Últimas noticias Hemeroteca

Sábado, 14 de Diciembre de 2019

Otras localidades

Películas para entender el Watergate

Se cumplen 40 años de la dimisión de Richard Nixon como presidente de EEUU y repasamos las mejores cintas sobre el escándalo que sacudió la política norteamericana

Fotograma de 'Todos los hombres del presidente'

Fue un 17 de junio de 1972, cuando detuvieron a una banda de supuestos ladrones en la sede del Partido Demócrata, entonces en la oposición, ubicada en el edificio Watergate de Washington. A raíz de esa detención los periodistas del Washington Post, Bob Woodward y Carl Bernstein, empezaron a tirar de la madeja y, con ayuda de su fuente denominada Garganta Profunda, descubrieron toda una red de escuchas y sobornos tejida para lograr la reelección de Nixon. El Watergate ha sido el único escándalo político en la historia que culminado con la dimisión de un presidente de los Estados Unidos de América.

La primera película que retrató el escándalo llegó a penas dos años después de la dimisión de Nixon. Fue Todos los hombres del presidente, de Alan Pakula. La cinta estaba protagonizada por Dustin Hoffman y Robert Redford, como Carl Bernstein y Bob Woodward, respectivamente. El guion, que logró el Oscar, se basa en el libro que los dos reconocidos periodistas publicaron el año en que dimitió Richard Nixon. La cinta se llevó cuatro premios Oscar: para Jason Robards como mejor actor de reparto, para George Jenkins y George Gaines por mejor dirección de arte; al equipo encargado del sonido por mejor sonido; y a William Goldman por mejor guion basado en material de otro medio. Alejada de frases lapidarias, la cinta es más un retrato de la labor periodística que del proceso judicial y político que se vivió.

Hubo que esperar a la década de los noventa para volver a ver el caso representado en la gran pantalla y esta vez desde una perspectiva muy diferente a la historia de Pakula. Robert Zemeckis satirizaba el Watergate en Forrest Gump (1994), cambiando la historia real y haciendo que el propio Forrest (Tom Hanks), era quien daba el chivatazo al guardia de seguridad de la sede de los demócratas, ya que creía que "unos hombres debían de estar buscando la caja de fusibles".

Un año después del éxito de Zemeckis, en 1995, uno de los directores más concienciados con la política estadounidense, Oliver Stone, filmaba su versión del Caso Watergate, en Nixon. Oliver Stone retrató la vida del presidente Nixon desde su niñez hasta su dimisión, con Anthony Hopkins como protagonista. La cinta tuvo cuatro nominaciones a los Oscar.

La envidiable capacidad del cine estadounidense para reírse de sucesos tan graves como el que nos ocupa, hizo posible que en 1999 se estrenase Aventuras en la Casa Blanca, de Andrew Fleming, una parodia de todo este escándalo que protagonizaron unas jovencísimas Kristen Dunst y Michelle Williams. La cinta cuenta cómo dos chicas, durante una visita organizada por el instituto a la Casa Blanca, se pierden y acaban envueltas en la trama corrupta.

El cambio de siglo trajo algunas revisiones del Watergate que tuvieron otros puntos de vista. El desafío: Frost contra Nixon (2008), adaptación al cine de la obra de teatro de Peter Morgan, trataba el caso desde la recreación de la serie de cuatro entrevistas que el periodista británico David Frost realizó al presidente Richard Nixon en 1977, tres años después de su dimisión. En ellas, Frost consiguió la confesión de Nixon en el encubrimiento del Watergate y su arrepentimiento. La cinta estaba protagonizada por Frank Langella, como el presidente de EE. UU. y Michael Sheen, como el periodista que revolucionó el arte de la entrevista, y fue dirigida por Ron Howard. El desafío: Frost contra Nixon fue nominada a cuatro premios de la Academia.

El conflicto israelí-palestino en el cine

Una dimisión de película

Una dimisión de película

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?