Miércoles, 24 de Febrero de 2021

Otras localidades

Una noche especial junto a Mavis Staples

La grandeza no está ligada al glamour, al estilo. Hay artistas que trascienden todo esto y tienen un estilo de andar por casa, por los bares de Chicago, viendo a los Bulls mientras el viento azota la ciudad de Michael Jordan.
En la previa del concierto de Mavis Staples decía que en un mundo ideal sus visitas merecerían escoltas en el aeropuerto y aperturas de telediario, me equivoqué. Mavis no lo necesita, no le hace falta. En su primera visita a Madrid la cantante estadounidense demostró que tras más de cinco décadas sobre el escenario esas cosas no tienen importancia. Hay estrellas que surgen fugaces en el cielo musical y otras, muy pocas, se crían en hogares que llevan 61 años trayendo música, felicidad y esperanza al mundo.
Mavis Staples apareció en Madrid, en la Casa de Campo, junto al lago, con una media melena teñida de rubio, vestida de negro y con una blusa de brillantes lentejuelas. Compareció acompañada de su hermana mayor, una Staples de los pies a la cabeza que bien podrías encontrarte haciendo calceta en el porche de un suburbio de Chicago. Le acompañaban dos coristas más, un guitarra espectacular, un bajista y un batería. Durante cerca de dos horas la ciudad fue suya. Durante un rato el tiempo se paró, viajó al pasado, regresó al presente y nos llevó muy lejos. Después de un intenso año de festivales y actuaciones con los nombres del momento, Mavis demostró que el talento, el brillo y el arte generalmente quedan lejos de los grandes carteles.
La gran cantante negra se exhibió en la capital repasando las canciones de su último trabajo, ‘You are not alone’, producido por Jeff Tweedy. También presentó una de las dos composiciones que el líder de Wilco ha compuesto para esta joya musical premiada con un Grammy. Hubo un genial recuerdo a The Band con ‘The Weight’, canción que ya cantó en aquel concierto final que inmortalizó Scorsese. Hubo guiños a Pops Staples, el padre de las hermanas Staples. Y poco a poco esa mujer septuagenaria se fue metiendo al medio aforo en el bolsillo, con mucho amor, humor sincero y una cercanía que pocos artistas muestran en sus directos. Una actuación hermosa macerada en la profunda y virtuosa voz de la cantante estadounidense. Con esa cercanía las canciones se fueron sucediendo, ‘I Belong To The Band’, ‘On My Way To Heaven’, ‘Wrote A Song For Everyone’ (John Fogerty), ‘Creep Along Moses’ o ‘Down to Mississippi’ fueron dando forma a una actuación para enmarcar con momentos abiertos al público y a la improvisación, con protagonismo de la banda y momentos estelares de su líder. Mavis se despidió en Madrid con el público aplaudiendo en pie, entre sonrisas, con dos rosas que un seguidor le lanzó al escenario, feliz y prometiendo un regreso. Así sea.

Cargando

Escucha la radio en directo

Cadena SER
Directo

Tu contenido empezará después la publicidad

Programación

A continuación

    Último boletín

    Emisoras

    Elige una emisora

    Cadena SER

    Compartir

    Tu contenido empezará después de la publicidad

    Cadena SER

    ¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?