BALONCESTO | INICIO DE LA NBA

Toda la NBA se cita con Lebron James

Por una vez en años la conferencia Este parece llevar la manija del juego sobre un Oeste que acusará el desgaste de su mejor nivel medio

El alero de los Heat, en el segundo partido de las finales de la NBA ante los Spurs. /

Vuelve una de las competiciones deportivas más impactantes y llamativas del planeta. En ella se darán cita algunos de los mejores talentos del baloncesto mundial, las mejores muñecas, los grandes reboteadores, los anotadores compulsivos, los reyes de la asistencia y todo llega envuelto en un papel de regalo y un lazo con el símbolo de Jerry West. Una liga en forma de 82 partidos más unos playoffs que pueden marcar el futuro de la NBA.

Más información

Y es que la liga norteamericana es al fin y al cabo un producto mediático donde deporte, jugador y aficionado se dan la mano y se desean lo mejor durante todo un curso baloncestístico. Una liga exuberante, que no sale barata, pero que se ha convertido en un mercado global de consumo, con importantes sedes en Latinoamérica, Europa y sobre todo, en el continente asiático.

Este año podremos asistir al retorno de Derrick Rose a las canchas del United Center. El hijo de la 'Ciudad del Viento' reaparece haciendo lo que mejor sabe hacer, después de una lesión fatídica (la misma que tuvo Ricky Rubio) para un saltarín como él. El regreso de Rose es sinónimo de alegría para todos, todos menos Lebron y sus Heat. Hace tres años, el explosivo 'bull' fue capaz de proclamarse MVP de la NBA, paréntesis entre la tiranía de los cuatro trofeos de 'King James'.

El #1 de Chicago con más de una temporada en blanco y muchas preguntas en su cabeza se une a una plantilla candidata al título si su rodilla se lo permite. Todos los entrenamientos, las lágrimas derramadas y el dolor sufrido se esfumarán en el momento en que reemprenda sus transiciones imparables, sus canastas sobre la bocina y su ímpetu ganador. En pretemporada ha dejado una cosa clara: "Estoy listo para salir y jugar. Voy a ir a por quién esté en la pista, si fuera mi madre pasaría por encima de ella, esa es la mentalidad que quiero construir".

Enfrente, los Miami Heat, después de dejar atrás su derrota en 2011 frente a Nowitzki, intentarán proclamarse campeones por tercer año consecutivo en la que será probablemente la última oportunidad de verlos juntos. Los contratos de Lebron, Wade y Bosh han pasado de ser una bendición a un problema y tras la presente temporada se espera que no uno, sino dos, de los pilares del equipo pongan rumbo a nuevos horizontes.

En el camino para refrendar su estandarte de favoritos, los 'South Boys' tendrán que derrotar a un selecto grupo de franquicias enmarcadas en dos corrientes: los viejos rockeros y los nuevos candidatos al anillo. En el primer grupo se incluyen cuatro equipos que llevan peleando unos años por llegar a lo más alto: Spurs, Pacers, Memphis y Oklahoma. Desde la veteranía de los texanos, últimos subcampeones NBA, pasando por el continuismo de Larry Bird en Indiana, los rocosos 'osos grizzlies' de Marc o el perecedero proyecto de Durant y Westbrook, este cuarteto forma la alternativa lógica.

En el polo opuesto surgen cuatro franquicias emergentes que pelearán por dar la sorpresa y colocarse en lo más alto de la carrera al trono. El primer lugar lo ocupan los Brooklyn Nets con el proyecto faraónico del magnate ruso, Mijaíl Prójorov y el rapero 'Jay Z'. Sus renovadas intenciones con nombres ilustres como Pierce, Garnett o Terryse unen a los Deron Williams, Joe Johnson y Brook Lopez, para lograr el más difícil todavía: convertirse en un aspirante real.

Las otras tres imberbes plantillas que esperan hacer saltar la banca son: Bulls, Warriors y Rockets. Los de Chicago ya fueron una opción viable hace dos años pero sus ilusiones volaron con la destrozada rodilla de Rose. El año de su redención ha llegado con Noah, Boozer y Dengcomo estiletes. En cambio, los Golden State de San Francisco son un grupo joven que espera, con el mando de Curry y Thompson, y la llegada de Iguodala, dar un salto cualitativo. Por último aguardan su oportunidad en Houston la dupla Harden-Howard, con más corazón que argumentos. Quizás un reto demasiado elevado para una plantilla poco rodada.

En el desierto se quedan algunos nombres importantes como Nueva York, Lakers, Denver, Clippers o Dallasque por unos motivos u otros no presentan un conjunto a la altura de las circunstancias. Lo que sí es seguro es que una temporada más, aliñada con la impronta hispana de los hermanos Gasol, Ricky Rubio, Calderón, Claver o Ibakadeja motivos suficientes para querer enamorarse un año más de esta preciosa competición.

'El Larguero' | 'Carrusel' | 'SER Deportivos' | 'Hora 25 Deportes' | 'Play Fútbol' | 'Play Basket' | Más deportes | Tenis | Fórmula 1

Play Basket (28-10-2013)

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?