Últimas noticias Hemeroteca

Domingo, 22 de Septiembre de 2019

Otras localidades

Tarantino anuncia la muerte del cine y Cannes acaba con crisis existencial

  Juliette-Binoche-Cannes-2014-Sils-Maria Hoy se acaba la 67ª edición del festival de Cannes y alguien debería ir pidiendo hora con el psicoanalista. El certamen más importante del mundo se mira demasiado el ombligo y corre el riesgo de ahogarse en sí mismo. Las mismas caras de hace 20 años, estrellas y directores, son los favoritos de siempre para ganar la palma de Oro que se entrega mañana. Juliette Binoche ha cerrado la sección oficial a concurso con una inmensa interpretación de una actriz madura que se enfrenta al paso del tiempo y al declive de su carrera en ‘Sils Maria’ del director francés Olivier Assayas. Es la última de las 18 películas que aspiran a premio, y que pese a ser demasiado verbal y teatral, resulta una certera reflexión sobre la dolorosa llegada de la madurez, el cine y sus peajes en el mundo actual. Binoche se sitúa en la parte alta de las candidatas a mejor actriz y precisamente por interpretar a una actriz que no tiene nada que ver con ella. Binoche, 50 años, luce sus arrugas y sus kilos sin complejos, se ríe a carcajadas y asegura que no le interesa ni el pasado ni el futuro. “Soy una ferviente creyente en el presente. Yo lo llamo la verticalidad, que consiste en tener los pies clavados en el suelo, y a la vez, imaginar y soñar” . Las quinielas están muy abiertas, en esta edición no hay una clara favorita como el año pasado con La Vida de Adélé o el anterior con Amour. Ha sido un festival de buen nivel, con cineastas muy veteranos, muchos de ellos con premios en Cannes como Ken Loach, Mike Leigh, el turco Bilge Ceylan o los hermanos Dardenne. Sin embargo, suena con fuerza el nombre del jovencísimo director canadiense, Xavier Dolan, 25 años y que ha sorprendido con ‘Mommy’, una brillante historia de mucha potencia visual y emotiva sobre la relación de una madre viuda algo alocada y su hijo adolescente con problemas psiquiátricos. Sería la gran renovación de un festival al que se le acusa de conservador, por no decir geriátrico, y que no dar oportunidades al cine joven. Tarantino vuelve a Cannes declarando la guerra al cine digital tarantino-cannes-2014-600 Quentin Tarantino sigue tan acelerado como aquel mes de mayo de 1994 cuando ganó la Palma de Oro por Pulp Fiction: “Es mi premio más querido. El que tiene el lugar de honor en mi casa y todavía me gustaría ganar otra antes del final. Mi broma sobre la Palma de Oro es que la única lista de más prestigiosa de cineastas es aquella de los directores que NO la han ganado”, ha dicho el cineasta americano que ha venido a Cannes a rendir homenaje a su ídoloSergio Leonecon motivo del 50 aniversario de ‘Por un puñado de dólares’.   Tarantino ha declarado que “el cine digital confirma que el cine ha muerto y que no tiene sentido salir de casa para ver la televisión”. El director de Pulp Fiction dice que vive como un catedrático encerrado en su casa viendo películas en 35 y 16 milímetros: “No quiero saber cuántas tengo, pero me paso el día viendo cine y estudiándolo una y otra vez. Esta generación está perdida, solo espero que la siguiente valore el celuloide y recuperemos el cine de verdad”.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?