Sociedad

Galicia, Asturias y Cantabria elevan a nivel 2 la alerta por los pellets, mientras que Euskadi se blinda por si llegan antes de lo previsto a sus costas

La ministra de Transición Ecológica afirma que la ayuda del Gobierno comenzará a llegar este miércoles a algunas de las zonas afectadas

Pellets mezclados con arena en la playa coruñesa de O Portiño. / Cabalar (EFE)

Madrid

La crisis medioambiental de los pellets mantiene en vilo a toda la costa norte de España. Galicia es de momento la comunidad más afectada, en cuyas playas se han visto más microplásticos, pero estos elementos ya se han desplazado hasta Asturias y Cantabria. Estas tres comunidades ya han activado el nivel 2 de alerta, que supone la entrada de ayuda por parte del Gobierno. Mientras tanto, en Euskadi miran con recelo la posibilidad de que los pellets lleguen también a sus costas antes de lo previsto. En algunos puntos de Vizcaya ya han aparecido estos residuos y ahora analizan si son del buque Toconao o tienen otro origen.

Más información

La primera comunidad en adoptar el nivel 2 de emergencia ha sido Asturias. Galicia, que en un primer momento se negaba, lo ha asumido también este martes. A ellos se ha sumado Cantabria poco después. Con esta alerta, las tres comunidades recibirán ayuda del Gobierno para eliminar estos microplásticos tanto de las playas como los que hay en el mar. Por su parte, Euskadi también ha activado su Plan Especial de Emergencia para actuar de manera preventiva, ya que, a priori, no espera que llegue a sus costas al menos durante esta semana. Sin embargo, este martes por la tarde han aparecido algunos de ellos en la playa de La Arena, en Muskiz (Vizcaya) y ahora se va a investigar si proceden del buque Toconao. Para confirmar o descartar este extremo, han recogido muestras que se han mandado al centro tecnológico Azti, en Derio.

Sobre la ayuda a las tres comunidades con alerta 2, la ministra de Transición Ecológica, Teresa Ribera, ha anunciado este martes por la tarde que a partir de este miércoles "estarán operativos los primeros medios para la limpieza de playas" del vertido de pellets en Asturias, aunque ha reconocido que "la afección más relevante" es en Galicia. Ribera ha precisado que el Ejecutivo central puede movilizar medios propios para contribuir a la gestión de una emergencia ambiental solo una vez que los gobiernos autonómicos asumen ese nivel intermedio de manera oficial.

En el caso de Galicia, aunque fijó antes el nivel 1 de su Plan territorial de Contingencias por Contaminación Marina Accidental de Galicia (plan Camgal) el pasado 5 de enero, no ha sido hasta este martes cuando el presidente de la Xunta, Alfonso Rueda, ha decidido elevarlo al 2, por lo que "los equipos están pendientes de entrar en contacto", ha indicado Ribera, para evaluar "cómo se articula esta colaboración sobre el territorio" con "Pontevedra como el punto de partida más importante".

'Electoralismo' de Rueda, según Ribera

En una entrevista en Hoy por Hoy este martes por la mañana, la ministra había achacado este comportamiento a un interés electoral por parte de la Xunta. "Tengo la impresión de que la gestión de la Xunta hubiera sido diferente si no estuviéramos en precampaña", ha dicho en referencia a los próximos comicios autonómicos al Parlamento Gallego, previstos para el próximo 18 de febrero. Ribera ha insistido en que llamó personalmente al presidente para ofrecerle ayuda: "Él me pidió que mantuviéramos los canales de comunicación abiertos. Por ahora consideran que pueden hacerlo solos. Pero nos acusan de deslealtad cuando hemos querido subrayar que en caso de alerta pueden contar con nuestro apoyo", decía la también vicepresidenta antes de que Galicia activara el nivel 2.

El presidente gallego, por su parte, ha aventurado que si este vertido se hubiera producido en otra comunidad, "en Cataluña, por ejemplo", el Gobierno "no estaría con los requisitos que están exigiendo para activar su colaboración". Además, ha añadido que en ese caso "no habrían tardado hasta el 4 de enero" en informar al Gobierno autonómico afectado de la situación y ha reiterado que el Gobierno conocía lo ocurrido con los pellets que cayeron al mar ante la costa portuguesa "desde principios de diciembre".

Sin embargo, no está claro desde cuándo conocían esta situación ambas administraciones. Por ejemplo, el pasado 13 de diciembre, Rodrigo Fresco, dueño de un bar en Corrubedo (A Coruña), tuvo conocimiento de que había un material blanquecino en una playa y al ir hasta ese lugar encontró hasta un total de 58 sacos de pellets. Este ciudadano asegura que ese mismo día alertó a todas las administraciones e instituciones para avisar del hallazgo. "¿Qué hago con ellos?", les preguntó. "En un primer momento, me dicen que no pueden acudir a retirarlos por las malas condiciones del mar, pero cuando contacto con la Policía Autonómica y con Medio Ambiente de la Xunta, me dicen que pasarán al día siguiente a por los sacos", resalta Rodrigo.

Toxicidad del material

Respecto a los niveles de toxicidad de los pellets, Ribera ha declarado: "En principio no son elevados, aunque no nos lo han comunicado oficialmente". Aunque, con independencia de que el material no sea tóxico, ha reconocido que de "muy difícil recuperación" y "puede afectar a muchas especies y ecosistemas".

Los vertidos plásticos en el mar "son uno de los elementos de contaminación más importantes desde hace mucho tiempo", hasta el punto de que han generado "una reacción comprometida en las Naciones Unidas y en la Unión Europea", ha asegurado.

El origen de este vertido tuvo lugar el 8 de diciembre frente a las costas portuguesas cuando el buque Toconao, con bandera de Liberia y armador alemán, perdió 26.250 kilos de pellets de plástico.

 
  • Cadena SER

  •  
Programación
Cadena SER

Hoy por Hoy

Àngels Barceló

Comparte

Compartir desde el minuto: 00:00