Sociedad

'Nepo babies' o cómo la meritocracia se ha convertido en la nueva batalla perdida de internet

Son privilegiados y a menudo se parecen a sus famosos padres. Ellos son los 'nepo babies' o 'hijos de nepotismo', un nuevo término que si bien (aún) no se ha generalizado en la cultura popular española, su cada vez más frecuente aparición en artículos y redes sociales parece indicar que ha venido para quedarse

Miguel Bernardeau, Maya Hawke y Tamara Falcó

Los usuarios de internet siguen ideando nuevas formas de bautizar conceptos que ya conocemos. Y en esta ocasión les ha tocado a los hijos de los famosos, o como han pasado a ser conocidos ahora: 'nepo babies'. La periodista y referente en el tema en TikTok, Marina Ortiz, explica qué significa ser un 'nepo baby': "Lo que aquí toda la vida se ha llamado 'hijos de'. Es el hijo de alguien que obtiene privilegios especiales en el ambiente laboral por la intervención o fama de sus padres".

Más información

Un término, empapado en reproches a las nuevas celebridades, que como no podría ser de otro modo, ha nacido en las entrañas de internet, dando pie a lo que parece haberse planteado como una nueva lucha de clases: los hijos de los famosos que logran llegar al estrellato gracias a su apellido, versus los aspirantes anónimos que desean entrar en mundos tan expuestos y complejos como son el cine, la música o los negocios. Una lucha, encabezada por la generación Z, de jóvenes nacidos entre 1997 y 2012, que se ha propuesto dar a aquellos que lo tienen todo una lección de humildad, aunque por supuesto, a su manera.

Resurge el debate

Dedicarse a la profesión familiar no es nada nuevo, tampoco entre famosos. Así lo explica el periodista estadounidense Nate Jones: "Es normal que un hijo quiera seguir los pasos de sus padres, y es comprensible que un padre quiera ayudar a su hijo". Sin embargo, frente a los focos, esta dinámica adquiere otra dimensión: "Cuando lo ves con perspectiva, puedes comprobar cómo estos privilegios heredados dan como resultado un campo de juego desigual, siendo este un terreno extremadamente visible y lucrativo". En su artículo 'How a Nepo Baby is Born' (Cómo nace un 'nepo baby'), publicado en la revista New York, Nate Jones habla sobre cómo cada vez resulta más evidente que los hijos de las celebridades están sucediendo a sus progenitores. Especialmente, en el mundo del espectáculo.

El artículo ya se ha convertido en referente en el tema y ha sido publicado junto a una polémica portada en la que aparecen los ‘nepo babies’ del momento de Hollywood. Entre ellos se encuentran desde la protagonista de Emily in Paris, Lily Collins, hija del compositor Phil Collins, a otros como Maya Hawke, quien guarda un gran parecido con su madre, Uma Thurman, y que encarna a Robin en Stranger Things, una de las series más populares de Netflix, la modelo Lily-Rose Depp, hija de Johnny Depp, y así hasta completar una larga lista de promesas.

¿El motivo de su éxito? Existe un debate al respecto. Por supuesto, entra en juego el talento, heredado o no, de cada 'nepo baby', pero no siempre es exclusivo. El nombre y apariencia de los mismos también pueden ser clave si lo primero falla. A esto hay que sumarle el hecho de que con internet las reglas del juego hayan cambiado. Y es que si bien la llegada de la red ha favorecido la democratización de los contenidos y oportunidades, con esa idea tradicional de que ‘solo necesitas un móvil para triunfar’, los hijos del nepotismo también se han topado aquí con una forma de partir con ventaja, ya que la cantidad de 'me gusta' sí marca la diferencia a la hora de conseguir oportunidades laborales.

Marina Ortiz lo razona alegando que "los hijos de famosos siempre van a tener más notoriedad porque se llevan más atención mediática, así que las marcas y los productores también apuestan más por ellos". A lo que, a su juicio, hay que sumarle el hecho de que el público siga sintiendo curiosidad a la hora de ver los parecidos que estos guardan con sus progenitores, o incluso "ver si el hijo tiene el mismo talento que el padre… ya 'conocen' a esa persona aunque no sepan ni su nombre, porque ha visto la evolución de su padre y/o madre".

"Hazte con todos"

Nate Jones reconoce que fue su editora, Gazelle Emami, quien le propuso la idea sobre el artículo al sumergirse "en el agujero de los ‘nepo babies’ en TikTok a principios de 2022". Su objetivo era hacer una "taxonomía" de cada 'nepo baby' de Hollywood. "Había un elemento de 'hazte con todos' en la tarea", reconoce. Sin embargo, no han sido los únicos en sumarse a este cometido.

Desenmascarar a los hijos del nepotismo se ha convertido en la nueva obsesión de las redes, y Marina lo sabe de primera mano. Además de periodista, es la encargada de llevar la cuenta de TikTok, @thenmarina, a la que ya siguen más de 63.000 usuarios, y en la que cuenta con cerca de 7 millones de 'me gusta'. "Mi cuenta empezó a funcionar con el tema de la cultura pop en verano, cuando hice algunos vídeos sobre el Festival de Cine de Venecia y la gente me pedía explicaciones de temas relacionados, así que me metí de lleno. Fue una amiga quién me sugirió que hiciera una serie de 'nepo babies' españoles cuando en Estados Unidos el tema empezaba a coger fuerza este otoño", explica.

Desde entonces ha creado diversas ‘series’ en las que desmiente, a menudo por petición popular, si algún famoso es efectivamente un 'nepo baby', y es que la línea es bastante difusa. El calificativo también puede salpicar a mundos como el empresarial o monárquico, y no necesariamente tienen que seguir la carrera de sus padres para ser considerados como tal. En cualquier caso, entre las celebridades analizadas, Marina señala a caras conocidas en el panorama español como Gabriel Guevara hijo de la vedette Marlene Mourreau, Tamara Falcó y su hermano Enrique Iglesias, hijos de la socialité Isabel Preysler, la influencer Anna Padilla, hija de la presentadora y actriz Paz Padilla, Alba Flores y Elena Furiase, pertenecientes a la familia de los Flores, y una larga lista de hijos de personalidades famosas, donde otros usuarios también llegan a incluir a la sobrina del actual rey, Victoria Federica, o uno de los nombres que más han estado sonando los últimos días, Bad Gyal, hija del actor catalán Eduard Farelo.

Pese al revuelo que pueda causar el señalar a una personalidad como hijo o hija del nepotismo, Marina puntualiza que el término "en España no se usa en absoluto, pero TikTok es una burbuja y si lo utilizas la app puede dar la sensación de que todo el mundo lo conoce".

TikTok y la generación Z

La burbuja está formada predominantemente por dos grupos de edad. De acuerdo con la web 'Statista' en 2021, el 41,44% de los usuarios de TikTok en España tenían entre 18-24 años, mientras que el 23,71% de los mismos se encontraba en una franja de edad que va de los 25 a los 34 años, reafirmándose así como una de las redes sociales más populares entre la generación Z, de la que muchos ‘nepo babies’ también forman parte, y que casualmente se encuentra en edad de incorporación al mercado laboral.

Estas tres premisas son las que ayudan a explicar que la curiosidad y admiración que tradicionalmente han despertado las nuevas estrellas, esté transformándose en indignación entre las nuevas generaciones, según vuelve a explicar Marina: "Creo que la generación Z, que está ahora entrando en el mundo laboral, está dándose cuenta de que hay más enchufismo y privilegio del que pensaban y las redes sociales son simplemente el vehículo de la información". El periodista de Nate Jones sigue esta teoría aseverando que cada generación "reformula la conversación sobre el nepotismo en su propia imagen. La generación X tuvo a Sofía Coppola en la tercera entrega de El Padrino". Sin embargo, recalca que el estilo de la generación Z “es ligeramente diferente", ya que "utiliza el lenguaje sociológico pop de las redes sociales, y a menudo se basa en una 'llamada de atención’ nombrando y avergonzando a los 'nepo babies' en TikTok, Twitter o Instagram".

Y es que esto último supone un punto de inflexión. Las redes sociales han facilitado ahora más que nunca el poder contactar con personas que tradicionalmente serían inalcanzables, y hacerles llegar comentarios, con una alta probabilidad de que estos finalmente sean vistos por su receptor y en ocasiones se puedan “ver obligados a responder”, continúa Nate. Sin embargo, los comentarios rápidamente desembocan en acoso o "cyber-bullying", que se suele manifestar a través de insultos, o de forma más precisa, cuestionando la valía y talento de los nuevos artistas, y su capacidad de lograr hacerse un nombre por sí mismos.

Más información

De esta forma, no resulta extraño que muchos de ellos intenten distanciarse o directamente ocultar esta relación familiar, rehuyendo del término y todo lo que conlleva. Dentro del panorama español, Miguel Bernardeau, quien se dio a conocer mundialmente por su papel en 'Élite', reconoce que ha estado dispuesto a rechazar proyectos en lo que también estuviera implicado su padre, Miguel Ángel Bernardeau, uno de los productores más importantes del país. Como cuenta el propio actor en una entrevista con Fotogramas, fue el guionista Joaquín Oristrell quien planteó la idea de la que se acabaría convirtiendo en la serie de Disney + ‘La última’, durante una comida familiar, en la que también estaba presente el productor. Bernardeau en un principio se negó a participar en el proyecto, ya que no quería trabajar con su padre. "No me gusta mezclar la vida personal con la profesional. Al final, uno intenta escapar de ser 'hijo de' cuando es hijo de alguien como mi padre", aseguró al medio durante una de las entrevistas promocionales de la serie que finalmente protagonizó junto a su ya expareja Aitana.

"No tiene sentido"

Esta conversación sobre la falta de talento o humildad se ha vuelto común. Y como es evidente, ya no se encuentra tan limitada a las redes sociales. Los medios de comunicación han empezado a preguntar a las celebridades al respecto, y no todas las respuestas valen, como demostró en esta ocasión Lily-Rose Depp. La hija de Johnny Depp y la modelo, Vanessa Paradis, en una entrevista con ELLE se quiso desmarcar de las acusaciones de ser una hija del nepotismo asegurando que "no tenía sentido", y apostando por la idea de que "internet se preocupa mucho más por quien es tu familia que la gente que está realizando casting. Quizás logres poner un pie en la puerta (...) pero hay mucho más trabajo que hacer después". Unas declaraciones que también fueron muy criticadas por sus compañeras de la industria, entre las que se encuentra la supermodelo Vittoria Ceretti, quien publicó un post haciendo referencia a esta entrevista, en el que se podía leer: "Sé que no es tu culpa, pero por favor, valora y se consiente de la posición de la que vienes".

Llegados a este punto cabe preguntarse, ¿qué es lo que la generación Z le está pidiendo realmente a los ‘nepo babies’?, ¿renunciar a una posible carrera? Hay diversidad de opiniones. No obstante, parece que la exigencia predominante no es tan radical, y Ceretti la resume de forma bastante acertada en ese último alegato: "Sé consciente de la posición de la que vienes". Y es que, como asegura Nate Jones, los ‘nepo babies’ cuentan con dos opciones ‘correctas’ para afrontar las acusaciones. La primera es reconocer que efectivamente "has tenido un empujón, que por lo que he podido comprobar suele funcionar bien online, incluso si no detiene el odio por completo", y la segunda "no decir nada al respecto".

Meritocracia y humildad

Parece que al fin y al cabo, la problemática en la existencia de los ‘nepo babies’ puede resumirse en la crítica a esta falta de humildad o reconocimiento de los privilegios con los que muchos parten, y el cuestionamiento de un sistema basado en la meritocracia que han vendido a los jóvenes desde que nacieron, y que este enchufismo tan mediático les está haciendo cuestionar, puesto que "ellos iluminan todas las formas en las que el talento y el trabajo duro no son suficientes. Los ‘nepo babies’ que prevalecen suelen tener un nivel básico de talento, pero no puedes ignorar que el entretenimiento es una industria en la que poner el pie en la puerta es el 90% del trabajo", finaliza Jones. No obstante, como la mayor parte de las causas en internet, esta lucha contra las nuevas celebridades no parece que vaya a llegar más allá de un acoso, en ocasiones excesivo, a través de las redes sociales y un par de preguntas incómodas en entrevistas y alfombras rojas, que en ningún momento amenazan con sacudir los cimientos de industria tan relevantes como la del entretenimiento.

El negocio de los niños de los influencers

01:57

Compartir

El código iframe se ha copiado en el portapapeles

<iframe src="https://cadenaser.com/embed/audio/460/1670170050878/" width="100%" height="360" frameborder="0" allowfullscreen></iframe>

 
  • Cadena SER

  •  
Programación
Cadena SER

Hoy por Hoy

Àngels Barceló

Comparte

Compartir desde el minuto: 00:00