Internacional

Irlanda y Reino Unido advierte a sus ciudadanos que vayan a viajar a España por la presencia de un parásito intestinal en el agua

Las autoridades sanitarias de ambos países han detectado un aumento de los casos de este parásito intestinal en turistas que han visitado España

Turistas británicos toman el sol en la piscina de un hotel de Benidorm. / Sonia Martín

Los contagios en España por un parásito intestinal asociado a piscinas y aguas recreativas (Cryptosporidiosis) casi se han cuadruplicado en los últimos nueve meses (más de 3.000 hasta el 19 de septiembre de 2023, frente a los 805 detectados en 2022), según han notificado las autonomías al Ministerio de Sanidad.

Por su parte, desde Irlanda han emitido un comunicado en el que advierten a sus ciudadanos sobre este parásito y les pide "no consumir bebidas con hielo", "revisar si el agua del grifo está tratada" u olerla "para detectar el olor a lejía del cloro".

Así, tras recibir también el Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias Sanitarias (CCAES) comunicación de Irlanda y Reino Unido de un mayor número de casos de este parásito intestinal en turistas británicos e irlandeses que habían pasado su estancia en España, Sanidad Ambiental ha activado un grupo de trabajo para "mejorar la vigilancia de este protozoo", ha informado el Ministerio de Sanidad.

Más información

La cryptosporidiosis es una enfermedad gastrointestinal causada por un protozoo del género crytoporidium, y su transmisión suele producirse a través de aguas residuales o contaminación del agua de las piscinas, o directamente por contacto con la persona enferma.

El cuadro clínico se caracteriza por una diarrea acuosa que puede acompañarse de calambres abdominales, pérdida de apetito, febrícula, náuseas, vómitos y pérdida de peso, aunque también es habitual que la infección curse de forma asintomática.

Según el último informe epidemiológico sobre la situación de la cryptosporidiosis referido a 2022, en España los contagios por este parásito son de declaración obligatoria. En 2022 (los datos de 2023 no están cerrados), las comunidades autónomas notificaron 805 casos, lo que supone una incidencia acumulada de 1,84 casos por 100.000 habitantes.

Ese año, las incidencias acumuladas más elevadas se observaron en el País Vasco (13,29 casos por 100.000 habitantes), seguido de Navarra (11,79), La Rioja (6,31) y Cataluña (3,36). Baleares, Galicia y las ciudades autónomas de Ceuta y Melilla fueron las únicas, que el año pasado, no notificaron ningún caso.

Según este informe, ya en 2022 se detectó un ligero aumento respecto a un año antes y el grupo más afectado fue el de menores de 5 años. La mayoría de los casos se concentraron en verano y otoño, a diferencia de años previos cuando la infección por este parásito aparecía en época estival.

 
  • Cadena SER

  •  
Programación
Cadena SER

Hoy por Hoy

Àngels Barceló

Comparte

Compartir desde el minuto: 00:00