Últimas noticias Hemeroteca

Sábado, 19 de Octubre de 2019

Otras localidades

Eric Clapton, el emperador de Budokan

budokanLos Beatles fueron los primeros, como en casi todo, en tocar en el templo del judo de Japón: el Nippon Budokan. El gran estadio de Tokio fue erigido para los juegos olímpicos de 1964 y la actuación de los Beatles fue criticada por una parte de la población que no entendía que un grupo de melenudos ingleses violara el gran templo de las artes marciales.

Con el paso del tiempo todas las grandes bandas de la historia de la música han actuado o grabado en Budokan. Por el gran teatro japonés han pasado bandas como Kiss, Deep Purple, Frank Sinatra, Blur, Pearl Jam o Bob Dylan, que grabaron discos en directo en distintos momentos de sus carreras. Pero uno de los músicos más venerados en Japón es Eric Clapton. El guitarrista británico estaba en el mejor momento de su carrera cuando la fiebre del blues eléctrico llegó a Japón. En pocos años, Clapton se había convertido –junto a Hendrix- en uno de los músicos favoritos de los japoneses. El guitarrista también estableció vínculos íntimos con aquel país y con aquel inmenso pabellón. Allí grabó Clapton en 1980 su directo ‘Just one night’, un álbum en directo con temas propios y versiones de Knopfler, Dylan, Robert Johnson, Rick Danko, Leon Russell o JJ.Cale. El álbum llegaría a los puestos nobles de las listas de éxitos inglesas y estadounidenses y es uno de los mejores discos en directo grabados en Budokan.

cap

Desde entonces Clapton ha mantenido una costumbre casi anual que pasa por visitar Japón cada año y tocar en Budokan ante un público entregado y fiel que adora su trabajo. Pocos músicos han sido tan fieles a su público. Pocos veces falta Clapton a su visita anual al país asiático. En 2011, Clapton actuó cinco noches en una semana en Budokan  y tras un 2012 en blanco este año regresa con tres noches a finales de febrero para las que apenas quedan entradas.

La culpa de todo esto es de Seijiro Udo, el gran promotor japonés del último medio siglo y el responsable de todas las giras de Clapton desde hace 30 años. Cuando el inglés llega a Japón lo primero que hace es quedar con su viejo amigo para ir a comer un filete de ternera de Kobe, como cuenta en sus memorias. Luego quedan cada dos días para comer y para recordar los viejos tiempos. “Es un samurái”, escribe Clapton. “Su sentido del honor e integridad no tienen parangón, y a eso hay que añadir un sentido del humor desternillante. Lo quiero y él me adora; es un fuera de serie”, añade el músico sobre el hombre que se ha encargado de mantener viva esa pasión nipona por el guitarrista.

Esta será la vigésima gira japonesa de Clapton desde su primera visita a Tokio en 1974, cuando presentaba ‘461 Ocean Boulevard’. Desde entonces el inglés ha actuado hasta en 82 ocasiones en Budokan, que le convierten en el artista extranjero que más veces ha pisado las tablas del pabellón, todo un honor para un músico que cuando era adolescente se topó con un Londres cubierto de pintadas que rezaban “Eric is God”. En una entrevista en 1990, Clapton reconoció que con aquello se sintió disgustado y agradecido al mismo tiempo. Ahora, a los 68 años, el guitarrista goza de otro honor al que no hace ascos: es el gran emperador de Budokan, aunque no haya pintadas callejeras que lo proclamen.

Twitter: AcardenalR

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?