Sociedad

Sesenta y tantos

El envejecimiento progresivo de la población en el mundo occidental y la mejora de las condiciones sanitarias y de calidad de vida en general ha hecho aparecer un nuevo tipo de jubilado

Pensión, pensiones, jubilación, pensionista, jubilado, jubilada, jubilados / EUROPA PRESS - Archivo (EUROPA PRESS)

Dicen los sociólogos de guardia que los 60 son los nuevos 50. Es una forma de explicar que, conforme aumenta la esperanza de vida, cuando uno llega a la edad de jubilación aún tiene por delante a mucha gente de más edad. Pero es una imagen engañosa, porque algunos pueden creer que a los sesenta y tantos todavía puedes tener la energía, los proyectos y el rol social de un cincuentón. Y la verdad es que no.

Ciertamente, el envejecimiento progresivo de la población en el mundo occidental y la mejora de las condiciones sanitarias y de calidad de vida en general ha hecho aparecer un nuevo tipo de jubilado, cada vez más abundante, con buen poder adquisitivo, consumidor intensivo de cultura, turismo y actividades de ocio de todo tipo. La publicidad se ha fijado en ellos y los podemos ver en muchos anuncios con unas canas favorecedoras, ropa informal recién estrenada y un color de piel que solo se consigue con muchos partidos de golf.

Más información

Esos sesentones de postal son unos influencers de alto impacto y alimentan la esperanza de llegar cuanto antes a la jubilación a aquellos a los que todavía les quedan ocho o diez años de seguir atados a un trabajo que a menudo les hastía y les agota, y donde además cada vez se sienten menos útiles.

Sin embargo, la verdad es que nadie nos prepara para ese momento y las sorpresas que nos esperan. Porque a los sesenta y tantos empieza de verdad la vejez, incluso aunque nos sintamos todavía jóvenes. Muchas señales nos lo advertirán: desde titulares de periódico llamando ancianos a gente de nuestra edad (¡qué escándalo!) a procedimientos administrativos o comerciales en los que ya somos el último grupo de edad disponible. Hay cosas peores. De un día para otro descubres que hay cosas que ya no podrás hacer más (andar sin dolor, ir en bici, comer lo que más te gusta); que la muerte se lleva a amigos y conocidos tan “jóvenes” o más que tú; o que la libertad personal para hacer lo que siempre habías querido hacer cuando dejaras de trabajar ha desaparecido bajo la imperiosa obligación de cuidar a un familiar.

Todo esto pertenece a la esfera personal y cada uno lo vive como mejor puede. Pero tan importante o más es que hay algo profundamente desajustado entre cómo funciona nuestro sistema de vida y la evolución demográfica de la población. Porque la expulsión del mercado laboral de un número creciente de personas en condición física razonable produce un doble problema: priva al sistema productivo de una experiencia y conocimiento insustituibles (solo se es veterano una vez en la vida) y les quita a los jubilados la opción de seguir haciendo una contribución valiosa a su autoestima personal y también a la sociedad.

Más información

El trabajo, para la mayoría, define nuestro estatus tanto a nivel social como individual. Por ello el gran desafío de las nuevas sociedades envejecidas no es aumentar la oferta de ocio para los jubilados sino explorar nuevas vías intermedias, flexibles, porosas entre la frontera del trabajo a plena dedicación y la jubilación definitiva. No se trata tan solo de un problema de normativa laboral, sino fundamentalmente de un cambio de actitudes a nivel colectivo. De ser capaces de contemplar la vejez de una forma más compleja y sofisticada.

En los últimos cincuenta años, la esperanza de vida de los que cumplen 65 años ha aumentado en España en casi seis años. Tampoco es tanto si descontamos los años de vida que pueden verse gravemente condicionados por enfermedad o dependencia, tan común a partir de una cierta edad. Pero lo cierto es que el grupo de población de los “mayores” es ya muy numeroso y va a seguir aumentando. El desafío principal no es tenerlos entretenidos -que también- sino en generar oportunidades reales de que se sientan útiles y en garantizarles los cuidados cuando sean necesarios. Entonces sí que podremos buscar una nueva denominación y decir que los 60 son los nuevos…

Sigue el canal de la SER en WhatsApp
Encontrarás toda la información, el deporte y el entretenimiento: la actualidad del día y las noticias de última hora, los mejores vídeos y momentos de la radio, entrevistas, reportajes y mucho más.

Suscríbete ahora

José Carlos Arnal Losilla

Periodista y escritor. Autor de “Ciudad abierta, ciudad digital” (Ed. Catarata, 2021). Ha trabajado...

 
  • Cadena SER

  •  
Programación
Cadena SER

Hoy por Hoy

Àngels Barceló

Comparte

Compartir desde el minuto: 00:00