Lunes, 23 de Mayo de 2022

Otras localidades

La canción sin terminar que conquistó el mundo

otrisLa música está llena de canciones que alcanzaron el éxito por casualidad, de temas que por cosas del destino acabaron por conquistar el mundo. Lo que no abundan son canciones inacabadas que llegasen a lo más alto.‘(Sitting on) The dock of the bay’ fue el primer tema póstumo en llegar al número 1 en Estados Unidos, meses después de que Otis Redding, autor de la canción, perdiese la vida en un terrible accidente aéreo. Redding estaba en el mejor momento de su carrera cuando aquel avión se precipitó contra el suelo a escasos metros de la pista de aterrizaje acabando con una de las voces más seductoras de la música, en diciembre de 1967.

Redding fue una estrella diferente, un hombre amable y generoso que apenas editó seis álbumes antes de su muerte y que estaba destinado a ser la gran estrella de aquella década, pero el destino tenía otros planes para el cantante. La muerte de Otis Redding sería un duro golpe para el mundo del soul y de la música negra, un género que estaba despegando y conquistando al público estadounidense de una América segregada.

Semanas antes de su muerte, Redding mostró todo su talento en el mítico Festival de Pop de Monterey de 1967, un festival encabezado por Jimi Hendrix, The Who, Janis Joplin o Grateful Dead. Sin embargo, el gran triunfador fue un tímido Redding que por primera vez comparecía ante un público mayoritariamente blanco que terminó arrollado por la fuerza de un músico que desbordaba talento y pasión, un músico capaz de reinterpretar el 'Satisfaction' de los Rolling Stones o de componer 'Respect', el tema que encumbró a Aretha Franklin. Otis mostró todo su talento en una actuación que le colocó entre los grandes artistas de aquella generación de finales de los sesenta, una generación llena de nombres y de tragedias.

otisapoloEl gran éxito de Redding se fraguaría tras aquel triunfante verano. Después de una intensa gira, Redding se retiró de los escenarios para dar forma al que sería su siguiente trabajo, un disco en el que el músico se volcó con la idea de hacer un trabajo mayúsculo. Redding nunca llegaría a escuchar ese disco, ni tendría tiempo de terminarlo. El gran tema de su carrera nunca se completó. Redding, que había comenzado la canción sentado en su casa viendo pasar los barcos, no sabía cómo acabar la canción e improvisó unos silbidos con la idea de terminarlo todo más adelante. El accidente de avión lo evitó y la canción llegó a las tiendas con aquel silbido que se haría eterno.

Semanas después de su muerte llegó a las tiendas ‘Sitting on the dock’, un single que llegaría al número 1 en EEUU y que entraría a formar parte de la vida de los americanos que siempre recordarán los primeros acordes de una canción evocadora y sensible, una canción hermosa e inacabada que acabaría siendo el tema más reconocible de Otis Redding, una de las voces más poderosas que se apagó en su mejor momento.

Twitter: AcardenalR

Otis Redding interpreta 'Satisfaction' en el Festival de Monterrey

Cargando

Escucha la radio en directo

Cadena SER
Directo

Tu contenido empezará después la publicidad

Programación

A continuación

    Último boletín

    Emisoras

    Elige una emisora

    Cadena SER

    Compartir

    Tu contenido empezará después de la publicidad

    Cadena SER

    ¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?