La Hora ExtraLa Hora Extra
Ocio y cultura

Nada de memoria histórica, besos LGTBI ni feminismo: así aplica Vox su política de censura cultural por su contenido

Vox aplica su agenda cultural en los ayuntamientos que gobierna el PP y retira obras de teatro y películas que hablan de sexo, de la Guerra Civil, del feminismo o la memoria histórica

Imágenes de la película 'Lightyear', de Walt Disney Co.

Tras las elecciones del 28 de mayo y los pactos entre el PP y Vox se ha dado una constante en multitud de ayuntamientos e incluso en gobiernos regionales y es que la formación de extrema derecha se quedaba con la cultura. El Gobierno de Castilla y León, el de Valencia, el ayuntamiento de Valladolid y el de Burgos, entre otros ejemplos. En menos de cien días en el poder ya ha empezado a aplicar su agenda cultural. A la retirada de las banderas LGTBIQ de los ayuntamientos, a las que el vicepresidente de Castilla y León, Juan García-Gallardo, se refirió como "un trapo arcoíris". Se suma también una política cultural que busca eliminar aquellas obras de teatro, ya programadas por las anteriores corporaciones, por su contenido. Unas veces admiten abiertamente que es por cuestiones ideológicas, como un beso entre dos mujeres, pero otras alegan causas económicas o de seguridad.

Es cierto que ya habían ocurrido episodios de este tipo, al menos en la Comunidad de Madrid, que hacían sospechar el alineamiento ideológico de Vox, convertido en socio del Partido Popular. Ahí está el caso de Paco Bezerra, Premio Nacional de Literatura Dramática. El dramaturgo vio cómo los Teatros del Canal, dependientes de la consejería que presidía Marta Rivera de la Cruz, retiraban Muero porque no muero, obra para la que había obtenido varias subvenciones europeas. Le dijeron que por motivos económicos, pero el director denunció que Vox había presionado para evitar que se representara una obra que ponía a Santa Teresa como una prostituta que vuelve al Madrid actual. Pero una vez en las instituciones y en plena campaña electoral por las generales, la cantidad de obras canceladas ha empezado a crecer.

Nada de memoria histórica: El mar, visión de unos niños que no lo han visto nunca en Briviesca (Burgos)

El mar: visión de unos niños que no lo han visto nunca es una obra dirigida por Xavier Bobés y Alberto Conejero, finalista en los premios MAX y en los Premis de la Crítica, que se estrenó en el Teatro de la Abadía de Madrid este otoño. Iba a representarse el 15 de julio en el Patio del Hospitalillo de Briviesca, municipio burgalés, según el acuerdo al que habían llegado los artistas con el anterior equipo de gobierno, del PSOE (ahora es del PP y Vox). La función ya se había anunciado en un periódico local. A tres semanas de su estreno, la han cancelado. "La obra se ocupa de la figura de Antoni Benaiges y de su concepción de la escuela como un espacio de dignidad y de libertad. Benaiges impartió clases en Bañuelos de Bureba, de 1934 a 1936. La capital de la Bureba es Briviesca. Es por eso que la cancelación de la función precisamente allí nos resulta sombría por las resonancias con la historia", dice uno de los directores a la Cadena SER.

"El ayuntamiento de entonces nos dio la fecha y el espacio, un lugar donde se habían celebrado ya varios conciertos", dice Xavier Bobés. La compañía había estado trabajando para asegurar las mejores condiciones técnicas para un espectáculo que usa el vídeo, las luces y el sonido para contar la historia de un maestro republicano que quiere llevar a sus alumnos a que conozcan el mar, pero estalla la guerra. "No hubo ningún problema con la empresa técnica, nos dijeron que todo estaba bien". Fue el lunes pasado cuando llamaron de nuevo para comunicar que el alcalde decía que no se podía hacer por un tema presupuestario, que era un gasto excesivo. Bobés pidió entonces que eso se pusiera por escrito y fue cuando recibió ese email en el que habían añadido que el espacio no cumplía los requisitos.

Píxar cancelado: Buzzlightyear en Santa María de Bezana (Cantabria)

Pero no solo el teatro molesta a los concejales de Vox y del PP. También el cine. Este pasado sábado se daba a conocer la decisión de la concejalía de cultura del municipio cántabro de Santa María de Bezana, en manos de Manuela Bolado, de Vox, que se quitaba de la programación cultural del verano la película infantil Buzzlightyear. El motivo: una escena en la que aparecen dos mujeres besándose. Una noticia que suele aparecer en los medios de comunicación cuando China o Arabia Saudí censuran una escena de las películas de Hollywood, pero que ocurre por primera vez en mucho tiempo, en nuestro país. El filme es una de las producciones de Pixar, la gran empresa del cine de animación, y que depende de Disney, y básicamente era un spin off de la clásica saga Toy Story.

Esta decisión coincide con la petición impulsada por el colectivo ultracatólico CitizenGo, un HazteOir internacional, que lanzó una campaña criticando a la productora por ser "un rehén de los activistas LGTB empeñados en corromper" a los niños "mediante el adoctrinamiento homosexual

Lope de Vega tampoco encaja: La villana de Getafe en Getafe

Tampoco le ha gustado a VOX La villana de Getafe, de Lope de Vega, que se representó en esta localidad madrileña, donde gobierna el PSOE, el pasado 25 de junio. Uno de los concejales de Vox, que está en la oposición, ha pedido al Ayuntamiento que se retiren las insinuaciones sexuales de la obra. Un texto del Siglo de Oro español, la época donde nuestro teatro brilló gracias a autores como Lope o Calderón, emblemas de la literatura en español. La alcaldesa de Getafe, Sara Hernández, del PSOE, ya ha respondido que ellos no entran en el contenido de las obras que programan. Vox sabía que no iba a conseguir cambiar nada, pero utilizó el pleno para seguir con ese mensaje en plena pre-campaña.

Sin feminismo. El clásico Orlando, de Virginia Woolf

No se ha librado la autora Virginia Woolf, una autora imprescindible para entender la literatura de los últimos siglos y referente de muchas escritoras actuales gracias a obras como La señora Dalloway o Una habitación propia. Pues bien, otro ayuntamiento de Madrid, el de Vademorillo, donde el partido de extrema derecha Vox dirige la concejalía de Cultura, tras la salida de Ciudadanos del ejecutivo local, ha decidido cancelar una versión del famoso Olarlando. Una novela que abarca cinco siglos y que sigue a un aristócrata que va cambiando de género. Un clásico de la literatura censurado ahora, cuando lleva desde 1928 publicado y siendo versionado en teatro o en cine. Fue la compañía teatral Teatro Defondo, con 21 años de trayectoria profesional, quien denunció públicamente el "veto ideológico" del gobierno local y pidió al PP, que preside la corporación municipal que explicara lo ocurrido y defendiera ese acto de censura o retirarían otra obra que tienen programa en ese mismo lugar.

El productor de la compañía, Pablo Huertos explicaba que la concejala de Vox, Victoria Amparo Gil Movellán, alegó motivos económicos, pero que el espectáculo es mucho más barato que la media. Ha denunciado, con ello, que la decisión constituye un atentado contra la libertad de expresión y la cultura. "Ni esta ni ninguna pieza artística debe ser objeto de censura política en un Estado de Derecho", decía en Hora 25 en la Cadena SER. La representación había sido acordada con el equipo de gobierno anterior a las elecciones del 28 de mayo e iba a tener lugar el 25 de noviembre de 2023 dentro del festival 7 Villas de la Comunidad de Madrid. La representación ha sido finalista en los XXII Premios Max y ganadora del XXI certamen para directoras de escena Ciudad de Torrejón de Ardoz, entre otros reconocimientos.

NUA, radiografia d’un trastorn en Mallorca

La actriz Ann Perelló ha denunciado también la cancelación de tres funciones en Mallorca de la obra NUA, radiografia d’un trastorn (radiografía de un trastorno, en castellano) debido a que su contenido no va en sintonía con "la línea de espectáculos que se programarán con los nuevos cambios de gobierno", según ha comunicado la propia actriz. "Estoy bastante con los pelos de punta. El viernes nos comunicaron que tres funciones de #NUAradiografia en Mallorca no se harían porque 'no es la línea de espectáculos' que programarán con los nuevos cambios de gobierno. Me pregunto cuál es la 'línea que programarán', pero sobre todo me pregunto si saben que los TACS, el dolor que va asociado a estos trastornos y en general la salud mental no tiene de partidos ni de política", ha comentado la actriz en Twitter. La actriz no ha especificado en qué centro cultural ha sido suspendido el evento, pero sí que está gestionado por el Ajuntament de Palma, que ahora gobierna el Partido Popular en solitario tras las fallidas negociaciones con Vox.

Adiós a las lenguas cooficiales

Uno de los puntos del acuerdo entre PP y Vox en la Comunitat Valenciana tiene que ver con el uso del la lengua, el valenciano, en el que han escrito los grandes nombres de la literatura de la región. Tampoco en Gijón gusta la cultura en la lengua propia y Vox ya ha anunciado su intención de no programar música en asturiano. El manifiesto Música n'asturianu SÍ, denuncia que esto es una vulneración de derechos gravísima. "Te dirán que vives en una dictadura woke, pero en realidad los dictadores son ellos", escribía el músico Rodrigo Cuevas.

Pepa Blanes

Pepa Blanes

Es jefa de Cultura de la Cadena SER. Licenciada en Periodismo por la UCM y Máster en Análisis Sociocultural...

 
  • Cadena SER

  •  
Programación
Cadena SER

Hoy por Hoy

Àngels Barceló

Comparte

Compartir desde el minuto: 00:00