Últimas noticias Hemeroteca

Viernes, 13 de Diciembre de 2019

Otras localidades

SUCESOS SUCESOS Hallados los cadáveres de dos niñas en su casa en Girona

Las Naciones Unidas de San Antonio

Los texanos nadan contracorriente en la NBA con diez jugadores de quince extranjeros y un estilo europeizado

Parker, Duncan, Ginóbili y Popovich /

Los San Antonio Spurs son la oveja negra de la NBA. La que huye de los flashes de las cámaras y los focos de los platós. La que pone toda su atención en aunar diversos talentos para su causa, sin miedo a buscar en cualquier rincón del mundo. Siempre en la carrera por encontrar un nuevo hallazgo, un significado que dé sentido a su factor diferencial.

"Los San Antonio Spurs son la especie en peligro de extinción de la NBA"

"El bien común está por encima del individual"

"Popovich, todo simpatía unas veces, verdadero temperamento otras"

Hacia 1690 la corona española estaba en pleno auge y miraba con recelo las posesiones francesas de Texas, al sur del actual Estados Unidos, que colindaban con sus territorios de Nuevo México. La fragilidad de la colonia francesa facilitó la conquista española que, a través de sus numerosas misiones, estableció una fuerte presencia en la zona bajo el nombre del 'Reino de Texas'. Casi 130 años de dominio hasta la independencia de México y las áreas limítrofes, que sin embargo no impidió la proliferación de una marcada cultura hispana. Una herencia que se tradujo en el nombre que recibe la segunda ciudad más importante del estado texano: San Antonio. Una denominación en honor a San Antonio de Padua, predicador portugués del siglo XII.

Al éxito por la vía alternativa.

En la actualidad se trata de la séptima ciudad más poblada de Estados Unidos, con un equipo de baloncesto que guarda una similitud con su pasado francés e hispano, en general cosmopolita. Los San Antonio Spurs son la especie en peligro de extinción de la NBA. El equipo distinto, la rareza, aquello que la liga debe salvaguardar. Uno de los mejores conjuntos del siglo XXI, sino el mejor, que a través de su plantilla y su estilo de juego ha sabido diferenciarse del resto de la liga con éxito.

Hace veinte años era impensable ver una presencia notoria de jugadores extranjeros en Norteamérica. Hoy en día, el número está cerca de rondar la centena y muchos jóvenes internacionales se agolpan a las puertas de la que dicen es la mejor liga del mundo. Solo tres equipos de la NBA, Philadelphia, Clippers y New Orleans, no se han apuntado a la moda y se quedan sin presencia 'global' en sus plantillas. Pero sigue habiendo uno, muy por encima del resto, que guía la revolución. Ese equipo es San Antonio, con diez de sus quince jugadores nacidos fuera del territorio estadounidense y un total de siete países representados. Un nuevo récord que no es más que su sello de identidad.

Gregg Popovich, el entrenador americano de origen balcánico, ha reclutado bajo sus órdenes a dos australianos -Patty Mills y Aron Baynes-, un argentino -Manu Ginobili-, un italiano -Marco Belinelli, tres franceses -Tony Parker, Boris Diaw y Nando De Colo-, un brasileño -Tiago Splitter-, un canadiense -Cory Joseph- y a un jugador nacido en las Islas Vírgenes dependientes de USA -Tim Duncan-. Toda una mezcla de estilos en forma de comunidad interracial, que forma uno de los 'roster' mejor compenetrados de la competición. Una clase de idiomas en la que el lenguaje común es el inglés pero la jerga para transmitirlo, un juego coral con muchos dialectos.

Baloncesto sencillo, baloncesto efectivo.

Creer en que el grupo nos hace más fuertes. Mentalidad colectiva.

Formar un equipo tan extraño y heterodoxo, tan 'cada uno de su madre y de su padre', tiene consecuencias evidentes y en este caso enriquecedoras. La mayoría de los jugadores han mamado el baloncesto FIBA, muchos de ellos el baloncesto del viejo continente y muestran una particularidad: un estilo europeizado. Fácil de reconocer, el equipo texano plantea un juego colectivo, gremial, por encima de las estrellas por las que tanto apuesta el resto de la NBA. La defensa ocupa un puesto prioritario dentro de las caracteristicas del juego táctico de Popovich. No en vano, son el cuarto equipo que menos puntos recibe.

La idea para sintetizar el concepto es clara: el bien común está por encima del individual. La parte ofensiva no queda al libre albedrío, de ahí el esfuerzo por imponerse a sus rivales a través de un juego combinativo que allí han catalogado de 'extra-pass'. Un recurso que por simple no deja de ser fundamental en San Antonio: si hay un compañero mejor colocado que yo, tengo que buscarle. Esto que parece una tontería, es el secreto mejor guardado desde la muerte de Kennedy. Además, no deja de ser un recurso muy poco utilizado en la NBA que lleva a muchos equipos a jugar solo con uno o dos hombres en ataque.

La solución no es casual. Popovich la lleva perfeccionando muchos años, desde que en 1996 asumiera el cargo. Pese a que solo ha entrenado en Estados Unidos parece haberse formado en todo el mundo, cogiendo lo mejor de aquí y de allá. En su vocabulario caben todos las acepciones en forma de virtudes aprovechables, transformando la capacidad en resultados. Otra manera de entender el baloncesto que da importancia al trabajo de todos y cada uno de sus pupilos, con roles asignados que no recortan talento, lo multiplican. La misma que sabe entender qué pieza de su ajedrez es mejor para cada planteamiento y momento del partido. Un juego efectivo que puede gustar menos, aunque para los entendidos eleva a Popovich al trono de mejor técnico de la NBA.

Gregg Popovich, en estado puro.

Evidentemente sin resultados este proyecto habría caído en desgracia hace mucho tiempo. Pero por el 'AT&T Center' están extremadamente contentos con la marcha del equipo: cuatro anillos, diez títulos de división y cinco de conferencia son el bagaje desde la llegada de 'Coach Pop'. La clave, sumada a la apuesta por un estilo organizado, es la capacidad motivadora inquebrantable de Popovich tras diecisiete temporadas. Todo simpatía algunas veces, verdadero temperamento a pie de campo en otras; un humor muy especial. Alguien que no duda en encararse con un árbitro o recriminar hasta la extenuación a cualquiera de sus hombres. La prensa amiga o enemiga, pero siempre cerca.

Cada temporada los Duncan, Parker y Ginobili se hacen un año más longevos, pero en el diccionario de Popovich solo significa una cosa, son un año más veteranos.

'El Larguero' | 'Carrusel' | 'SER Deportivos' | 'Hora 25 Deportes' | 'Play Fútbol' | 'Play Basket' | 'Punto, SER y partido' | Fórmula 1 Más deportes |

'Play Basket': Los bases españoles de la NBA (16-12-2013)

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?