero también ha recibido la crítica opuesta cuando ha alzado la voz.

Fashion pero fea

Ocurre lo mismo con el aspecto físico. Tanto mujeres como hombres de Podemos han tenido que escuchar críticas por su vestimenta, por su peinado, etc. Que se refuerza en el caso de las mujeres: hay quien ha tenido que escuchar poner en duda su higiene más básica. Pero en este caso también es curioso porque ocurre lo contrario. La vicepresidenta Yolanda Díaz ha sido "la fashionaria" y "fea" en un mismo ataque de Vox:

La marioneta

Aspecto, higiene, sentimientos, tono... Y por supuesto -ocurre bastante en el caso de la presidenta madrileña Isabel Díaz Ayuso- marionetismo, una crítica a su independencia:

Pero no ocurre solo en la política, apunta Verónica Fumanal a cargos directivos en las empresas: "A las directivas también les pasa. Y es un fenómeno -el liderazgo- que está tremendamente aparejado y condicionado por si eres hombre o mujer. Se te juzga con las mismas atribuciones personales de formas completamente diferentes".

Y fuera de la política, discursos como este publicado en una cuenta de TikTok con cuatro millones de seguidores:

Escucha la radioen directo

Cadena SER
Directo

Tu contenido empezará después de la publicidad

En directo

A continuación

Último boletín

Emisoras

Elige una emisora

Compartir

Suscríbete

Tu contenido empezará después de la publicidad