Últimas noticias Hemeroteca

Viernes, 13 de Diciembre de 2019

Otras localidades

Pau no es nada personal, solo son negocios

Gasol lleva en el disparadero de los Lakers tres temporadas, siempre esperando la agónica llamada que cambie su destino

Pau Gasol y Mitch Kupchak, jugador y director ejecutivo de Lakers /

Termina el partido entre Lakers y Denver con una nueva derrota humillante de los angelinos. 137 puntos encajados y la sensación de que nada puede sofocar el temporal. El equipo coge un vuelo en la madrugada del domingo 5 al lunes 6 de enero, la noche de Reyes en España, camino a Dallas, su próximo suplicio. Nada más aterrizar en el aeropuerto suena el teléfono de Pau Gasol.

"Este último intento de traspaso de Gasol ha podido ser el más ingrato"

"Su salario ha estado por encima de su rendimiento las tres últimas temporadas"

"El próximo verano será agente libre y podrá decidir él mismo"

Pau is not about personal issues, just business (Pau no es nada personal, solo son negocios), al otro lado de la línea suena la voz de Mitch Kupchak, el General Manager de Los Angeles Lakers. El directivo explica a Gasol la decisión tomada, le da las gracias por los servicios prestados (dos anillos incluidos) y pone a disposición del jugador español un billete con destino Cleveland. Siete años al servicio de una de las franquicias más importantes de la NBA tocan a su fin.

Una situación que tarde o temprano todos esperábamos, incluido el propio Gasol: "En cualquier momento te suena el teléfono, te llaman y te dicen que estos seis años: gracias, pero vete a otro lado a jugar". Una llamada y un traspaso que finalmente no se produjeron porque Cleveland prefirió optar por Luol Deng y las rondas del draft de Chicago Bulls, pero que refleja la cruda realidad de cómo funciona el 'negocio' de la NBA. Un mundo rodeado de números y calculadoras, como ya explicó Jorge Sierra, en la SER, en: ¿El dinero da la felicidad en la NBA?.

"Discrepo de pensar que Gasol sea, en términos negativos, pura mercancía. Lo es como lo son todos los demás. A cambio del silencio como piezas de mercado, los jugadores perciben salarios en su inmensa mayoría obesos. Gasol se ganó el suyo", relativiza Gonzalo Vázquez, escritor y especialista en NBA. Un concepto que, por lo menos, choca con el funcionamiento de otras competiciones, pero que sí deja claro lo efímero y testimonial que puede ser el sentimiento de pertenencia a una franquicia: el tiempo que dura una llamada.

Piedra a piedra. El camino al éxito.

Un sentimiento anticuado para los tiempos que corren.

Los años de Gasol, no en Lakers, sino en la liga norteamericana, hablan por sí solos sobre la carrera del español, pero sin embargo no pueden ocultar que las cosas cambian y los años pasan. "Estoy un poco acostumbrado ya, desafortunadamente en estos tres últimos años ha sido continua esta situación. Ese es el lado frío de este deporte que al final también es un negocio", relataba Gasol a los medios estadounidenses. Un jugador consciente de la realidad pero con un ideal de honor y fidelidad a su club intacto. A lo que considera es su casa, su ciudad.

"Este último intento de traspaso de Gasol ha podido ser el más ingrato. Porque ninguna de las dos partes parecía querer retenerlo simplemente como jugador", aclara Vázquez. Una situación incómoda entre dos franquicias que nunca se pusieron de acuerdo, añade el especialista: "Los Lakers no querían darlo por nada, quiero decir, liberar únicamente su salario. Y los Cavs no dieron la impresión de interés en Gasol como pieza a añadir. Cuando un equipo tiene intención de incorporar un jugador está dispuesto a ceder algo más. Parecía que Cleveland compraba el contrato de Pau sin intención de quedárselo, hasta final de temporada y gracias".

Desde que los Lakers lograran su último anillo en 2010, los rumores han ido creciendo. Empezaron como un leve siseo, volaron con la marcha de Phil Jackson y se establecieron como una constante incertidumbre. Siempre con un denominador común: Pau Gasol. Otros integrantes de los dos anillos consecutivos dejaron el equipo hace tiempo, casos como el de Trevor Ariza, Lamar Odom, Derek Fisher, Metta World Peace o el propio Andrew Bynum. La diferencia con Gasol es que su traspaso se ha enquistado, y el desorbitado salario del catalán tuvo y tiene mucho que ver. Algo más de 19 millones de dólares por temporada que no flotan, pesan y hunden las conversaciones.

"Su salario ha estado por encima de su rendimiento las tres últimas temporadas. Y llega un momento en que los Lakers, cuya directiva arrastra un enorme retraso en la reconstrucción, estiman cerrado un ciclo", plantea Vázquez. Un golpe de efecto y un desahogo para sus arcas, que el equipo de oro y púrpura lleva programando varios años sin éxito. El más sonado fue en 2011 cuando el comisionado de la NBA, David Stern, vetó, por "razones baloncestísticas", el traspaso ya cerrado entre Lakers, Hornets y Rockets, que mandaba a Gasol rumbo a Houston y a Chris Paul a Los Angeles.

Las finales que cambiaron la historia del mejor español de todos los tiempos.

Vivir la cuesta abajo en un examen permanente.

En todo este tiempo el ala-pívot español no solo ha tenido que convivir con los rumores, ha tenido que jugar con ellos. Estamos de acuerdo en que su rendimiento ha bajado, ya no es el mismo jugador dominante, pero no debe ser sencillo para ningún profesional mantener el nivel en esas condiciones. "Es difícil que no te afecte por mucho que intentes dejarlo al lado, porque está ahí, en tu cabeza. Sabes que es una posibilidad, que el equipo está activamente negociando y viendo posibilidades para traspasarte", apuntaba Gasol ante los medios, hace solo una semana.

Incesantes y desestabilizadores murmullos que colocan siempre al mismo jugador fuera. Aunque Gonzalo Vázquez baraja otras posibilidades: "Hay una opción que no se está valorando lo suficiente en 'L.A.' y que a medida que pasen los días y Gasol siga siendo amarillo es de suponer que cobrará importancia. Pasa por quedarse a Pau hasta fin de contrato y buscar renovarle en verano". Una muy buena opción para ambas partes, siempre y cuando aceptase, como agente libre, bajarse el sueldo considerablemente a su valor real de mercado. "Una salida digna a su último tramo de carrera NBA allá donde él prefiere estar, que dicho sea de paso, sigue siendo en Los Angeles", matiza el periodista español.

Por mucho que Gasol haya perdido peso dentro de la NBA, sigue siendo un jugador interesante. "Un lujo" para tratarse de un interior de su calidad, concreta el especialista. Pero en el horizonte se suma un hecho esclarecedor. El próximo verano será agente libre, por primera vez en toda su carrera, y podrá decidir él mismo. "Una buena salida sería un destino de nivel y ritmo de juego medios, alejado de las reconstrucciones repletas de juventud. Gasol ya no está ni para D'Antoni ni para cualquier otro sistema que priorice la velocidad. Atlanta, Memphis, quizá New Orleans o, por qué no, Dallas o Brooklyn podrían servir", contempla Vázquez, como alternativas a continuar en Lakers.

Hasta el cierre de mercado (20 de febrero) sus derechos pertenecen a Los Angeles. Quienes seguirán entretejiendo su, ya de por sí entramado, futuro próximo; con la idea de conseguir algo de valor a cambio del español. La libertad está a la vuelta de la esquina, por mucho que el propio Gasol haya desarrollado una especie de síndrome de Estocolmo hacia su actual equipo. Entonces sí, en la próxima estación estival, será dueño de su destino.

'El Larguero' | 'Carrusel' | 'SER Deportivos' | 'Hora 25 Deportes' | 'Play Fútbol' | 'Play Basket' | 'Punto, SER y partido' | Fórmula 1 Más deportes |

Play Basket: El futuro de Pau y los equipos revelación de la ACB (06-01-2013)

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?