, 03 de de 2021

Otras localidades

Leo Welch: el último debutante del blues

WELCHLeo Welch (1932) tenía ochenta años el día que cogió el teléfono y llamó al sello Big Legal Mess para preguntar si querían publicar su música. La gente del sello le aseguró que ellos ya no editaban blues pero tras la insistencia del viejo aceptaron verle en persona. Cuando Welch terminó de tocar en aquella audición, el jefe del sello le ofreció un contrato en el acto. Unos meses después de aquello, en enero de 2014, llegaría a las tiendas ‘Sabougla voices’, un álbum espectacular que te golpea con fuerza desde la primera escucha. El debut de este hombre de campo ha sido una de las grandes noticias de este 2014, un álbum de blues eléctrico en cuanto a la forma pero que en el fondo es un álbum de góspel.

Welch, cuya peculiar voz arrastra la nostalgia del campo, se ha pasado la vida en la iglesia, el auténtico escenario en el que ha desarrollado una carrera musical ajena al mundo. Tras formar parte de distintos grupos desde los años setenta, Welch acabó por tener problemas para encontrar sitios en los que hacer blues y se acabó pasando al góspel y encontrando refugio en los cientos de templos de Misisipi. En su música, estos dos enemigos irreconciliables -los representantes musicales del diablo (blues) y de dios (góspel)- se unen dando forma a un sonido salvaje cuyo protagonista es dios, a un música intensa llena de fuerza, de pasión, de una honestidad que se echa de menos en cientos de álbumes.

El cantante, que aprendió a tocar la guitarra de su primo siendo adolescente, ha vivido para la música con una pasión ajena al éxito y al dinero, a la industria y el sistema. Leo Welch se ganó algunos dólares tocando en clubes, cafés y centros sociales, pero el guitarrista trabajó durante décadas en la industria maderera y en el campo.

Su debut de este año se antoja como un testimonio necesario, la prueba física de que Leo Welch existió, una huella más en el camino del blues, la pisada de un hombre desconocido lleno de talento que era un niño cuando Robert Johnson -el padre del blues del Delta- falleció. El de Leo quizá sea el último gran descubrimiento del Misisipi, el último bluesman de una generación que desaparece poco a poco tras ser los grandes cronistas de la comunidad afroamericana del siglo XX.

Que Leo Welch haya debutado a los 81 años quizá se deba a los designios de su dios, al plan maestro de su vida, aunque quizá solamente sea el último sueño cumplido de un músico diferente que nunca se alejó demasiado de su pueblo y que nunca vio la música como un empleo, como una forma de vida. La música era la vida, no el camino. Leo Welch se ha contentado siempre con sus momentos de guitarra, con honrar a dios, con hacer llamadas en su nombre y ofrecer consuelo con su música. Ese fue su camino hasta que una mañana, pasados los ochenta, decidió llamar a la puerta de un sello de música para pedir una audición.

Twitter: AcardenalR

Cargando

Escucha la radio en directo

Cadena SER
Directo

Tu contenido empezará después la publicidad

Programación

A continuación

    Último boletín

    Emisoras

    Elige una emisora

    Cadena SER

    Compartir

    Tu contenido empezará después de la publicidad

    Cadena SER

    ¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?