Últimas noticias Hemeroteca

Jueves, 22 de Agosto de 2019

Otras localidades

Escapismo juvenil, bajonazo en la sección oficial

La sección oficial ha sufrido un hundimiento hoy en una jornada dirigida al público juvenil. La ópera prima de la directora Ana Rodríguez Rosell, 'Buscando a Eimish', protagonizada por Oscar Jaenada y Manuela Vellés, ha sido recibida con estupefacción por su cursilería y pretendida sensibilidad. La otra película del día, 'El sexo de los ángeles', es un producto destinado a adolescentes, a los que muestra las bondades del amor en trío, con el único aliciente de ver a Álvaro Cervantes como seductor bisexual. 'El sexo de los ángeles' del gallego Xavier Villaverde propone un trío entre estrellas emergentes Astrid Bergés-Frisbey (Piratas del caribe 4), Álvaro Cervantes (Tres metros sobre el cielo) y Llorenç González. Un triángulo amoroso con tórridas escenas bisexuales entre Álvaro Cervantes y la pareja de actores: “He disfrutado mucho haciéndola”, decía entre risas Cervantes, que además cree que la película muestra la libertad sexual de su generación: “Las etiquetas están cada vez mas diluidas. Nos hemos enfrentado a los personajes sin prejuicios, intentando no etiquetar”. Cervantes interpreta a un profesor de yudo que se enamora de Llorenç González, irrumpiendo así en una clásica relación heterosexual que salta por los aires. Según su director, Xavier Villaverde ha asegurado en la rueda de prensa que mientras la hacía tenía en mente películas como 'Jules et Jim', pero sobretodo su intención ha sido contar una gran historia de amor contemporánea: “"Porque esta es una generación mucho más abierta emocionalmente. La vida sexual y la vida privada de cada uno va muy por delante de lo que la sociedad admite". 'El sexo de los ángeles' ha sido recibida con entusiasmo por el público más joven del festival, y con cierto desdén por parte de la prensa. Digamos que forma parte de la cuota de cine comercial que suele venir al Festival de Málaga. No aporta nada al viejo tema del amor a tres bandas, y el guión –televisivo y efectista- está lleno de guiños para emocionar y excitar al público más joven. La que ha recibido algo más (negativo) que desdén ha sido 'Buscando a Eimish', una ópera prima en la onda del peterpanismo pijo que invade el cine últimamente (Take this Waltz de Sarah Polley o El Futuro de Miranda July). El personaje de Oscar Jaenada emprendre un viaje tras los pasos de su novia (Manuela Vellés) que le deja plantado con una nota de dibujos infantiles. Jaenada se pasea por Alemania e Italia dando la lata a los amigos, exnovios y la madre de la chica. Todos ellos son un puñado de modernos, a cual más excéntrico, y que solo viven para mirarse el ombligo. Tan sólo la espléndida Emma Suárez y el actor alemán Birol Ünel (Contra la pared, 2004) consiguen en brevísimas escenas pasar con dignidad por esta película, que es una mera sucesión de postales bonitas y situaciones forzadas. La directora ha justificado el vagabundear del personaje de Jaenada por Europa: "Quería rodar la película fuera de España para dar la impresión de un viaje que el espectador pueda vivir". La rueda de prensa ha alcanzado momentos disparatados en los que la directora ha confesado ser hija de un broker que le llevado la producción. Ante la pregunta de si sus personajes eran algo inmaduros y aniñados, Ana Rodríguez Rosell les ha justificado diciendo: “No creo que sean inmaduros, sino que están bloqueados. Tienen un mundo muy propio. Me gusta contar la historia de gente que está en situaciones extremas y que no sabe lo mal que está". Estas situaciones extremas no son más que un novio abandonado, una mujer confundida y un amigo (Jan Cornet) que vive en Berlín 6 años regentando una tienda de discos en la que no entra ningún cliente. Tan vacía como cursi, no se entiende que la organización de Málaga haya aceptado esta película que se debería haber quedado en la intimidad. Hay regalos que merecen quedar en familia.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?