Últimas noticias Hemeroteca

Domingo, 21 de Julio de 2019

Otras localidades

Mandela, del mito al hombre. Biopic sentimental

mandela-del-mito-al-hombre-1 [iframe http://www.cadenaser.com/psdmedia/media/simple/launcher.html?confPubli=/psdmedia/media/simple/skins/cadenaser/confPubliAudio.xml&type=audio/mp4&src=http://sermedia-f.akamaihd.net/cadenaser/2014/01/20140116csrcsrcul_11_Aes_LAU.mp4&srcHTML5=http://vmedia.cadenaser.com/cadenaser/2014/01/20140116csrcsrcul_11_Aes_LAU.mp4&skin=cadenaser&skinHTML5=true 586 64] 'Mandela, del mito al hombre'. Reducción sentimental Existen dos maneras de acercarse a la crítica de ‘Mandela, del mito al hombre’. Una de ellas es desde el punto de vista exclusivamente cinematográfico, la otra desde el punto de vista de la veracidad del relato que se está contando. Desde la primera perspectiva, ‘Mandela’ podría ser definida como un biopic de exaltación ubicado dentro del cine comercial, entretenido y emotivo, que ensalza al mito y desenfoca a los que estuvieron alrededor (de ahí el retrato de la esposa de Winnie Mandela). Una película convencional, que mezcla el retrato político, de ese joven enfrascado en la lucha por los derechos de los negros en la Sudáfrica del Apartheid, con el melodrama familiar de un hombre que estuvo dos veces casado.  Un biopic que además está correctamente ambientado, y cuya fuerza estriba en sus interpretaciones, sobre todo la de él, Idris Elba. Es, con diferencia, el mejor Mandela que ha habido en la gran pantalla (mejor que Morgan Freeman en ‘Invictus’) y eso que el actor británico se parece poco físicamente al desaparecido mandatario.  Mención aparte merece también la actriz Naomie Harris (Skyfall), con una brillante y enérgica interpretación.   mandela-del-mito-al-hombre-2   La película funciona como producto para el gran público pero sin ser nada más, puesto que no arriesga ni en la forma –esa narración directa tan vista- ni en el contenido. En lugar de centrarse en un solo hecho de la vida de Madiba, Justin Chadwick recorre la vida de Mandela desde que era un niño hasta que es elegido presidente de Sudáfrica. Quizá esa idea de abarcar mucho, acaba reduciendo el filme a unos cuantos lugares comunes, a un perfil de un informativo alargado, de esos que se olvidan de mencionar el apoyo cubano, o su lucha por la igualdad de clase y no solo de razas, por poner un par de ejemplos vistos hace apenas un mes, cuando falleció Nelson Mandela. Y aquí es donde entramos en esa segunda perspectiva.  En definitiva, ‘Mandela’ es uno de esos biopic convencionales, edulcorado –aunque no tanto como ‘La dama de hierro’-, que a pesar de sus fallos gustará al gran público y a Bono de U2. Pepa Blanes  

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?