Últimas noticias Hemeroteca

Domingo, 20 de Octubre de 2019

Otras localidades

El viejo conocido

El mejor periodismo se hace contando lo que uno ve. Y lo que ven los periodistas que recorren Europa y se paran a mirar lo que les sucede a las personas es que el racismo crece por casi todas partes. Ven, como han relatado los periodistas Miguel Mora y Lucía Abellán, de El País, que en muchos pueblos centroeuropeos los niños gitanos van a escuelas sólo para gitanos o que comparten aulas destinadas a niños discapacitados. Que sus padres tienen prohibido el acceso a restaurantes y tiendas; ven que en Italia se hizo un censo para expulsar gitanos y que en Francia no tardaron en sumarse a ese discurso. Observan que, en Gran Bretaña, el primer ministro habla de los nómadas rumanos y búlgaros, que casualmente son en buena parte romanis, y anuncia que se les negará las ayudas sociales que se dan a otros inmigrantes.

Los europeos deberíamos identificar el olor del racismo a kilómetros de distancia. Nos ha infectado muchas veces, nos llevó a cometer el peor de los crímenes con los judíos, y sin embargo sigue apestando y asomando la cabeza por todas partes. Los gitanos centroeuropeos no son culpables de nada de lo que nos pasa. Algunos son rateros, otros no. Algunos piden limosna, otros, no. Todos tienen exactamente los mismos derechos que el resto de los europeos. Exactamente los mismos derechos. Una vez más, exactamente los mismos derechos.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?