Últimas noticias Hemeroteca

Domingo, 18 de Agosto de 2019

Otras localidades

Madrid deja temporalmente a 30.000 mujeres sin su mamografía preventiva

La Consejería de Sanidad ha suspendido durante 7 meses el Programa de Detección Precoz de Cáncer de Mama por "un retraso en el nuevo contrato". Se comprometen a volver a citarlas a finales de año

Desde hace 14 años, la Comunidad de Madrid paga a clínicas privadas para que hagan este tipo de pruebas incluidas en el Programa de Detección Precoz del Cáncer de Mama. Fuentes de la patronal de las clínicas privadas aseguran a la Cadena SER que el único responsable de este parón "es la Consejería de Sanidad que en marzo rompió el contrato que había en marcha para sacar uno nuevo, al final no lo ha conseguido por problemas presupuestarios". La Sociedad Española de Oncología Médica defiende la importancia de este tipo de pruebas "vitales para los pacientes".

La Comunidad de Madrid no lo llama suspensión, sino retraso, pero detrás de ese juego de palabras se esconde una realidad. Desde marzo hasta septiembre, en ese plazo, en Madrid no se han hecho mamografías preventivas a las muejeres en edad de riesgo - entre 50 y 69 años- en las unidades fijas, es decir, en las clínicas privadas con las que la Comunidad de Madrid mantiene un concierto dentro del Programa de Detección Precoz de Cáncer de Mama (DEPRECAM), según el cual, el Gobierno madrileño paga a estos centros más de un millón de euros.

Según han confirmado a la Cadena SER desde la Consejería de Sanidad "ha habido un problema en la prórroga del contrato". Esa es la explicación que dan para justificar la suspensión de este programa durante siete meses, "ha habido un retraso motivado porque queríamos cambiar el tipo de contrato con las clínicas privadas", explica a la Cadena Ser, la viceconsejera de Sanidad, Patricia Flores.

Ese retraso ha provocado que "30.000 mujeres no se hayan podido hacer la mamografía de diagnóstico precoz", según admite Patricia Flores, que niega que haya a una situación alarmante, "vamos a volver a citar a estas mujeres a finales de año, por eso, ahora nos encontramos con un acúmulo, pero esto no tiene que producir ninguna alarma porque son mujeres sanas que pueden retrasar el cribado unos meses porque no hay una situación de riesgo".

"Es una prueba vital"

Sin embargo, el cáncer de mama sigue siendo un motivo para preocuparse. Según se puede comprobar en la Memoria de Actividades del Servicio Madrileño de Salud (SERMAS) "el tumor más frecuente en 2012 ha sido el cáncer de mama, que representa el 22,4% del total (3.226 casos)".

De ahí que las sociedades científicas se echen las manos a la cabeza ante este tipo de retrasos. "Hay dos razones por las que hacer un diagnóstico precoz es muy importante para las mujeres. La primera, cuanto más precoz se detecte el tumor, mayores son las posibilidades de curación. Y la segunda, cuanto menor tamaño tenga el tumor, menos agresivo será el tratamiento y mejor será su curación", según el Doctor García Mata, miembro de la Sociedad Española De Oncología Médica.

Los datos oficiales que maneja la Consejería de Sanidad avalan ese argumento. "En este ciclo bienal se ha citado a 671.566 mujeres, realizándose el cribado en el 52,31% de las mujeres convocadas. En 2012 se realizaron en Madrid 151.370 cribados (mamografías preventivas). En el 88,1% de las mujeres la mamografía ha sido normal; en el 8,12% los resultados han sido dudosos, siendo necesario en estos casos la realización de estudios complementarios", según los datos publicados en la Memoria del SERMAS.

Problema presupuestario

Desde que Madrid puso en marcha el Programa de Detección Precoz de Cáncer de Mama (DEPRECAM) en 1999, Madrid ha derivado estas pruebas a centros privados con los que mantiene un concierto.

La Cadena Ser se ha puesto en contacto con la patronal de las clínicas privadas para conocer su versión sobre esta suspensión de las pruebas. "No entendemos que hayamos estado tantos meses sin hacer estas mamografías", aseguran estas fuentes.

El único responsable de este parón "es la Consejería de Sanidad que en marzo quiso sacar un nuevo contrato, pero no lo ha conseguido por problemas presupuestarios. Al final, después de 7 meses de suspensión, han acabado prorrogando el contrato que había ya en marcha", aseguran a la SER, fuentes de la patronal de clínicas privadas. La Consejería de Sanidad niega que haya habido problemas presupuestarios.

La Comunidad de Madrid admite ahora un problema que han obviado durantes meses, pero que ha salido a la luz tras la denuncia de varios trabajadores del Hospital Ramón y Cajal al diario La Marea.

Habrá un nuevo concurso

Según ha adelantado la Consejería de Sanidad a esta emisora en enero de 2014 habrá un nuevo concurso. La novedad que se ha buscado es "un nuevo sistema más cómodo para las mujeres, en lugar de que seamos nosotros quienes llamemos a las pacientes para citarlas, será las propias mujeres las que elijan a qué clínica quieren ir a hacerse la mamografía", según explica Patricia Flores.

Con este nuevo modelo, añade "no se busca ningún ahorro, simplemente mejorar la asistencia de las pacientes".

Hasta ahora la Asociación Española Contra el Cáncer se encarga de las unidades móviles, es decir, las pruebas itinerantes que se realizan en los municipios de Madrid donde no hay acceso a clínicas privadas a las que derivar a las pacientes (de las 151.000 mamografías de 2012, realizaron cerca de 100.000). En el resto de los casos, son los centros concertados los que se encargan de hacer las muestras.

Viceconsejera de Sanidad de Madrid: "Es un retraso porque queríamos cambiar el contrato"

Viceconsejera de Sanidad de Madrid: "30.000 mujeres no han sido citadas"

Jesús García Mata, doctor:"Cuanto antes se detecte el tumor mayores son las posibilidades de curación"

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?