Hora 14Hora 14
Economía y negocios

El machismo económico 'Mundial' en el fútbol

El machismo económico en el fútbol internacional es —literalmente— "de Mundial". Y no, los mundiales masculinos no son máquinas de ganar dinero

Comparativa entre el Mundial masculino de Qatar y el femenino de Australia.

Madrid

La FIFA —el organismo del que cuelga la Federación de Rubiales— asignó para el pasado mundial masculino 440 millones de dólares, mientras que el femenino apenas tuvo una asignación de una cuarta parte, en concreto 110 millones. La asignación femenina no sólo es mucho menor sino que hasta el año 2019, había rondado los 30 millones de dólares y únicamente recibió un mayor presupuesto cuando las jugadoras de selecciones como la estadounidense comenzaron a protestar por el desequilibrio financiero.

El machismo económico 'Mundial' en el fútbol

03:20

Compartir

El código iframe se ha copiado en el portapapeles

<iframe src="https://cadenaser.com/embed/audio/460/1695387240_236_cut/" width="100%" height="360" frameborder="0" allowfullscreen></iframe>

De hecho, la FIFA tiene una asignación absolutamente desigual para el fútbol de hombres y el de mujeres, de forma que las competiciones masculinas suman un presupuesto de 1.696 millones de dólares, casi el cuádruple del dinero que asignó al fútbol femenino, que contaba con una dotación de 435 millones de dólares.

Esa diferencia se nota especialmente entre ellos y ellas si se observa a los ganadores de los mundiales:

  • La selección argentina se embolsó por ganar el mundial de Qatar en 2022 unos 42 millones de dólares. Por su parte, la selección española apenas ha ingresado 4,29 millones por ganar el Mundial de Australia en 2023. Los ingresos de ellos multiplican por 10 a los de ellas no sólo entre los ganadores.
  • Quienes se clasifican para el mundial masculino reciben siete veces más si son hombres que si son mujeres: unos 18 millones de dólares, mientras que para las selecciones femeninas, la dotación es de 2,4 millones.

Presupuessto FIFA para las competiciones masculinas y femenina.

La falacia de la rentabilidad

El argumento con que se han defendido estas diferencias salariales ha sido siempre el de la rentabilidad del fútbol masculino. Y, si bien, las ligas nacionales y algunas competiciones internacionales como al Champions League resultan altamente rentables para los clubes que participan, lo cierto es que los mundiales de fútbol masculinos han sido grandes máquinas de perder dinero y han servido más bien para la promoción del país que los acoge.

De los 14 últimos mundiales que se han disputado sólo México en 1986 obtuvo más ingresos que gastos, según los datos de The Economist Intelligence Unit. Rusia en 2018 asegura haber sido rentable económicamente, pero la contabilidad del gobierno Putin resulta difícilmente creíble.

El mundial masculino se salda con pérdidas en 12 de 14 Mundiales.

De hecho, se ha producido una paradoja en la rentabilidad del fútbol femenino. La venta de derechos de televisón se ha producido a precios tan bajos que Televisión Española que pagó 37,6 millones de euros por el mundial masculino en Qatar ha terminado presentando una oferta que no llegaba al 5% de esa cantidad para el femenino de Australia. Con un presupuesto minúsculo, la televisión pública se ha topado con una audiencia masiva que llegó a los 6,3 millones de espectadores en su minuto de oro en la final, todo a precio de saldo. Esa paradoja de la escasa inversión y el enorme retorno obtenido han convertido al fútbol femenino en un espectáculo más rentable por euro invertido que las competiciones masculinas.

 
  • Cadena SER

  •  
Programación
Cadena SER

Hoy por Hoy

Àngels Barceló

Comparte

Compartir desde el minuto: 00:00